domingo, 28 noviembre 2021 13:00

Lo que ha pasado en los colegios por la culpa de ‘El juego del calamar’

‘El Juego del calamar’ está en todas partes. La hayamos visto o no, es un fenómeno que ha crecido a todos los niveles. De hecho, y tras su reciente aparición en el catálogo de Netflix, es ya la serie más vista de la historia de la plataforma, desbancando a la española de ‘La casa de papel’ e incluso a ‘Los Bridgerton’, que hasta entonces ostentaba este registro. El problema de la serie es que se ha trasladado a la vida real.

Porque si aún no conoces de qué trata, hablamos de una ficción coreana de la que, en un intento por plasmar a lo salvaje la realidad en forma de juegos que convive la sociedad del país, se presenta un contenido muy intenso, duro, sangriento y demasiado explícito en ciertos momentos. El añadido problemático viene cuando los niños empiezan a imitar las pruebas y esa violencia extrema. Lo conocemos desde MERCA2.

El juego del calamar, una serie que preocupa a padres y docentes

El juego del calamar serie preocupa padres

Sin duda la serie de El Juego del Calamar ha dado bastante de qué hablar desde su estreno en Neflix, que se mantiene en la plataforma desde el pasado 17 de septiembre. Así se ha podido notar en las últimas semanas, ya que las redes sociales se han llenado de imágenes de la producción surcoreana. Se ha convertido en un tema recurrente del que todos hablan, y no todos para bien.

Sin embargo, este hecho en forma de gran impacto que ha provocado la ficción de origen coreano también ha tenido sus consecuencias negativas, especialmente en lo que se refiere a los niños. Porque sí; lo que se ve en la ficción siguen siendo juegos populares de los que algunos de cierta manera pudimos haber experimentado, pero todos son llevados al extremo. Y los niños se han percatado de ello experimentándolos en primera persona. Esto lo conocemos luego de que varios padres y profesores alertaran que el contenido de la ficción está haciendo porque los menores estén imitando las pruebas de violencia extrema en los colegios.


- Publicidad -