domingo, 24 octubre 2021 7:13

Qué es el caucho sintético. Todo lo que tienes que saber sobre este material

En muchas ocasiones se habla de que algo está hecho o es de caucho, pero la realidad es que prácticamente nadie sabe exactamente qué es el caucho y para qué se utiliza.

Lo cierto es que se trata de un material muy versátil y con múltiples aplicaciones: creación de neumáticos, ropa impermeable, superficies aislantes e incluso la fabricación de suelos de caucho, que pueden encontrarse en el mercado tanto en losetas como en rollos, tal y como explica Suelosportuno de los principales distribuidores en España para este tipo de productos.

Si bien el caucho natural se encuentra en la naturaleza, pues nace de un proceso químico para el que se usa el látex de los árboles como materia prima, la alta demanda de este producto ha hecho que hoy en día se produzca caucho sintético.

Es un material que imita a la perfección todas las bondades del caucho tradicional y que, además, se puede fabricar sin que esto suponga una gran huella ecológica en los parques naturales de donde naturalmente se extrae el látex.

Además, el caucho sintético cuenta con otras propiedades que superan en número de beneficios a las del caucho natural, lo que le convierte, sin duda, en el material del futuro.

¿Cómo se crea el caucho sintético?

El caucho sintético se hace a partir de distintos procesos químicos. El más habitual es la polimerización de distintos materiales monómeros. Este proceso no es nuevo, sino que surge en Alemania en la primera mitad del siglo XX.

Dependiendo del tipo de materiales utilizados y de las propiedades que se busquen se puede hablar de distintos tipos de caucho sintético. Los tres principales son el neopreno, la buna y el caucho de butilo:

Neopreno

Se genera gracias al uso de dos materiales, el etino y el ácido clorhídrico. Cuenta con casi un siglo de historia, pues fue creado en 1931, y con propiedades muy singulares: es resistente al calor y no sufre ningún desperfecto frente a ‘ataques’ de productos químicos como el petróleo o cualquier tipo de aceite industrial.

Su uso está muy extendido: desde cierto tipo de industria textil y deportiva hasta la creación de tuberías de canalización de petróleo. También está muy presente en el área industrial, pues es un estupendo aislante para estructuras de cableado y para su uso en maquinaria.

Buna

Algo posterior, la buna fue creada en Alemania antes de la I Guerra Mundial. De nuevo, se está hablando de una mezcla de monómeros como el butadieno, de quien extrae parte de su nombre.

Se trata de un material que también presenta una alta fortaleza ante el ataque de aceites. Con el valor añadido de ser muy resistente a la abrasión. Muy utilizado, por tanto, en el sector de la automoción y el del transporte aeronáutico, pues es imprescindible para la creación de mangueras de combustible, etc.

Caucho de butilo

El caucho de butilo, por último, se produjo por primera vez justo en la mitad del siglo pasado. A su favor tiene que es muy resistente a la corrosión por productos químicos y a la oxidación, pero en contra que se trata de un material mucho menos flexible y más difícil de vulcanizar.

Su uso también está relacionado con la industria automovilística, en concreto forma parte del sistema de tubos que hay en las llantas de los coches.

Todos estos cauchos también tienen las aplicaciones indicadas anteriormente: se utilizan para la fabricación de suelos y losetas aislantes, para la creación de ropa y materiales de protección en ambientes científicos, mecánicos y hospitalarios, etc. Día a día, empresas como Suelosport realizan una rigurosa selección de productos con la mejor relación calidad/precio para equipamiento de suelos en gimnasios e instalaciones deportivas.


- Publicidad -