lunes, 6 diciembre 2021 11:18

Argelia asegura el suministro de gas a España, pero el coste será mayor

El Gobierno español apuró hasta el último momento, pero finalmente este domingo se producirá el cierre del gasoducto Magreb-Europa. La noticia positiva es que el Gobierno argelino se ha comprometido a complementar el suministro de gas a España a través del gasoducto Medgaz. Sin embargo, la alternativa -cargamentos de gas natural licuado (GNL) en barco-, tendrá un mayor coste para las empresas comercializadoras que se encarguen de ello. Y eso podría tener un posterior impacto en el coste de la energía.

En un encuentro bilateral entre la vicepresidenta tercera del Gobierno, Teresa Ribera, y su homólogo argelino, Mohamed Arkab, han acordado y posteriormente comunicado este miércoles que este apoyo al gasoducto Medgaz se ejecutará mediante un calendario de entregas que ambos países deben definir.

Con este movimiento, el Ejecutivo español consigue mandar un mensaje de tranquilidad; y así lo ha explicado la ministra. «Se ha explicitado la garantía total con respecto a los volúmenes pactados hoy», ha declarado Ribera, añadiendo que también se ha abordado el modo de satisfacer una eventual mayor demanda por parte de España.

En cuanto a los formalismos, Ribera ha señalado que «el ministro nos ha explicado cómo poder acometer este transporte de gas a través del gasoducto de Medgaz, vista que la relación contractual con el gasoducto del Magreb expira el 31 de octubre, y cómo complementarla con gas natural licuado, con arreglo a un calendario que tenemos que precisar en la mejor manera posible para asegurar que todo funciona del modo también más fluido y mejor posible».

SUMINISTRO SÍ; ¿Y PRECIO MÁS CARO?

Una vez cerrado el gasoducto de Magreb, en caso de necesitar mayor acopio de gas por un eventual invierno más frío de lo previsto, entrarán en juego los metarenos. La teoría dibujada por Argelia ayuda para asegurar el suministro, un mensaje que durante estos días también se ha reforzado desde el gestor del sistema gasista, Enagás.

La compañía presidida por Antonio Llardén está haciendo «todo lo posible» y adoptando «todas las medidas» al alcance técnico «para contribuir a la seguridad de suministro de gas» en España para este invierno. Así quedó reflejado durante la presentación de los resultados de Enagás en el tercer trimestre del año. «Se han asignado ya un total de 45 ‘slots’ o ventanas de capacidad para la descarga de gas natural licuado. Estos ‘slots’ son adicionales a los previstos inicialmente para los próximos 12 meses», ha recordado Llardén.

Para el periodo invernal, que para el sector abarca de noviembre a marzo, con las subastas extraordinarias se han adjudicado ya 136 ‘slots’, frente a los 86 barcos que descargaron en las plantas el pasado invierno, es decir, 50 más. «Estas subastas extraordinarias son una medida adicional de prudencia y prevención», ha recalcado Llardén. Asimismo, ha señalado que la contratación de tanques de gas natural licuado ha alcanzado de forma puntual en octubre valores equivalentes al 100% de la capacidad contratable y también que en este mes se ha seguido inyectando más gas en los almacenamientos subterráneos, que son «claves para el almacenamiento estratégico de gas y cuya capacidad está actualmente en torno al 78%».

Todo esto tiene una contrapartida: el coste de gestión del GNL es mayor que el transporte a través de gasoducto. Por ahora, desde Naturgy, una de las principales compañías dedicadas a esta tarea, se remiten al acuerdo junto a la argelina Sonatrach para la entrada en funcionamiento de la ampliación de Medgaz en el cuarto trimestre de este año, lo cual permitirá vehicular un 25% del gas natural que se consuma en España y fortalecerá la relación estratégica entre ambas compañías; pero nada sobre ese aumento de costes.

Por ahora, según ha podido conocer MERCA2 en fuentes del sector, se espera que haya suficiente capacidad para acoger a los metaneros procedentes de Argelia que su Gobierno ha prometido, y que el invierno mantenga la media de temperatura de los últimos años, algo que evitaría ese incremento del consumo de gas y, por lo tanto, la necesidad de usar dicho acopio de GNL.


- Publicidad -