martes, 30 noviembre 2021 21:43

Cinco maneras de incrementar el valor de una vivienda si queremos venderla

¿Cuánto puede incrementarse el valor de una vivienda si hacemos reformas? ¿Es conveniente seguir invirtiendo en un inmueble si nuestra intención en el corto o el medio plazo es vender? Cuando uno tiene la intención de deshacerse de una vivienda, porque necesita el dinero o porque tiene previsto cambiar de casa, lo hace con cierta prisa y con la voluntad de sacar el máximo partido a la transacción. Es lo más lógico.

Quizá por eso tendemos a pensar que seguir invirtiendo en una vivienda cuyas reformas ya no vamos a disfrutar resulta innecesario o, dicho de otro modo, es como tirar el dinero. Pero contrariamente a lo que muchos puedan pensar, invertir en la reforma de una vivienda que queremos vender es lo mejor que podemos hacer para incrementar su valor y, por tanto, conseguir un precio de venta muy superior a lo que en un principio habíamos imaginado.

La reforma de una vivienda de segunda mano puede aumentar el valor de una vivienda, como mínimo, un 20 %. Pero más allá de los porcentajes, debemos bajar al detalle. ¿Qué podemos hacer ahora mismo por nuestra vivienda que nos ayude a sacarle más partido a la operación de compraventa? Hay, como mínimo, cinco maneras de incrementar su valor. ¡Vamos a conocerlas!

  1. Crear nuevos espacios u optimizarlos

Un piso de cuatro habitaciones siempre resultará mucho más atractivo que uno de dos o tres, especialmente si el espacio está bien optimizado. A veces nuestras viviendas tienen habitaciones demasiado amplias, a las que con una pequeña reforma, podemos añadir un despacho, ideal para teletrabajar o estudiar. Tirar un tabique puede darle un nuevo aire a la cocina, ayudarnos a amplificar el espacio para que nos quepa una mesa y sea más familiar. Incluso cerrar una terraza mal orientada puede resultarnos útil para conseguir una habitación de juegos. Nadie mejor que nosotros conoce la vivienda: en nuestra mano está encontrarle nuevas ventajas y aprovecharlas para vender mejor.

 

  1. Hacer una pequeña reforma en el baño y la cocina

El baño y la cocina son dos de las estancias más importantes de la casa y las que más desgaste sufren al mismo tiempo. La humedad y el uso diario hacen que con los años el deterioro se haga más evidente y, de partida, constituya una clara desventaja para los nuevos propietarios, que tendrán que asumir la reforma de manera obligada. Hacer una pequeña reforma en la cocina y en el baño, que sirva para eliminar humedades, corregir problemas y sanear instalaciones será de gran utilidad para incrementar el precio de la vivienda. Los compradores se verán viviendo en esa casa, porque no estarán obligados a hacer una gran reforma al principio, sino que la podrán aplazar hasta que dispongan nuevamente de liquidez, adaptando de manera definitiva la cocina y el baño a sus gustos y necesidades personales.

  1. Abordar las reparaciones más importantes

Las reparaciones más importantes tienen que abordarse antes de realizar la propuesta de venta a través de un portal inmobiliario. ¿Por qué? Una vivienda que tiene las persianas rotas, las tuberías atascadas y goteras en el techo vale mucho menos que otra que esté mínimamente saneada. Por eso es importante llamar a un profesional de confianza que pueda ayudarnos a dar con los problemas más importantes de la vivienda. De otro modo, el futuro comprador estará en disposición (y no dudes de que lo hará) de pedirte una rebaja importante en el precio de la vivienda.

  1. La importancia de una mano de pintura

Pintar las paredes de una casa es uno de los métodos más efectivos y económicos que tenemos a nuestra disposición para darle un giro total al aspecto de una vivienda. Si la casa está despejada y cuenta con poco mobiliario, lo tendremos mucho más fácil todavía. Lo recomendable es reparar golpes, desconchones y humedades, optando siempre por el blanco o colores neutros como el beige o el tierra para darle el toque final. Es una buena manera de empezar de cero y conseguir con poco esfuerzo que la casa luzca prácticamente como nueva.

  1. Hacerle un home staging a la vivienda

El home staging lleva aplicándose en Estados Unidos y Canadá desde los años 70, pero ahora está comenzando a despegar con fuerza aquí. Podríamos decir que esta técnica es un conjunto de medidas pensadas para la puesta a punto de un inmueble que tiene que venderse. A través de esta técnica profesional se pueden crear espacios, ambientes y hasta añadir la decoración apropiada (y low cost) para iniciar una venta y cerrarla con éxito.

El home staging también puede aumentar considerablemente el valor de una vivienda y, por tanto, su precio de venta. Unas buenas fotos, realizadas por un equipo profesional, son la clave que completará a través de un buen anuncio inmobiliario este proceso de revalorización de la vivienda.

¿Merece la pena el esfuerzo, verdad?


- Publicidad -