lunes, 17 enero 2022 4:34

La verdadera revolución de Inditex tiene acento cantonés

A partir del 1 de abril de 2022, Marta Ortega Pérez se convertirá en la presidenta de Inditex. La hija del fundador, Amancio Ortega, tiene muchos retos por delante. Quizás, uno de los más importantes sea continuar la apuesta por el canal online que se encuentra en pleno crecimiento.

Sin embargo, aunque la apuesta es global, la compañía gallega tiene en mente su crecimiento en China, en el que lleva años trabajando. El continente asiático es muy importante para la empresa con sede en Arteixo. De hecho, Hong Kong fue el lugar escogido por Inditex para abrir su tienda 2.000.

En la presentación del plan para el periodo 2020-22, Pablo Isla, que dejará su puesto a finales del próximo mes de marzo, señaló que, de los 900 millones que la compañía destinará a sus inversiones cada uno de los tres años del plan, una partida total de 1.000 millones irá destinada al online.

Esto fue antes de la pandemia y el auge del e-commerce. El objetivo de Inditex era que en 2022 las ventas por internet representaran el 25% de la facturación. Este objetivo está más que alcanzado, ya que actualmente representan el 32%.

China es el segundo país con más puntos de venta por detrás de España

Uno de los países a los que irá destinado este dinero será China. En concreto, el gigante asiático es uno de los puntos fuertes de la venta online de la compañía. En China se concentra la demanda de consumo de las marcas juveniles del grupo y la mayor actividad de compra por parte de los consumidores más jóvenes del país.

Tanto es el auge que tiene el comercio online en el país asiático que Inditex decidió a principios de año cerrar sus tiendas físicas para volcarse en el online. De hecho, de las más de 600 tiendas que Inditex cerrará en todo el mundo, el 36% están en China. Este plan permitirá que en China y Japón cadenas como Bershka, Pull&Bear y Stradivarius impulsen definitivamente la venta online.

CHINA, PAÍS DE TESTEO PARA INDITEX

El 5 de septiembre de 2012, Inditex decidía abrir el canal online de Zara en China, solo dos años después de empezar a operar en España. Desde ese momento, el país oriental se convirtió en el segundo mercado con más puntos de venta por detrás de España.

Tal fue su éxito que en 2014 deciden reforzar esta vía de venta aliándose con Alibaba. Zara inauguraba tienda propia en la plataforma Tmall, el mayor e-commerce del gigante asiático. Este fue el segundo paso en el canal online de la compañía gallega en China.

La tercera fase fue solo un año después cuando decidió dejar de centrarse en Zara e impulsar otras marcas del grupo. En concreto, Inditex apostó por expandir Oysho, Massimo Dutti y Stradivarius. La estrategia combinaba sus tiendas online con las físicas y las ventas a través de Tmall. El último gran hito de la compañía en China es el cierre de tiendas que ha comenzado este año y se extenderá en el tiempo.

Sin embargo, Inditex no solo se centra en el continente asiático para generar ingresos, allí también realiza pruebas con nuevas aplicaciones que impulsen y faciliten la experiencia de compra online del consumidor. Dentro de su estrategia de concentrarse en el canal online en China con las marcas más jóvenes, Inditex testa herramientas tecnológicas para impulsar la compra como Live streaming y miniprogramas WeChat. Una vez comprobada su experiencia de usuario, fiabilidad y respuesta, las implantan de forma oficial en el resto de los países donde operan.

El reto de Marta es claro, continuar con el legado digital impulsado por Pablo Isla sin perder la filosofía que tanto caracteriza a Inditex. La firma gallega debe seguir apostando por aupar el comercio online de España y China, sus dos principales puntos de venta, sin perder de vista el resto de países donde opera. Para ello continuará con la estrategia de expansión de siempre, ya que es sinónimo de éxito: abrir tiendas online nacionales en cada país, buscar alianzas cuando sea necesario y cuidar al máximo la estética de las tiendas.


- Publicidad -