miércoles, 1 diciembre 2021 0:39

El Imserso intenta salvar ‘in extremis’ su reputación: sin viajes hasta 2022

El Imserso apura el calendario e intenta salvar su reputación in extremis, tras largos meses de inacción. El bloqueo de los programas de viajes y termalismo para mayores del Gobierno ha acarreado pérdidas millonarias al sector turístico español, en un momento crítico. Tras varios compromisos incumplidos y notables silencios, el Imserso reacciona, pero lo hace tarde. Si la comercialización de los viajes comienza 10 días antes de las vacaciones de Navidad, previsiblemente no se realizarán hasta 2022. Los mayores se han quedan sin viajar en 2021.

Las últimas noticias que llegan desde el propio Imserso anuncian que los viajes llegarán a las agencias el próximo día 14 de diciembre. En las semanas previas, los más de 3,5 millones de personas que han solicitado participar en este programa para mayores, recibirán por correo postal, en sus domicilios, su carta de acreditación, en la que se indicará la fecha y el destino que pueden reservar. Todo hace indicar que esos viajes ya deberán ser programados para 2022.

Pero claro, ¿será verdad esta vez? Nadie en el sector turístico pone la mano en el fuego por ello, porque hace varios meses, la ministra de Turismo, Reyes Maroto, aseguró que los viajes comenzarían en octubre con normalidad.

El presidente de la Asociación Nacional de Balnearios (Anbal), Miguel Mirones explica a MERCA2 que hay «millones de mayores esperando recibir esa carta desde hace meses» y añade, «es alucinante: el Imserso no es consciente del daño reputacional que le está causando todo esto».

Ante la pérdida de prestigio del Imserso, el hundimiento de hoteles y balnearios, el escaso interés por el bienestar de los mayores, ante todo lo relacionado con el programa, la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, de quien depende el Imserso, da la callada por respuesta, y lo curioso es que habla prácticamente de todos los temas de los que le preguntan, menos de los viajes para mayores.

Este retraso podría responder a la falta de dinero por parte del Gobierno para llevar a cabo el programa en 2021, pero Mirones es rotundo al afirmar que «es más grave». La suma de los dos programas «deberían haber inyectado en el sector turístico 100 millones de euros, con 12 millones de pernoctaciones, esta inacción no es asumible tal y como está el sector».

Además, como se trata de un presupuesto finalista que solo se puede usar para esto,«el daño que se ha hecho al sector es tremendo estando el dinero presupuestado».

Entonces, ¿Qué pasará con el dinero que no se ha movilizado hasta el momento?, «El dinero no ejecutado hasta el 31 de octubre se pierde para el sector, y lo que no se ejecute en noviembre y diciembre, igual», añade.

UNOS 350 HOTELES AFECTADOS

«Cada año (excepto el año pasado que se suspendió todo por la pandemia) el sector hotelero participa en el programa de viajes a costa, islas e interior con unos 350 hoteles. Si no arranca hasta enero este programa, y el de los balnearios hasta finales de noviembre, como indican las mejores previsiones, tendremos a muchos empresarios que no habrán podido aguantar y habrán cerrado sus instalaciones», se lamenta Mirones.

Y es que al no haber arrancado al final del verano como estaba previsto muchos no han soportado los gastos que ocasiona tener un hotel abierto sin apenas clientes, y «¿van a abrir en enero, según están los costes energéticos y los costes de poner de nuevo todo en macha?», se cuestiona Mirones.

Muchos de los hoteles que «llevan más de 30 años salvando sus temporadas con el programa del Imserso, tampoco han podido tener una comercialización alternativa suficiente como para poder permanecer abiertos». La incertidumbre que ha rodeado estos viajes han bloqueado la demanda espontánea y particular a la espera de la activación del Imserso.

EL ÚLTIMO GOLPE DE EFECTO DE 2021

A estas alturas, y tras la información publicada por el Instituto de Mayores y Servicios Sociales en la que prevé comenzar a comercializar los viajes a partir del 14 de diciembre, en lo que al programa de termalismo para este 2021 se refiere, va a ser más una operación cosmética por parte del Gobierno, que un impulso real al sector. La maniobra responde más a una operación de maquillaje para tapar la nefasta gestión del programa y que nadie pueda decir que en 2021 no ha habido actividad vacacional de los mayores, aunque sea en un porcentaje pírrico.

Habrá que ver qué hoteles pueden seguir esperando abiertos hasta enero, con la esperanza de que esta vez sea verdad la información transmitida, y no como ha ocurrido hasta ahora.

LOS MAYORES NECESITAN VIAJAR

Según Mirones, «hay decenas de miles de mayores viajando por España que se han buscado viajes alternativos, organizados directamente por agencias o incluso hoteles, o por asociaciones vecinales». Porque los mayores «tienen necesidad de ir a balnearios para recibir sus tratamientos, tienen necesidad de disfrutar de unos días de vacaciones con sol y playa. La necesidad de los mayores ha quedado acreditada pero la vorágine burocrática del gobierno les ha dejado de lado».

Desde el Imserso «les han creado la expectativa de que va a haber viajes en 2021 y llevan esperándolos casi dos meses y ahora ya saben que seguramente hasta 2022 no habrá nada que hacer. Nadie asume la responsabilidad política de lo que está pasando», se lamenta Mirones.

TODAVÍA SE PODRÍA IMPUGNAR EL PROGRAMA DE VIAJES

Para colmo de males, el sector turístico en general tiene el temor de acabar siendo el malo de esta película. Ya que todavía se está a tiempo de presentar impugnación a una de las empresas que obtuvo la adjudicación del programa, ya que el plazo acaba el día 25.

Si se interpusiera algún recurso ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, el retraso sería todavía mayor, y el Gobierno tendría la excusa perfecta para culpar al sector empresarial.

AYUDAS EN BENIDORM A HOTELES AFECTADOS

Cuando se habla de los viajes sociales del Imserso hay un destino que, de manera automática, se asocia a esta actividad: Benidorm. Y allí muchos hoteles han acusado de forma grave la gestión de los viajes subvencionados. Por eso el Ayuntamiento de Benidorm ha anunciado que va a abrir las ayudas TEN, financiadas a través de una subvención de la Diputación de Alicante.

Estas ayudas (un total de 243.517,97 euros) van destinadas al sector hotelero y más en concreto a aquellos establecimientos que en la temporada 2019/2020 tomaron parte en el programa de turismo del Imserso «haciendo felices a miles de mayores de nuestro país», destaca el alcalde de Benidorm, Toni Pérez, o a «aquellos que tengan la distinción de Calidad SICTED».

Con esta línea de ayudas el Ayuntamiento y la Diputación de Alicante aspiran a dar respaldo a estas empresas debido al retraso en las vacaciones de los jubilados en este 2021.

Pérez ha hecho referencia al incomprensible retraso del Programa de Viajes del Imserso, lo que está afectando terriblemente a muchos hoteles de la localidad que están pasando por una situación económica angustiosa «por la demora del Gobierno a la hora de adjudicar el programa, retraso que ha provocado que algunos de estos hoteles se encuentren hoy cerrados».


- Publicidad -