lunes, 17 enero 2022 16:40

Festina, la máquina soñada por la muñeca de Andre Turner

Andre Turner era un jugado de baloncesto eléctrico, compacto, de grandes prestaciones, y muy asequible en el coste para el valor que aportaba a los equipos en los que estuvo. Se parece mucho a Festina, el reloj que te permitía ir a la moda sin derretir la cuenta corriente. Llevó al Joventut de Badalona a ganar la Copa del Rey cuando La Penya de Jordi Villacampa vivía ya el fin de ciclo de los gloriosos primeros años de los 90.

MVP DE LA COPA 96-97

Festina y el deporte han estado muy unidos y la marca viene estando asociada al éxito, gracias a los triunfos de los equipos que ha patrocinado. Andre Turner, una especie de Vinnie Johson -conocido jugador de los Detroit Pistons en los 90 como el microondas-, permanente fue designado mejor jugador de la fase final de esa Copa del Rey, que se disputó en León.

Festina sacó un gran partido al patrocinio del Joventut, con el que estuvo dos temporadas: 1996-97 y 1997-98. La primera, sobre todo, gracias a la fase final de la Copa del Rey, que le dio una gran visibilidad y un tremendo impacto publicitario y de imagen. Según el diario El País, esa temporada, Festina abonó 125 millones de pesetas de la época (900.00 euros).

Fueron tres partidos los que tuvo que disputar La Penya Para llevarse el título de Copa en la camapañ 96-97. En cuartos de final venció al Caja San Fernando, mientras que en las semifinales se impuso al Léon y en la final, al Club Baloncesto Cáceres. Turner -serio, reflexivo y frío, escribió el cronista de El País- llevó en bolandas al Joventut en la prórroga ante los andaluces. Ante el León, volvió a demostrar que los bases deciden partidos pensando. Dirigió con maestría, tomó las decisiones correctas y e plantó con un equipo en declive en la final. Metió 31 puntos y dio  6 asistencias en cuartos de final, hizo 26  puntos y repartió 8 asistencias en semifinales y en la final, dejó su sello con 20 puntos y 8 en la final contra Cáceres.

Turner tomó siempre las decisiones correctas en los tres partidos

MIGUEL RODRÍGUEZ COMPRA LA EMPRESA

Turner fue un trotamundos del baloncesto, pero hizo gloria en España, lo mismo que Festina. Festina S.A. nació en 1984, año en el que Miguel Rodríguez (propietario de Relojes Lotus) adquirió Festina.

La marca siguió las mismas políticas de ventas que Lotus y en los 90 cuando los relojes Festidieron un salto a nivel internacional con varios puntos que fueron claves. 

Con presencia consolidada en más de 90 países de los cinco continentes, vende 5 millones de relojes al año. Cuenta con precios asequibles y con el servicio técnico más grande de España, con centros oficiales de reparación en Barcelona, Madrid, Sevilla, Las Palmas y Valencia.

MIGUEL RODRÍGUEZ COMPRÓ PRIMERO RELOJES LOTUS Y LUEGO SE HIZO CON FESTINA

CHRONO Y OTRAS COLECCIONES

Entre sus relojes históricos, los primeros fases lunares y su modelo más  emblemático: el Festina Chrono Bike, o lo que era antes el modelo Tour de Francia. Siempre enfocado al ciclismo, relojes muy deportivos, normalmente grandes y con detalles del mundo de la bicicleta.

Otro de los relojes que dieron mucho juego en los 90 fueron los Mecaquartz, que tenía la comodidad de no tener que cambiar la pila de un automático y la exactitud de un cuarzo.

También destacó la «Colección Mambo», con un gran variedad de tamaños, formas y colores.

En 2001 dieron un paso con mucho glamour. El dueño de Festina compro una fábrica que hacía relojes de oro en Córdoba. Lanzó relojes más caros y exclusivos bajo la marca Festina Oro.

TIENDAS PROPIAS

En 2008 el grupo compra la fábrica de movimientos suizos Soprod, una adquisición estratégica que ayuda al grupo Festina a ser un fabricante de movimientos suizos, los cuales son utilizadas por marcas muy importantes dentro del mundo relojero suizo. En 2016 el grupo Festina Time Road empezó la implantación de sus tiendas propias. Esta decisión afectó poco a poco a los puntos de venta multimarca, que redujeron sus ventas, sobre todo en los centros comerciales de las ciudades donde se implantaron.

Los nuevos tiempos obligaron a Festina a evolucionar, pues el sector estaba en otra onda y la compañía se estaba quedando atrás. Y es que en 2017 ocupaba el puesto 84 en el ranking de las 100 mejores empresas del sector de la moda en el mundo, en 2018 el puesto 90 y en el año 2020 no aparece entre las 100 primeras.

LA COMPAÑÍA TUVO QUE PONERSE AL DÍA PORQUE ESTABA PERDIENDO FUELLE

RELOJES DIGITALES

En estos años, la introducción de los relojes inteligentes en el mercado ha mermado la venta de relojes analógicos y digitales que se venden tradicionalmente en el mercado mundial. Por ello, en 2019 el grupo Festina compra la marca de relojes inteligentes Kronaby. Con esta marca intenta introducirse en el mercado de los relojes inteligentes.

Mientras, en 2021 ha puesto en e mercado relojes híbridos para las marcas Jaguar y Lotus con movimientos Kronaby intentado adaptarse a las nuevas tendencias.

En la actualidad el Grupo Festina Lotus fabrica cinco marcas para el mercado relojero (Festina, Lotus, Jaguar, Candino, Kronaby y Calypso). También tiene dos marcas de joyería, Lotus Style, especializada en joyas en acero, y Lotus Silver, de joyas en plata.

El embajador de Festina es Gerard Butler, una estrella de Hollywood. El actor de la película «300»


- Publicidad -