domingo, 28 noviembre 2021 16:31

El mercado inmobiliario resiste los temores de una posible burbuja

Tras la pandemia, el mercado inmobiliario está en un momento óptimo debido sobre todo a los buenos resultados de las compañías. Precisamente, el sector ha esquivado con éxito esta situación, al contrario de lo que sucedió con la anterior crisis económica que provocó el estallido de una burbuja inmobiliaria y terminó con el ladrillo por los suelos. Pero la buena evolución que ha tenido la vivienda es percibida por los ciudadanos como síntoma de una nueva burbuja inmobiliaria, a pesar de que todos los indicadores señalan lo contrario.

Según un estudio de Fotocasa, entre la población se está extendiendo la idea de que estamos cercanos a una burbuja. Sobre todo, se achaca esta percepción a los elevados precios tanto del alquiler y la compra. Desde febrero, fecha del último estudio realizado por el portal inmobiliario, hasta este que acaban de realizar ahora en el segundo semestre, la opinión de los encuestados ha crecido hasta el 6,1. Si bien al comienzo de la pandemia se había moderado la opinión de este posible escenario, ahora ha repuntado.

Pero sin embargo esta idea que está calando entre la población es errónea. Es solamente una percepción por parte de la población de que los precios de la vivienda bajen a raíz de la pandemia. «Con la llegada de la pandemia muchos españoles esperaban que los precios, especialmente de compra, bajaran drásticamente y esto no está ocurriendo. Tampoco estamos viendo grandes subidas, pero los precios se están manteniendo cerca del 2% de incremento. El hecho de que los precios no estén cayendo con la fuerza esperada puede ser uno de los motivos que lleven a los españoles a pensar que estamos próximos a una burbuja inmobiliaria», ha explicado la directora de Estudios y portavoz de Fotocasa, María Matos.

Sin embargo, Fotocasa no opina lo mismo que sus encuestados y cree que en España no hay ahora mismo peligro de estar cercanos a una burbuja inmobiliaria. También Luis Martín Guirado, director corporativo de Desarrollo de Negocio en Gesvalt, es claro: «No hay una posibilidad de burbuja inmobiliaria en estos momentos en España». Sobre todo, ya que «las compañías del sector residencial, especialmente las promotoras, están mucho más profesionalizados y han realizado unos planes de negocio acordes a las previsiones de oferta y demanda existente en nuestro país».

Desde el sector apuntan que no puede haber posibilidad de una burbuja

¿POR QUÉ NO PUEDE HABER UNA BURBUJA?

Sobre todo, por dos cuestiones. Según Fotocasa, los precios no están subiendo de forma desorbitada, mientras que el precio medio de la vivienda de segunda mano está casi un -40% por debajo de los años del boom inmobiliario. En segundo lugar, aunque los bancos están danto hipotecas y mantienen el grifo del crédito abierto, están siendo mucho más cautos y comedidos que en el pasado.

Igualmente, respecto a los precios de la vivienda, ahora mismo tampoco hay previsión de que estos lleven a una posible burbuja. «El incremento de los precios, actualmente responde a las tensiones entre oferta y demanda de forma generalizada en todo el territorio nacional, pero especialmente en las principales ciudades españolas», destaca el director corporativo de Gesvalt.

Por otro lado, Antonio de la Fuente, managing director del departamento Corporate Finance de Colliers, también es contrario a la idea de la burbuja inmobiliaria. «Debemos tener en cuenta que el termino burbuja se suele utilizar cuando los activos se encuentran sobrevalorados y se espera una caída no inferior al 50 %. No esperamos ninguna corrección significativa en el corto plazo de los precios, por lo que en ningún caso podríamos hablar de burbuja», destaca el directivo.

En estos momentos, «los precios están evolucionando de forma positiva al alza en casi todos los mercados y casi todos los productos inmobiliarios. Esperamos que la evolución de los precios continúe de forma positiva influenciado en parte por la política monetaria de tipos bajos y expansiva de los balances de los bancos centrales que están provocando una inflación de los activos reales frente a otras alternativas de inversión», explica de la Fuente.

Para Gesvalt, el aumento que está teniendo el precio de la vivienda es sostenido en el tiempo, «propio de un mercado en el que la demanda de vivienda es muy superior a la oferta. Sin embargo, es necesario reseñar que existen cada vez más proyectos de obra nueva en España, para venta y para alquiler, que buscan resolver esta situación en el medio plazo». Pero, de todas formas, «la situación actual es la de un mercado sano con una evolución sostenible», resume Guirado.


- Publicidad -