jueves, 8 diciembre 2022 3:50

La fiesta de la sidra El Gaitero acorrala al ‘seny’ del cava catalán

Además del vino, las bebidas que más representan a la Navidad son la sidra y el cava. No contemplamos hacer el brindis de Año Nuevo sin descorchar alguna de las botellas de El Gaitero o Freixenet, las dos marcas más famosas de estos licores. Sin embargo, decantarse por la una o el otro no es una cuestión fortuita. Muchas veces la elección va más allá del sabor.

Mientras que la sidra siempre ha tenido una imagen más popular, el cava representaba la sofisticación intentando imitar al champán francés, alejado de los bolsillos españoles. Aunque estas bebidas se beben durante todo el año, es en la época navideña cuando más aumentan sus ventas repercutiendo así en su número de ingresos.

Además, su consumo dependiendo de las áreas geográficas también es muy desigual. Mientras que el cava es la bebida preferida para la zona de los Pirineos y el Levante, la sidra, además de en el norte, es la primera elección en regiones como Andalucía, Madrid y, sorprendentemente, Valencia. Esta diferencia por la elección se ha recrudecido después de 2017, cuando el conflicto independentista tomó más protagonismo.

En 2020, se elaboraron 80 millones de litros de sidra, sin contar los que se produjeron en País Vasco. Esto se tradujo en una facturación de 100 millones de euros. La mayor parte de esta cantidad se queda en España. Menos del 5% de la sidra se comercializa en el extranjero. Algo que es completamente diferente en el caso del cava. De los 215 millones de botellas que se comercializaron el pasado año, solo 63 millones se vendieron en nuestro país. Es decir, solo 47 millones de litros (partiendo de la base que cada botella de cava contiene 75 cl) se quedaron en España. No podemos saber cuál es su facturación ya que no hay cifras de la misma.

La sidra de El Gaitero aglutina el 70% de la cuota de mercado

LA SIDRA MÁS CONOCIDA DE ESPAÑA

Sobre plano y con los datos que disponemos, parece que la sidra se impone al cava. Al menos, en territorio español. De entre todas las marcas, la más famosa de esta bebida hecha por manzana es El Gaitero. La compañía familiar con más de un siglo de historia es la que aglutina el mayor porcentaje de clientes. En concreto, los asturianos tienen el 70% de la cuota del mercado en referencia a las sidras gasificadas.

En 2019, la sidra de El Gaitero facturó 18 millones de euros. Sin embargo, con la llegada de la pandemia este dato también se vio mermado. Debido a una situación excepcional donde la población española tuvo que pasar las navidades más tristes separados de sus seres queridos para protegerlos, la venta cayó. Valle, Ballina y Fernández, empresa con la que opera la tradicional sidra, tuvo unas ventas por valor de 16,8 millones de euros, según datos depositados en el Registro Mercantil y consultados en Insight View.

La compañía esperaba recuperar los buenos datos de 2019 en estas fiestas que están por venir. Sin embargo, el repunte de casos en España y la nueva variante ómicron pueden hacer tambalear las esperanzas de El Gaitero. Esto, unido con un posible boicot otra vez a los productos españoles, puede hacer que la sidra aumente sus ventas y, por ende, esto repercuta en las cuentas de la compañía.

Algo sobre lo que no quieren oír ni hablar las bodegas de cava, que aún recuerdan su año negro. «Hay que poner en valor que el cava es un producto español y una parte muy importante de la marca España. Trasladar los problemas políticos a los productos es un grave error que lesiona gravemente al conjunto del país», explica el presidente de D.O. Cava, Javier Pagés.

EL GAITERO ROSÉ

Ahora, El Gaitero también quiere adaptarse a los nuevos tiempos y elevar su marca otorgándole un toque de elegancia. Con esa idea ha lanzado una edición para estas fechas, El Gaitero Rosé. Como su propio nombre indica, lo más llamativo de esta sidra es su peculiar color rosa. Está elaborada con manzanas de sabor muy dulce y posee un aroma fresco a manzanas y cítricos.

Sin lugar a dudas, con esta nueva bebida, El Gaitero se prepara para echar un pulso al cava. Con Rosé aúna su tradición y la sofisticación, un rasgo que para el imaginario colectivo no iba asociada a la sidra. Este puede ser el primer paso para la compañía con sede en Villaviciosa para seguir ganando terreno en España y, hacerse así, con nuevos clientes que oscilan entre la bebida catalana y la asturiana.

Además de esta nueva variedad, en su web podemos encontrar sidras espumosas, naturales, sin alcohol o de hielo, entre otras que forman parte de un amplísimo catálogo. Habrá que esperar a enero para saber quién ha ganado la batalla por ser la bebida predilecta por los españoles para brindar por un año, esperemos, sea mejor que los anteriores.


- Publicidad -