viernes, 28 enero 2022 21:43

Juego de Tronos en Unicaja: el ERE deja tocado al CEO Manuel Menéndez

El preacuerdo laboral alcanzado entre Unicaja Banco y los sindicatos supone la primera derrota del consejero delegado de la entidad, Manuel Menéndez, de cara a su supervivencia en Unicaja, en la que tiene muchos detractores. Menéndez mantiene mucho poder en el Juego de Tronos en que se ha convertido Unicaja desde que se fusionó con Liberbank, pero los adversarios del banquero están esperando su momento. Hay claves sobre esta lucha por el poder que no están solo dentro de la entidad financiera de origen andaluz.

VICTORIA MOMENTÁNEA

En la negociación con los sindicatos, se han impuesto las tesis de la antigua Unicaja. No ha llegado la sangre al río y el banco mantendrá la paz social. Si este pacto se plasma en un resultado de fútbol el marcador sería una victoria momentánea por 1-0 para los detractores de Menéndez.

El banquero asturiano se enfrentará a la reevaluación del consejo de administración de Unicaja cuando el actual presidente del banco, Manuel Azuaga, cumpla 75 años y deje el banco (2023). Menéndez quiere, como mínimo, continuar siendo CEO. Lo que suceda hasta que llegue el examen del consejo, tanto fuera de la entidad, como dentro, la marcha del banco y los asuntos internos, será clave. 

Los adversarios de Menéndez están esperando su momento

PODER EN EL BANCO

Menéndez tiene muchísimo poder dentro del banco tras la fusión entre Unicaja y Liberbank, ya que controla cinco de las ocho áreas más relevantes- entre ellas planificación estratégica, todo el negocio comercial, relaciones con los inversores, dirección general de finanzas y riesgos- y un apoyo fundamental: Braulio Medel, el presidente de la Fundación Bancaria Unicaja, a la sazón máximo accionista del banco. Medel y los consejeros de la Fundación Unicaja en el banco apoyaron que Menéndez tuviera un papel más relevante en la organización frente a los banqueros de Unicaja Banco.

Fuentes conocedoras de las interioridades de la entidad, apuntan que si Medel cae, Menéndez puede seguir el mismo camino o, como mínimo quedar desactivado, en el caso de que pudiera ascender a la presidencia, que es no ejecutiva.

PRESIÓN SOBRE MEDEL

Hay mucha presión entorno a Braulio Medel, personalidad económica y política con enorme influencia en Andalucía, sobre todo en Málaga, y eso puede ser perjudicial, a la larga, para Menéndez. La presión viene por cuestiones como que el sindicato Corriente Sindical de Izquierda (CSI), ha presentado una denuncia ante la Fiscalía por el dividendo que aprobó el consejo con las cuentas de 2020. Este sindicato basa su denuncia en la reexpresión de cuentas que forzó a hacer la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) a Liberbank hace algunos meses, como adelantó este medio, reduciendo el beneficio anunciado de 2020 en un 60%. Pasó de los 41 a los 16 millones por la mala contabilización de un pago de 43 millones realizado por la aseguradora Caser.

Esta misma central sindical cuestiona que Medel siga en el cargo por las dietas cobradas al frente de Unicaja y por las conclusiones de la sentencia de Ausbanc.

CRÍTICAS POR EL PESO

Las críticas a Medel vienen de lejos. Le acusan de permitir que Liberbank tenga demasiado peso en Unicaja cuando es la entidad pequeña y de permitir que Menéndez tenga mucho poder. Les preocupa mucho el poder del banquero asturiano porque estiman que puede poner en peligro lo que representa Unicaja. El punto fundamental de desvelo es que Málaga deje de ser la sede social Unicaja, algo improbable. «Sería un golpe brutal que pasase a estar en Madrid o Asturias», indicaron fuentes del ámbito de los trabajadores de Unicaja.

En este contexto, las fuentes consultadas consideran que si Medel acabase fuera de la Fundación, Menéndez estaría en peligro. La teoría que manejan es que el nuevo presidente de la Fundación trataría de contar con un CEO que no pusiera en peligro cuestiones que, históricamente han sido fundamentales en Unicaja: los territorios de origen y la Obra Social.

LOS TERRITORIOS DE ORIGEN y LA OBRA SOCIAL SON FUNDAMENTALES EN UNICAJA

LAS OFICINAS

En este sentido, el listado de oficinas que tienen previsto cerrar (395) supondrá bajar la persiana a 36 sucursales en Andalucía (18 en Málaga) y 80 oficinas en Castilla y León, según la información que maneja MERCA2.

Es evidente que estos cierres van a afectar a la imagen del banco en sus territorios de origen, pero el banco se salva de un golpe brutal en su reputación gracias a que ha pactado el ERE.

Ahora el banco está centrado en la presentación de su próximo plan estratégico. En el lado de los costes, el ERE les servirá para ahorrar mucho dinero. Fuentes sindicales dan por descontado que en el inicio de 2022 habrá 700 bajas más. Se trata de los trabajadores procedentes de Liberbank que se encuentran en excedencia voluntaria pagada.  


- Publicidad -