lunes, 6 diciembre 2021 4:18

Las Criptomonedas, claves para entenderlas

Hace ya algunos años que se comenzó a hablar sobre dinero virtual. Este término no hace referencia precisamente a la digitalización del mundo de la banca, que hace algún tiempo que permite realizar prácticamente todas las gestiones a través de sus páginas web. Cuando se habla sobre dinero virtual se habla sobre las criptomonedas, un tipo de divisa virtual que cada vez utilizan más personas. 

10 claves para entender las criptomendas

Puede resultar un término un tanto abstracto. Para entender mejor qué es una criptomoneda hemos de saber cuáles son sus principales características:

  1. Es una moneda virtual. Como ya hemos dicho antes es dinero virtual. Carece de un formato físico y su valor se calcula a través de un algoritmo a través de la cantidad de transacciones que se estén realizando en tiempo real. Para entender su funcionamiento es imprescindible tener en cuenta que este tipo de dinero fluctúa en el mercado de la oferta y la demanda. 
  2. Opera sobre tecnología blockchain (cadenas de bloques). Es un sistema que se asemeja mucho a un libro de contabilidad. Es decir, es una base de datos en la que se registran todas y cada una de las transacciones que se efectúan con la criptomoneda. A cada participante se le denomina nodo y cada uno de estos es gestor, en parte, de esta base de datos. Esta especie de libro de contabilidad se encuentra en una red descentralizada. Esto quiere decir que no se encuentra en un solo servidor, sino que esta distribuido en multitud de ellos. Permite realizar transacciones sin intermediarios. Este sistema de blockchain permite a través de los registros de datos enlazados y cifrados que no haya un mediador. La parte negativa es que la transacción de una criptomoneda es irreversible. Esta red de ordenadores en una cadena de bloques enlazados y asegurados usando criptografía. Cada uno de estos bloques enlaza con un bloque previo, así como una fecha y datos de transacciones, y por diseño son resistentes a la modificación de datos.
    Cuando se hace una transacción los datos de esta se registran en un bloque, y automáticamente se va replicando en el resto. Esto hace que los datos no puedan ser modificados ni manipulados sin modificar el resto de bloques, algo extremadamente complicado.
  3. Sistema de encriptado de datos. Estas monedas están completamente encriptadas por lo que es imposible falsificar o duplicar este tipo de divisas.
  4. No es necesario revelar nuestra identidad. Cuando se va a realizar una operación en el mercado bancario habitual es necesario ofrecer una serie de datos, bien seas una persona física o jurídica. Para comprar criptomonedas no es necesario revelar nuestra identidad. Esto significa que se protege la identidad del usuario, pero, también cabe la posibilidad de que exista la especulación.
  5. No se puede intervenir en su valor. Esto significa que, al no estar respaldado por instituciones o gobierno, a diferencia del resto de monedas, no se puede intervenir en su valor, pero tampoco hay forma de actuar en casos de crisis en la cotización de la moneda. Aunque no estén controladas por ningún gobierno, persona o entidad, sí hay un cierto respaldo. Existen millones personas que verifican la moneda y se encargan de llevar un registro de transacciones y seguridad de los sistemas.
  6. No depende de ningún banco. Este tipo de dinero no depende, en ningún caso de una entidad o sistema bancario, solamente de la persona que compra estas divisas. Al no estar asegurado por ninguna institución, el tener este tipo divisas supone estar más expuestos a ciberataques y brechas de seguridad de los datos.
  7. Las criptomonedas funcionan como cualquier otra moneda en cuanto a compra y cambio de divisas. Esto quiere decir que se pueden comprar con euros, dólares u cualquier otra divisa. También es importante conocer el concepto de las exchanges. Estas son empresas que permiten cambiar monedas como los euros o dólares por Bitcoins.
  8. Monedero virtual encriptado. Cada comprador de criptomonedas tiene su wallet o monedero virtual encriptado. Tanto para realizar transacciones con este dinero virtual es necesario tener instalada una de las aplicaciones que existen en la red para ello. Así, la cantidad de euros, dólares o la moneda con la que haya comprado la criptomoneda se queda almacenada en esta cuenta virtual y, a través de la app que se elija para hacer las transacciones, se pueden realizar pagos en las plataformas que lo permitan, que cada vez son más. El problema que trae este tipo de monedas es que para poder operar con los wallet solamente hay que conocer las claves para poder hacer transferencias y, como ya hemos dicho anteriormente, es imposible recuperarlas. Por otro lado, existen dos tipos de wallet: los calientes y los fríos. Los calientes están conectados a internet y los fríos no. En los primeros se encuentran los monederos web, móviles y los de escritorio, siempre y cuando el ordenador esté conectado a internet. En cambio, en los monederos fríos existen los monederos hardware y los monederos de papel, que solamente es la impresión en papel de la clave privada.
  9. El valor de las criptomonedas flúctua enormemente. Debido a la ley que rige este mercado, la oferta y la demanda, en tan solo unos segundos, y en tiempo real el valor de estas cambia de manera drástica. Este es el principal motivo por el que los expertos en economía aconsejan comprar estas divisas virtuales de forma muy cauta porque su cotización puede caer de un momento a otro.

