domingo, 28 noviembre 2021 14:00

Atención: evita estos errores al calentar tu casa

Especialmente en los meses de invierno se hace imprescindible encender la calefacción para conseguir la temperatura ideal. Seguro que en alguna de esas ocasiones se ha disparado el gasto eléctrico o has notado que tu casa no estaba lo cálida que deseabas y eso puede deberse a que has cometido varios errores muy comunes.

Presta atención a ellos para no volver a repetirlos cuando utilices la calefacción la próxima vez:

Dejar la calefacción encendida cuando no hay nadie en casa

Parece algo lógico, pero en ocasiones por despiste, otras por simple dejadez, y en la mayoría por desconocimiento, la calefacción está en marcha incluso sin haber nadie en casa.

Lo más apropiado es encenderla solo cuando la casa está ocupada y apagarla si vamos a estar varias horas fuera, ya que estamos haciendo un gasto innecesario.

Encender la calefacción al máximo nada más llegar a casa

Es otro de los gestos más repetidos, pues pensamos que así lograremos calentar la casa en tiempo récord, pero también estaremos disparando el gasto energético a tope. En vez de eso será mejor programar su encendido automático entre media hora y una hora antes de que lleguemos a casa, así cuando entremos ya estará completamente caldeada.

Regular el termostato a una temperatura excesivamente alta

Se dice que la temperatura ideal, esa con la que tenemos una sensación agradable, está entre los 19 °C y los 21 °C. Cualquier grado por encima de ella hará aumentar el gasto energético y también el económico. En cuanto a la noche, si deseamos mantener la calefacción encendida, es recomendable bajarla hasta los 15 °C-17 °C.

Mantener la misma temperatura en todas las habitaciones

No todas las estancias de la casa tienen las mismas características, como el tamaño, que puede hacer que se climaticen en mayor o menor tiempo. Además, en las habitaciones donde no hay nadie y no van a ser utilizadas en breve no es necesario encender la calefacción.

Dejar puertas y ventanas abiertas

Es a través de ellas por donde se pierde calor, haciendo que necesitemos más tiempo para alcanzar la temperatura idónea en una habitación que si la mantuviéramos cerrada.

El buen aislamiento puede marcar la diferencia y hacer que una estancia sea confortable térmicamente o no, por eso deberemos cerciorarnos de que las ventanas están completamente cerradas y si no cierran bien, repararlas cuanto antes.

Utilizar un mismo modo durante todo el día

Muchos de los radiadores programables que se encuentran en el mercado disponen de distintos modos para ajustar la temperatura a los diferentes momentos del día y a la temperatura exterior logrando mayor eficiencia incluso en climas muy fríos.


- Publicidad -