miércoles, 1 diciembre 2021 1:19

Los proyectos “C-Salud” y “AI-ON: Asistencia Inteligente en Oncología”, reconocidos en los Premios E-nnova Health de Diario Médico

spot_img

Los proyectos «C-Salud: Big Data para la Creación de Salud. Salud Poblacional, Preventiva, Predictiva y Personalizada» y «AI-ON: Asistencia Inteligente en Oncología», impulsados respectivamente por los Hospitales de Quirónsalud integrados en la red pública madrileña -los hospitales universitarios Fundación Jiménez Díaz (Madrid), Rey Juan Carlos (Móstoles), Infanta Elena (Valdemoro) y General de Villalba (Collado Villalba)- y por el Hospital de Día del primero de estos centros, fueron reconocidos ayer con sendos Premios E-nnova Health de Diario Médico.

Los galardones, entregados por el periódico referente de la información especializada en España y recogidos, respectivamente, por Antonio Herrero, responsable de Big Data de esta red asistencial; y la Dra. Cristina Caramés, especialista del Servicio de Oncología Médica de la Fundación Jiménez Díaz, avalan la apuesta estratégica de los cuatro hospitales por poner al servicio de sus pacientes las nuevas tecnologías, la innovación, la digitalización y el Big Data para optimizar el cuidado de su salud, desde cualquier sitio y lugar.

«C-Salud: Big Data para la Creación de Salud»

«C-Salud: Big Data para la Creación de Salud. Salud Poblacional, Preventiva, Predictiva y Personalizada», avalado en la categoría de «Big Data e Inteligencia Artificial» y coordinado por la Unidad de Innovación Clínica y Organizativa (UICO) de los Hospitales de Quirónsalud integrados en la red pública madrileña de esta red asistencial, con la colaboración del Instituto de Investigación Sanitaria de la Fundación Jiménez Díaz (IIS-FJD), es un ambicioso proyecto de aplicación del Biga Data para la creación de Salud poblacional.

Se trata de la mayor iniciativa de estas características en nuestro país, tanto cuantitativamente, al implicar el trabajo en red, profesionales, información y experiencia de pacientes de cuatro centros (acercándose con la suma de sus áreas de referencia al millón de habitantes); como cualitativamente, ya que involucra en el análisis de datos para la mejora de procesos asistenciales iniciativas en todos los ámbitos asistenciales clave con una triple dimensión: prevención, detección precoz y tratamiento personalizado.

Destaca, además, el grado de implementación del proyecto, que ya es toda una realidad, su liderazgo clínico y su componente estratégico, al impactar positivamente en los tres ejes principales de estos cuatro hospitales: trabajar en la prevención en salud, mejorar la experiencia del paciente y gestionar responsable y eficientemente los recursos.

«El proyecto es resultado de dos décadas de evolución en datos e información clínica en esta red asistencial, que culminó hace dos años con la creación de la Unidad de Big Data e Inteligencia Artificial para agilizar la búsqueda, extracción y manejo de datos desde diferentes fuentes y optimizar la detección de patrones de comportamiento con el fin de ayudar en la toma de decisiones clínicas», explica Herrero.

En este contexto, «C-Salud» responde a una triple razón: la clara y urgente necesidad de nuevos modelos de atención más proactivos motivados por el envejecimiento de la población, que implica más enfermedades crónicas; la creciente evidencia del impacto del Big Data y la Inteligencia Artificial en la mejora de la salud individual y de los sistemas sanitarios; y la capacidad de esta red asistencial, producto de su madurez digital y el histórico de información clínica en la Historia Clínica Electrónica (HCE).

Así, las iniciativas para mejorar las trayectorias en salud ya en desarrollo en estos hospitales abarcan los tres momentos de la asistencia sanitaria: el antes, que arranca con «C-Salud», el durante y el después. Y es que, a las mejoras aplicadas durante el proceso asistencial, que permiten estandarizar la práctica médica, pasando de una Medicina de actos a una de procesos, y de una evaluación de la actividad mediante métricas de volumen a otra basada en métricas de valor real para los pacientes, se han sumado propuestas post-asistenciales, como el programa de Evaluación de Resultados en salud y en experiencia del paciente, PROMs y PREMs y, aún más novedoso, previas a la asistencia sanitaria, como «C-Salud».

Y es que uno de los valores diferenciales del proyecto es que amplía el foco de esta mejora de las trayectorias en salud al «adelantarse» a la asistencia sanitaria, anticipándose y creando salud sobre la base de la información, pasando de un concepto más reactivo a uno mucho más proactivo, en la prevención y en la detección precoz y personalización de los tratamientos, y cambiando el foco de la asistencia aguda a la salud poblacional, la prevención y la predicción. «Se trata de ir por delante de la enfermedad», apunta Herrero.

Para ello, el programa contempla ocho líneas asistenciales básicas dirigidas por cerca de 30 profesionales clínicos que «lideran» la mejora de los procesos: Área cardiovascular y nefrología; Neurología y salud mental; Enfermedades crónicas respiratorias; Patología asociadaa la edad; Oncología y Hematología; Salud Pública y enfermedades infecciosas; Patología osteoarticular; y Complicaciones quirúrgicas y cuidados críticos.

