miércoles, 1 diciembre 2021 0:35

La industria del metal en Cádiz vuelve a la normalidad tras una tensa huelga

La provincia de Cádiz ha amanecido este jueves sin humo de barricadas, cortes de carretera y tensión por el enfrentamiento entre manifestantes del sector del metal y policías. Tras nueve días de huelga indefinida con protestas en la Bahía gaditana y el Campo de Gibraltar, la normalidad en las puertas de los centros de trabajo ha vuelto después de que sindicatos y la Federación de Empresas del metal llegaran a un acuerdo a última hora de la tarde-noche de este miércoles.

Un convenio caducado en diciembre de 2020 y pendiente de renovación ha sido el detonante del conflicto, que empezó con dos jornadas de paros previa a la huelga indefinida iniciada el día 16. Unas protestas que además de por la negociación del convenio se han tornado, coincidiendo con el cierre acordado por los sindicatos de la planta de Airbus en Puerto Real, en una reivindicación por la industria en la provincia.

Los días de protestas, acompañados de reuniones de negociación entre patronal y sindicatos sin acuerdo, empezaron con barricadas y enfrentamientos con la Policía en las puertas de los astilleros y cortes en la carretera de San Roque a La Línea como puntos más emblemáticos.

Mientras que en el Campo de Gibraltar las protestas se han mantenido en el mismo punto todos los días de huelga, la carretera donde se ubican la grandes industrias, en la Bahía de Cádiz los puntos conflictivos han ido variando y tras haber enfrentamientos en los primeros días en la capital gaditana el foco de atención ha terminado en la barriada del Río San Pedro, en Puerto Real, donde se ubican empresas como astilleros o Dragados y el inicio del puente de la Constitución de 1812.

Allí los enfrentamientos policiales se han terminado convirtiendo en actualidad nacional salpicado por la crítica política al hacer uso la Policía de un vehículo blindado, ‘tanqueta’, para dispersar a los manifestantes y las barricadas. El convenio se seguía negociando en Cádiz, mientras parte de la política se centraba en la fuerza desproporcionada o no de la acción policial, entre el «uso equilibrado de la fuerza» del Gobierno y la calificada como «brutalidad» de otros.

Finalmente, este miércoles, tras ser nuevamente citadas las partes a las 11,00 horas, llegaron a un acuerdo diez horas después sobre el IPC, la piedra angular durante toda la negociación. Un acuerdo de subida de un 2% fijo durante los próximos tres años, con un incremento del 80% de lo que supere el propio IPC sobre esos dos puntos cuando se conozca en enero.

En principio, el acuerdo ha traído la normalidad a las calles en la mañana de este jueves, aunque ahora la polémica se traslada a las propias sedes sindicales, ya que muchos trabajadores y sindicatos como CGT o la Coordinadora de Trabajadores del Metal de la Bahía de Cádiz (CTM) no aprueban lo pactado por CCOO y UGT.


- Publicidad -