miércoles, 19 enero 2022 9:19

Pedro Sánchez utiliza los fondos europeos en su beneficio

Hace unos meses publicaba un artículo titulado ‘Fondos Europeos, de oportunidad única a … ¿oportunidad perdida?‘, en el que mostraba mi preocupación acerca de la ejecución que Sánchez y su gobierno harían de los 140.000 millones de euros, sumando subvenciones y créditos, fondos europeos de Recuperación y Resiliencia que recibirá nuestro país.

Recordaba que somos el segundo país,después de Italia,que más dinero recibirá de la Unión Europea para impulsar y consolidar la recuperación y que, por ese motivo, nuestro gobierno estaba obligado a actuar con eficiencia, rigor, transparencia y responsabilidad en la gestión de los fondos porque nos jugamos el futuro de España.

Por el contrario, son palabras como incapacidad, opacidad e irresponsabilidad junto con sectarismo las que mejor retratan el modo en que Sánchez dirige los destinos de los españoles hacía la ruina.

Opacidad y sectarismo que ya impregnaban el Real Decreto ley 36/2020 para la ejecución del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, tal y como dejo reflejado el Consejo de Estado en un demoledor informe en el que se acreditaba que el gobierno habíaeliminado todos los controles preceptivos en la gestión de cualquier subvención y abierto la puerta a la arbitrariedad de decidir, por parte del propio gobierno, quién recibe y quién no el maná europeo.

Y la realidad ha confirmado las sospechas. Así, la Vicepresidenta Segunda y Ministra de Trabajo y Economía Socialha concedido subvenciones directas con cargo a los fondos europeos exclusivamente a comunidades autónomas no gobernadas por el Partido Popular.

Ese es el ejemplo más sangrante, pero a nivel general Sánchez reparte los fondos a las comunidades autónomas en función de su agenda política, con una total falta de equidad y un absoluto desconocimiento de la realidad de la sociedad y economía españolas.

Desconocimiento que ha quedado patente con las ayudas a pymes y autónomos puestas en marcha por el gobierno el pasado mes de abril; 7.000 millones de euros que no han llegado a quiénes realmente los necesitan. Cuatro meses después de su puesta en marcha, el 60% de las ayudas estaba sin repartir porque las condiciones impuestas por el gobierno eran, y siguen siendo, imposibles de cumplir para la inmensa mayoría de pymes y autónomos de este país y Calviño tuvo que solicitar una ampliación de plazo a Bruselas para ejecutarlas.  

Por otro lado, estas ayudas en numerosas ocasiones parecen muy alejadas del objetivo de fomentar la recuperación económica. Como muestra, el millón de euros destinado a subvencionar estancias en el extranjero de autores españoles. Para ayudar a la economía ¿no sería mejor ayudar a las compañías artísticas que además configuran un sector muy golpeado por la pandemia?

Y otras veces, el gobierno paga con dinero europeo lo que debería financiar con los Presupuestos españoles. Así, las autonomías españolas deben invertir un millón de euros para crear una Oficina de Atención a las Víctimas de Violencia de Género en cada una de sus provincias que llevará el cartel del Ministerio de Igualdad, aunque serán las comunidades las que tendrán que hacerse cargo de los gastos de personal y de la gestión.

Y, por último, las mentiras del gobierno, que incluye en los Presupuestos para el próximo año 27.000 millones de euros de fondos europeos cuando sabe que solo se pueden recibir 18.000 y que este año solo ha ejecutado un 4,7% de ayudas europeas.

Desde luego, nuestra inquietud se ha convertido en certeza y Sánchez ha demostrado que utliza la ayuda europea en su propio beneficio y para pagar favores a aquellos que le mantienen en la Moncloa pero no para ayudar a los españoles.

(*) Antonio González Terol, vicesecretario general del PP


- Publicidad -