«AI-ON: Asistencia Inteligente en Oncología»

Por su parte, e igualmente en línea con su estrategia de implementar procesos y tecnologías que contribuyan a transformar el modelo de atención sanitaria hacia un sistema basado en valor y a mejorar la relación médico-paciente mediante el desarrollo de diferentes funcionalidades del Portal del Paciente -aplicación de desarrollo propio-, la Fundación Jiménez Díaz ha puesto en marcha «AI-ON: Asistencia Inteligente en Oncología», un innovador proyecto para optimizar la atención ofrecida al usuario y su experiencia en el proceso de salud vivido, en este caso en el Hospital de Día.

«‘AI-ON’ es un asistente virtual para la atención de síntomas frecuentes en pacientes oncológicos basado en un modelo de inteligencia artificial que utiliza un ‘chatbot’ integrado en el Portal del Paciente y en la HCE del usuario y que funciona de manera autónoma, con el objetivo es solucionar las dudas a los pacientes en tratamiento oncológico que requieren una atención especial para responder de una forma más ágil», dice la Dra. Caramés.

Y es que, los enfermos tratados en Hospital de Día pueden presentar efectos secundarios entre ciclos de tratamiento potencialmente generadores de incertidumbre, malestar y miedo, al no encontrar con facilidad respuesta a sus preocupaciones fuera del centro. Por ello, en el Servicio de Oncología Médica de la Fundación Jiménez Díaz estudiaron los motivos de consulta más frecuentes y propusieron como respuesta este software de inteligencia artificial que en sus cuatro meses de funcionamiento ha arrojado resultados muy positivos para los pacientes en términos de salud y experiencia, y para los facultativos en materia de eficacia en la gestión.

Concretamente, tras una primera fase en la que los oncólogos estandarizaron los diferentes escenarios, para que después el sistema fuera capaz de desarrollar tareas imitando a los humanos, de una manera empática e inmediata a cualquier hora y día del año, se ha conseguido que el «chatbot» proporcione al paciente, en tiempo real y en función de la sintomatología que refiera, respuestas coherentes, valiosas y basadas en los mejores estándares de calidad y científicos, definidas con anterioridad por los profesionales, facilitando así la recomendación más adecuada para cada paciente.

«El resultado es que el asistente inteligente da respuesta a muchas situaciones no urgentes sin necesidad de traslados al hospital mediante el envío inmediato y automático de recomendaciones específicas que proporcionan confort, promueven la salud, previenen cuadros más severos al ser detectados de forma precoz e incluyen, incluso, indicaciones sobre cómo actuar en caso de empeoramiento o nueva sintomatología», añade la oncóloga.

Igualmente, en caso de que la recomendación del «chatbot» fuese acudir a Urgencias, el sistema inicia inmediatamente el procedimiento de admisión y triaje, alertando al profesional de guardia, que puede anticipar la atención y recursos necesarios mientras el paciente llegas, mientras que, si la sugerencia del asistente virtual fuera un adelanto de la consulta, este dirige al usuario al recurso necesario para automatizar la gestión de la cita.

«Este modelo de inteligencia artificial para asistir desde su domicilio al paciente oncológico en tratamiento, detectando y orientando las urgencias potencialmente graves, para poder actuar precozmente, mejora la salud y la experiencia del usuario al tener a su disposición una atención personalizada 24/7, los 365 días del año, y desde donde lo necesite, sin tener que desplazarse innecesariamente al hospital; al tiempo que aumenta la satisfacción de los profesionales y favorece un uso más responsable de los recursos», apunta la Dra. Caramés.

En sus tres primeros meses de funcionamiento, el asistente virtual registró unos 3.000 chats, generando en un 37 por ciento de ellos recomendaciones automáticas, y enviando consejo enfermero a otro 23 por ciento de las consultas. El 40 por ciento restante requirió atención urgente, ya fuera mediante asistencia presencial en Urgencias o telefónica con el profesional médico -en cuatro y seis de cada diez casos, respectivamente-.

En cuanto a los motivos de consulta, los más frecuentes fueron el estreñimiento, los vómitos, el dolor, las llagas en la boca y la diarrea, seguidos de las lesiones cutáneas y la fiebre. Casi todos pudieron solventarse en un porcentaje mayoritario a través de recomendaciones o consejero enfermero.

La Unidad de Innovación Clínica y Organizativa (UICO)

La UICO es una unidad multidisciplinar, transversal para los Hospitales de Quirónsalud integrados en la red pública madrileña, que tiene por objeto la mejora de los resultados finales en los diferentes grupos de interés: pacientes, clínicos y gestores.

Entre sus misiones destacan la construcción de la red de estos centros hospitalarios para la mejora conjunta de los resultados; trabajar con una agenda organizada el desarrollo de innovación organizativa y nuevas capacidades para implementar su modelo; y diseñar e implementar los cambios con método. En cuanto a sus funciones, la UICO coordina el desarrollo del modelo Quirónsalud y el aprendizaje continuo en la red de los cuatro hospitales; apoya y facilita el trabajo de grupos multidisciplinares para el desarrollo del citado modelo; y apoya el cambio cultural necesario para implementarlo.

La Unidad de Innovación Clínica y Organizativa, conjuntamente con la Dirección Médica, los servicios de Información y la Dirección de Atención al Paciente, entre otros departamentos de los cuatro centros, ha impulsado y coordinado la profunda transformación que ha significado el nuevo modelo asistencial de esta red hospitalaria.


- Publicidad -