domingo, 28 noviembre 2021 14:06

El petróleo lastra las cuentas de las empresas del sector del autobús

El sector del autobús sigue con problemas que amenazan con llevar a la desaparición de las empresas del sector. Se añaden nuevas piedras en el camino a otras que ya llevan un tiempo haciendo tropezar a un sector que no levanta cabeza desde inicios de la pandemia. El petróleo es el componente básico y necesario para que los viajes por carretera en autobús funcionen. La materia prima que hace que el sector vaya sobre ruedas.

Pero su aumento en estos últimos meses, incluso en el último año, ya se refleja en las cuentas de las empresas. Compañías que ven difícil su recuperación. Según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea, desde el comienzo del año el precio del gasóleo ha mostrado una tendencia al alza continua hasta alcanzar en España los 1,385 euros por litro. Esta cifra no se veía desde 2013, y ya está a punto de superar su máximo histórico, situado en 1,4 euros. Así, en lo que va de año, el precio del litro de gasóleo acumula ya un encarecimiento del 26,2%. En concreto, desde mayo de 2020, cuando el precio del gasóleo se encontraba en 0,99 euros por litro, se ha producido un incremento de casi un 40%.

La patronal del transporte de pasajeros por carretera, Confebus, ha puesto de manifiesto que esta escalada de la segunda componente más importante de la estructura de costes de las empresas de transporte en autobús podría lastrar la recuperación de las ya deterioradas cuentas de un sector que se ha visto gravemente afectado por la pandemia.

Pero esto ya es una realidad palpable en el balance de las compañías. Los empresarios de transporte están llevando directamente a su cuenta de resultados el incremento de costes del gasóleo. Los empresarios han de trasladar, también a precios, estos incrementos en los contratos de ámbito privado no sometidos a tarifas o contratación administrativa. Igualmente, a esta problemática se suma que los niveles de usuarios todavía siguen lejos de los de 2019.

Los empresarios tienen que trasladar a los precios el aumento de los costes

REVISIÓN DE LAS TARIFAS

Es por todo ello que la patronal ha solicitado una revisión extraordinaria tarifaria para poder actualizar el precio en función de la evolución del gasóleo. De igual forma, así podría reequilibrar las concesiones de los servicios regulares de viajeros por carretera y los de uso especial competencia de la Administración Autonómica.

Asimismo, es necesaria la modificación de la fórmula polinómica de revisión tarifaria para los servicios regulares, introduciendo un factor corrector que tenga en cuenta variaciones importantes de alguna de las partidas que conforman la estructura de costes. En lo referente al combustible, cualquier incremento o disminución superior al 10% con respecto al IPC, habría de tener un reflejo automático en las mismas.

Por otro lado, este incremento extraordinario de tarifas debería ser de, al menos, del 6%. De esta forma se permitiría cubrir el déficit acumulado y evitar que el incremento del precio de los carburantes lastre aún más el equilibrio económico de los concesionarios. Para las compañías de autobús, esta revisión tarifaria es fundamental para garantizar en el corto y medio plazo la provisión de unos servicios de movilidad esenciales para la sostenibilidad económica, social y medioambiental. Y, a su vez, se seguiría manteniendo los niveles crecientes de calidad y de sostenibilidad.

De hecho, en materia medioambiental, el autobús es el modo de transporte que menos gases de efecto invernadero genera y es únicamente responsable del 0,42% del total de las emisiones de CO2 del transporte por carretera en España. Igualmente, es el segundo modo de transporte motorizado menos contaminante en emisiones de CO2 sólo por detrás del tren.


- Publicidad -