miércoles, 20 octubre 2021 5:49

Frinsa, el desconocido proveedor de atún que nutre a El Corte Inglés y adelanta a Calvo

Frinsa es la empresa conservera gallega que más dinero ha facturado este año y ha superado por primera vez a Calvo. Sin embargo, esta compañía es la gran desconocida para el público a pesar de ser la proveedora de las latas de atún de las marcas propias de El Corte Inglés, Carrefour, Alcampo o Lidl, entre otras.

Ramiro Carregal fundó Frinsa en el año 1961 en Galicia, concretamente en la zona de Ribeira, donde actualmente conserva su sede. Según explican, el objetivo de la compañía es la producción de conservas de máxima calidad. Su única fábrica en España la tiene en la misma zona que su sede. Esta manufactura dispone de las más importantes certificaciones en materia de calidad, seguridad alimentaria y sostenibilidad de los recursos pesqueros.

Además de la fábrica de Ribeira, Frinsa cuenta con otra en Póvoa de Varzim. También tiene sedes en Madrid, Lisboa, París, Londres, Düsseldorf, Módena, Bucarest, Cracovia, Ciudad del Cabo, Singapur y Miami. Todo este despliegue, sumado a la fidelidad que depositan las grandes cadenas de supermercados en ella, ha hecho que Frinsa bata récord durante 2020.

El pasado año Frinsa facturó 588 millones de euros, según muestras las cuentas depositadas en el Registro Mercantil. Estos ingresos le hicieron superar a Calvo, su homóloga más conocido, por diez millones. Además, la conservera fundada por Carregal creció un 12% más que en 2019 siendo, la que más ha crecido de todo el sector.

Frinsa facturó 588 millones en 2020, diez más que Calvo, siendo la conservera que más ha crecido

Pero Frinsa no es solo la empresa que más crece, sino también una de las que más atún compra. En concreto, esta empresa gallega es la séptima compradora de atún del mundo, con más de 150.000 toneladas brutas procesadas al año y con unas ventas de más de 540 millones de latas.

FRINSA, DE GOURMET A MARCA BLANCA

Bajo sus marcas, Frinsa comercializa latas de conservas ‘gourmet’. La conservera ha sabido potenciar esa tendencia, en auge desde la pandemia, donde la comida en lata ha mejorado su imagen para el consumidor convirtiéndose en un alimento ‘premium’. Entre sus productos destacan el atún, las sardinas, los mejillones, los berberechos, las zamburiñas, los chipirones, las navajas, las almejas, el pulpo o el bacalao.

Sin embargo, Frinsa ha sabido ganarse la confianza de casi todas las cadenas de distribución de alimentación para ser su proveedor de atún para las marcas blancas. Para algunas de ellas, como Alcampo, es el encargado de producir todos los tipos de lata de atún que hay en sus lineales bajo la marca Auchan. Sin embargo, en otros como Carrefour, El Corte Inglés, Lidl o DIA, solo hacen algunas de sus variedades, especialmente el atún en conserva en aceite de oliva y girasol.

GANA FUERZA EN PORTUGAL

No solo de España vive Frinsa. La compañía gallega también posee el 75% del capital de Exportadora de Conservas, matriz de la tercera mayor conservera portuguesa, A Poveira. Esta operación comenzó en 2019 cuando Frinsa se hizo con el 50% de esta empresa lusa. Los gallegos se guardaban la opción de ampliar un 25% su posición hasta 2023, pero han decidido dar ya este paso.

Su posición en el país vecino va viento en popa. En el último año, el volumen de negocio vinculado a sus activos lusos alcanzó los 47,1 millones de euros. Está claro que su expansión le está saliendo más que rentable. Su entrada en Portugal es el primer enclave fuera de su municipio natal.

A pesar de contar con marcas propias, el principal negocio de Frinsa se encuentra en la venta para grandes grupos de distribución de sus marcas blancas. De momento, esta estrategia le está sirviendo para imponerse al resto de sus competidoras en el sector y seguir cosechando éxitos.


- Publicidad -