viernes, 21 enero 2022 12:51

Los sindicatos de Unicaja desconvocan la huelga

Tras el seguimiento masivo por parte de la plantilla de la huelga del pasado viernes 26 de noviembre, Unicaja ha dado algunos pasos que han llevado a las centrales sindicales a echar marcha atrás en relación con la huelga prevista para el miércoles 1 de diciembre. El día 2 termina el periodo formal de negociación del ERE, si bien podría haber una prórroga del mismo.

MOVIMIENTOS LEVES

Unicaja, ha movido ligeramente sus planteamientos. En concreto, ha aceptado ampliar el plazo de adscripciones hasta el año 2023 y la inclusión voluntaria de las personas nacidas en 196, aún quedaría pendiente definir sus condiciones de salida, señalan la sección sindical de Comisiones Obreras en un comunicado. «Estas serán definitivas para la adscripción voluntaria de este colectivo y así evitar que se ponga el foco en el colectivo de menores de 50 años». El banco también da el visto bueno a replantearse la cifra de 300 traslados y buscará soluciones alternativas a los mismos, resalta CC OO.

CAMBIO DE ACTITUD

La temperatura se ha elevado mucho por el hecho de que el banco sigue sin conceder nada en la mesa de negociación y el tiempo se acaba. De hecho, quedan tres reuniones y la fecha límite para el pacto es el 2 de diciembre.

Para avanzar, los sindicatos reclaman medidas para que el ERE sea voluntario, entre ellas que entren al mismo los empleados de 55 años y que las condiciones económicas de las salidas sean las de Unicaja. También exigen que la movilidad geográfica no se toque, reclaman que haya homologación a la estructura salarial de Unicaja, así como 35 horas semanales en horario de ocho de la mañana a tres de la tarde.

El cambio de actitud de la empresa ha supuesto que los sindicatos desconvoquen la huelga prevista para el 1 de diciembre ׂcomo gesto de buena voluntad. No obstante, la representación sindical advierte de que los planteamientos están aún muy alejados y es por esto que se mantienen las convocatorias de huelga de los días 2 y 3 de diciembre.

El banco, que había prometido a las centrales una propuesta para acercas posturas considera las peticiones «difíciles de asumir». Por ahora, ha dado el primer paso. Ha cedido en algo después de numerosas reuniones marcadas por una postura dura, en línea con la posición negociadora habitual en la trayectoria del actual consejero delegado, Manuel Menéndez.


- Publicidad -