Una vez hemos comprendido estas 10 claves podemos sumergirnos de una manera más profunda en el mundo de las divisas virtuales. Para empezar, tenemos que saber que no existe un solo tipo de criptomoneda, la más conocida y la primera que se creo es el ‘Bitcoin’. Esta divisa fue la primera criptomoneda descentralizada, se creo en 2009 por “Satoshi Nakamoto” con el objetivo de realizar transferencias a otros países sin que tuviera que intervenir una tercera persona física o jurídica. Aunque también podemos encontrar otras como Ethereum, Cardano, Solana o Tether, entre otros. Lo importante es saber que todos funcionan de la misma forma y cada uno fluctúa dentro de su propia ley de la oferta y la demanda. Por lo que el valor de cada criptomoneda varía dependiendo en función de la oferta, la demanda y el compromiso de los usuarios.

Cada criptomoneda tiene su propio algoritmo, el cuál es el que gestiona la cantidad de nuevas unidades que se emiten cada año. Por ejemplo, el Bitcoin cada cuatro años se reduce por dos la cantidad que se producen y sólo se emitirán un total de 21 millones de Bitcoins. Gracias a esta técnica pueden generar más valor frente a unas monedas que pueden devaluarse cuando los bancos digan. Hay que tener en cuenta que como cada criptomoneda tiene su propio algoritmo el máximo de cada criptodivisa es diferente. Esto afecta a su valor y su rendimiento.

Por otra parte, es necesario validar las operaciones que se llevan a cabo a través de activos digitales. A este concepto de se le denomina ‘minar criptomonedas’. Este es el proceso de inversión de cómputo para poder procesar transacciones, garantizar la fiabilidad o seguridad de la red y conseguir que los participantes estén sincronizados.

Dónde gastar las criptomonedas

Estas monedas virtuales se pueden gastar cada vez en más tiendas o empresas, ya que cada vez más y más personas están comenzando a usar este tipo de divisas. De hecho, se estima que el total de usuarios de criptomonedas en todo el mundo supera los 100 millones. Según una encuesta realizada por Crypto.com se estima que el número total de usuarios de criptomonedas a nivel mundial aumentó de 66 millones en mayo de 2020 a 106 millones en enero de 2021.

Esto esta obligando, en cierto modo, a las empresas a aceptar estos modos de pago y más si los mercados de criptomonedas siguen a la alza.  Aunque, al ser un sistema con tantas oscilaciones hay marcas que pueden decidir quitarlo. Este ha sido el caso de Tesla por ejemplo que solo acepto el pago con dinero virtual durante 50 días. Pero, hay muchas que, de momento, las siguen aceptando.

  • BBVA: Desde el 9 de diciembre de 2020 esta entidad comenzó a desplegar las pruebas de que será “su primer servicio comercial de compra-venta y custodia de activos digitales”. El servicio ha comenzado a funcionar este 2021 en su sede en Suiza y “permitirá gestionar transacciones en bitcoins y tener depósitos con esta criptomoneda”.
  • Mastercard: En mayo de este año, la criptomoneda española Criptan, lanzó CriptanCard junto con Mastercard una tarjeta que permite pagar con criptomonedas en cualquier establecimiento físico y online del mundo que se acepte Mastecard. A través de esta tarjeta los usuarios de Criptan que tengan criptomendas en su cuenta pueden utilizarlas para realizar compras, dónde y cuando quieran, además también pueden sacar dinero desde cualquier cajero.
  • PayPal: Checkout with Crypto es el servicio de PayPal que permite pagar con bitnoin, litecoin, ethereum o bitcoin cash.
  • Starbucks: Desde abril de este año la cadena de cafés permite pagar con criptomonedas a través del monedero digital Bakkt. La idea es que se llegue a extender a los más de 30.000 establecimientos que hay por el mundo.
  • Norwegian: La empresa de aviación ha creado Norwegian Block Exchange para introducir los pagos con criptomonedas en la industria aérea, pero finalmente se ha convertido en un sistema de pago, mantenimiento y custodia de divisas digitales.
  • Destinia: La página de viajes Destinia permite pagar con bitcoin. Si el pago de productos se realiza online por parte de Destinia.com, los mismos pueden ser adquiridos en bitcoins: “Quedan excluidos los cruceros, el alquiler de coches, algunos hoteles que sólo admiten pago en recepción y algunos vuelos donde la aerolínea únicamente acepta pago por tarjeta de crédito”.
  • Overstock.com: fue una de las primeras tiendas online en aceptar criptomonedas como método de pago.
  • Microsoft: La empresa de informática permite pagar con criptomonedas solo juegos, películas y aplicaciones de la marca, pero no puede comprar productos en la tienda online de Microsoft.
  • Expedia: El buscador de viajes online ha adoptado la interfaz de criptomonedas. La página acepta más de 20 formas de pago.
  • Shopify: es una tienda de comercio electrónico similiar a eBay que permite a los comerciantes establecer sus propias tiendas en línea para vender sus productos.
  • More Stamps Global: Se puede elegir entre vuelos, actividades, hoteles e incluso traslados cuando reserva un viaje.

Estas son algunas de las grandes empresas que permiten realizar este tipo de pagos pero hay una gran cantidad de tiendas que permiten pagar a través de estos métodos. En bitempresa.com aparecen una cantidad de tiendas con las que se puede pagar con criptomonedas.

Algunas ONG también se han sumado a esta tendencia como Save the Children, que acepta este método de pago desde 2013. Por su parte, Greenpeace decidió aceptar las donaciones en bitcoin pero desde mayo de este año han decidido retirar esta opción por alto consumo energético de la criptomoneda.


- Publicidad -