domingo, 16 enero 2022 10:45

El periplo de los celíacos para llenar su cesta de la compra

En España hay casi un millón de personas diagnosticadas como celiacos. Sin embargo, a pesar de ser una cifra más que reseñable, siguen encontrando problemas a la hora de hacer la compra. Aunque la mayoría de grandes supermercados cada vez amplían más su gama, el alto coste de estos productos y la dificultad para encontrarlos sigue siendo un problema para esta parte de la sociedad.

La celiaquía es una enfermedad autoinmune provocada por la intolerancia permanente al gluten. Es obvio que las personas que sufren esta afección tienen que suprimir de su alimentación todo alimento que contenga gluten. En España, entre un 1 y un 2% de la población es celíaca, es decir, más de 900.000 personas son intolerantes al gluten con diagnóstico. Sin embargo, no todos los celíacos lo saben. Entre un 80 y un 85% de ellos aún no son conscientes de que lo son.

Estas cifras son lo bastante altas como para dejar de ser considerados un nicho de población a la hora de poder llenar su cesta de la compra. Pero, a pesar de que este número ha ido creciendo en los últimos años y que los supermercados cada vez amplían más su porfolio, estos intolerantes al gluten se siguen enfrentando a muchos problemas. 

Actualmente es mucho más fácil adquirir productos aptos para celíacos que hace una década. Sin embargo, tal y como alerta la Federación de Asociaciones de Celíacos de España, llenar el carro para un celíaco es más difícil que para alguien que no sufre la enfermedad. La calidad y el sabor de algunos productos sigue sin estar a la par, la variedad es mucho más reducida y su precio es mucho más elevado. 

«Diez rebanadas de pan me costaban 3,70 euros. Encontrarlas por 2,80 es barato»

ALTO PRECIO DE LOS ALIMENTOS PARA CELÍACOS

Según la FACE, el gasto medio semanal para una persona con intolerancia al gluten es de 19,49 euros más que para alguien sin ella en una dieta de 2.000 calorías. Esto se traduce en un incremento de 77,95 euros al mes, y 935,46 euros al año. Estos cálculos eran antes de la subida de precios actual. 

Estos altos precios los subraya Irati, una joven de 23 años a la que le diagnosticaron celiaquía a los 7, cuando aún la enfermedad no era muy conocida. Ella nos pone el ejemplo del pan de molde. «Diez rebanadas de pan me costaban 3,70 euros. Cuando ahora las encuentro por 2,80 me parece hasta barato». 

De hecho, el precio más alto se encuentra en los panes y harinas siendo estos la base de muchos productos que se usan en la alimentación básica diaria. La diferencia entre los precios se amplía si se compara cadenas nacionales con supermercados regionales. En concreto, la diferencia es de 135 euros. Sin embargo, la asociación señala que a principios de año el precio de la cesta de los productos sin gluten se había reducido comparada con la de la cesta habitual. 

DIFICULTAD PARA ENCONTRARLOS

Pero el precio no es el único problema al que se tienen que enfrentar los celíacos a la hora de hacer la compra. Otro de los inconvenientes es el hecho de poder encontrar tiendas para poder adquirir estos alimentos. Irati nos afirma que ahora hay más panaderías que ofrecen panes y bollería sin gluten, pero que aún así le supone un mundo poder hacer la compra fuera de un supermercado. «Y aquí en Madrid es más fácil encontrar tiendas, en Canarias era casi imposible», añade.

Sin embargo, es entendible que las pequeñas panaderías eviten estos productos. A la hora de comprar o almacenar estos productos hay que hacerlos en unas condiciones muy concretas, evitando en todo momento que estén en contacto con alimentos de trigo. «Yo no tengo nada sin gluten porque me da miedo que en algún descuido se mezclen y poder perjudicar a alguien», explica a MERCA2 la dueña de unas de las panaderías del ‘Mercado de la Imagen’ en Vallecas. 

Es por eso que la compra en supermercados es la más cómoda para los celíacos. Dentro de ellos, no todos ofrecen lo mismo. Desde hace años, Mercadona apostó muy fuerte por los productos sin gluten, siendo el líder de las cadenas. En concreto, los valencianos tienen a la venta más de 1.000 productos aptos para intolerantes. Además de Hacendado, Carrefour y Eroski también tienen una marca propia de productos sin gluten. El último en sumarse a esta tendencia ha sido DIA, siendo un gran avance para la cadena ya que era muy difícil encontrar nada apto. Desde la federación, destacan que en los supermercados regionales es donde los ciudadanos con intolerancia al gluten encuentran más dificultades para encontrar alimentos. 

Aunque cada vez se diagnostican más casos de celiaquía en España, los avances a la hora de comprar no van al mismo ritmo. Los celíacos se siguen considerando un nicho de población donde los supermercados, tiendas de alimentación e, incluso, restaurantes, están aprendiendo día a día para tratar de reducir las diferencias con las personas sin intolerancia al gluten. Por el momento la brecha sigue siendo abismal. 


- Publicidad -