miércoles, 20 octubre 2021 4:54

Mango se protege ante el temido colapso por el Black Friday

La catalana Mango se ha preparado ante el temor a un colapso por el Black Friday. China, la principal fábrica del mundo, se enfrenta a su tormenta perfecta y Mango tiene allí más del 50% de su producción. La empresa dirigida por Toni Ruiz se ha adelantado «desde hace meses» a este problema. La firma de moda ha previsto los cierres de fábricas en China, como ocurrió durante la pandemia, y también el colapso de sus puertos. Ahora, se centrará en las fábricas de la cuenca mediterránea para poder facilitar sus prendas y complementos a los clientes.

Ante la imposibilidad de enviar mercancía por barco y el posible desabastecimiento de su demanda, Mango ha realizado envíos a través de camiones y aviones desde China. El transporte aéreo sólo se ha registrado en casos de «necesidad» para cumplir plazos de entrega, según han apuntado fuentes de la compañía a MERCA2.

Mango está acostumbrada a trabajar en situaciones de alta demanda en el mercado

La crisis energética en el país asiático ha obligado a controlar el consumo de electricidad en diez de sus provincias. En el mercado logístico se teme un nuevo cierre de fábricas, obligado por el Gobierno de Xi Jinping, como ya sucediera durante la pandemia en 2020.

LA CRISIS DE CONTENEDORES OBLIGA A MANGO A USAR EL CAMIÓN O EL AVIÓN DESDE CHINA

Además, a este posible escenario se ha unido la crisis de los contenedores, cuyo precio continúa incrementando los costes de la exportación, así como los continuos retrasos en las entregas de las mercancías ante la falta de los mismos por la elevada demanda. En resumen, «no hay espacio físico» para transportar mercancía, según apuntan fuentes del sector naviero. Las grandes empresas españolas con producción en China tienen en cuenta este grave problema desde hace meses. Mango, por ejemplo, ha traído la mercancía a través de otros medios de transporte.

Mango, según fuentes de la compañía consultadas por MERCA2, está usando el tren «desde hace meses, pero pero nuestra logística no se ha trasladado a este medio pues es imposible por capacidades», han señalado. Además, está alquilando los contenedores o incrementando el uso de los de 20 pies, que admiten una capacidad de 28 toneladas. «En otros casos, por tiempos y necesidades de entregas, hemos volado mercancía», han explicado.

La empresa textil ha señalado que «está acostumbrada a trabajar en situaciones de alta demanda en el mercado«, a pesar del complejo escenario al que se enfrenta el transporte internacional. Desde Mango han aclarado que no cambian su actuación principal para buscar alternativas y soluciones para asegurar el normal funcionamiento de su cadena de producción y abastecimiento desde Asia.

MANGO INCREMENTA SU PRODUCCIÓN EN LA CUENCA MEDITERRÁNEA

Así, la empresa ha apostado por incrementar la producción fuera de Asia, donde tiene el 60% de su fabricación. En este sentido, ha aumentado su producción en la cuenca mediterránea de dos formas distintas. La primera de ellas pasa por aumentar la producción en las fábricas con las que tiene su acuerdo de negocio, mientras que ha contratado nuevas fábricas para evitar el desabastecimiento.

«Esta situación del transporte mundial ha acelerado el proceso de reorganización de la estructura de aprovisionamiento que Mango está llevando a cabo desde hace meses y que apuesta por incrementar la producción en cercanía«, han matizado fuentes de la compañía.

Según los datos de 2019, últimos disponibles, Mango tenía fuera de Asia un total de 444 fábricas trabajando para ella, la mayoría situadas en Turquía y Marruecos, con un total de 237 y 107, respectivamente. El resto se concentra en la Península Ibérica, donde en Portugal tiene el doble de fábricas respecto a España. En total, Mango disponía de 1.106 fábricas a cierre de 2019. Cabe recordar que Mango solo dispone en propiedad de centros logísticos y la fabricación depende de los contratos con los proveedores.

EL COLAPSO EN EL BLACK FRIDAY

La industria en su conjunto teme que la situación se agrave el próximo mes por el Black Friday, que tendrá lugar el próximo 26 de noviembre. Y es que, pese a la mejora de los datos por la pandemia, el colapso en el transporte está adelantando las compras y pedidos de fábrica, presionando aún más la grave situación en el tráfico marítimo.

Si la campaña de vacunación hacía presagiar buenos augurios, un colapso energético en China conllevaría la paralización de la producción para gran parte de la industria textil y juguetera. El gigante asiático, además, está acaparando carbón y gas en miles de toneladas.

Las materias primas se están disparando y multiplican sus precios respecto a hace un año, mientras los puertos en China continúan atascados, para formar una tormenta perfecta que se está preparando para el Black Friday.

Si la crisis de la pandemia paralizó el mundo por igual, esta crisis en China tiene consecuencias para las empresas internacionales que dependen de este país.

LA DESLOCALIZACIÓN DE EMPRESAS, ESTA VEZ HUIDA DE CHINA

Si hay falta de abastecimiento, la demanda buscaría alternativas. Pero las firmas no tienen esa posibilidad, al menos en su mayoría, más cuando se han deslocalizado precisamente al gigante asiático en su mayoría tras la crisis de 2008 para ahorrar costes. Los retrasos en las entregas de productos ante la escasez de contenedores, así como recompras o abonar precios más elevados por ubicar la mercancía en un barco, son la tónica habitual. Además, se une que la demanda de cara a fin de año va a dispararse.

Estos factores apuntan ahora a un colapso logístico a nivel mundial no sólo para inicios de diciembre, sino también para Navidad. Echando la vista atrás, nada ni nadie habían previsto este nuevo colapso en China tras dos años de pandemia. Adelantar las compras es la recomendación de los expertos, no hacerlo podría suponer no tener el pedido a tiempo.


- Publicidad -