jueves, 21 octubre 2021 12:01

MásMóvil escapa del milagro portugués: los bajos precios marcan la estrategia

El Grupo MásMóvil se ha convertido en el gran animador de las telecomunicaciones españolas. Y no solo eso, ha metido presión competitiva al sector y, por el camino, ha conseguido que el ‘low cost’ se convierta en una realidad. Bajo esta fórmula, el operador amarillo esperaba replicar el éxito en Portugal, aunque de momento va más lento de lo previsto. Además, se ha encontrado con más rivales de lo esperado.

A principios de año MERCA2 se hacía eco sobre el coste que tendría arañar cuota de mercado en suelo luso. Y todo ello sin contar con una subasta 5G que se está haciendo eterna y con precios al alza para la consecución de frecuencias. Un proceso, además, que en las últimas horas vuelve a ser sometido al escrutinio legal después de que Vodafone se haya quejado por los cambios.

Ante este escenario, MásMóvil se ha topado con la llegada de Digi a Portugal. Aunque hay algo que tiene de cara en la hipotética lucha de ‘recién llegados’. Los amarillos, junto a un operador prepago, son los únicos que tienen contratos mayoristas de virtuales (OMV) en marcha; situación que le ofrece un mejor punto de partida. Además, cuenta con un despliegue propio de HFC en el que ya trabaja para cambiar la tecnología a FTTH (fibra).

Antes esta situación se trata de dos agitadores del mercado frente a frente. Solo que el país vecino tiene unas reglas de juego bastante distintas que favorecen a los operadores ya existentes. Además, los números escenifican que la entrada de la compañía amarilla está siendo dura. Algo que se debe en gran medida al lento proceso en la subasta de 5G, según ha sabido este medio.

MásMóvil no tiene prisa, y espera que las buenas cifran llegue poco a poco

Según datos de la Autoridade Nacional de Comunicaçoes (Anacom), el mercado de banda ancha portugués en el Q3 de 2020 estaba liderado por Altice Portugal (MEO) con una cuota del 40%, seguido de NOS (35%), y en tercera posición Vodafone Portugal (20%). Nowo (firma con la que opera MásMóvil) se quedaba con un 3,6% del negocio y, encima, con un condicionante: gran parte de su red fija es HFC, una tecnología de menor calidad que la fibra. Tiempo después la situación está prácticamente igual. Según datos del regulador tras el primer semestre de 2021, tan solo NOS había perdido un punto en su cuota de mercado. Así, resulta significativo que en tres trimestres no haya cambios.

Y lo mismo sucede en el segmento móvil. MEO tiene el 40% de la cuota, mientras que Vodafone y NOS se reparten el 30% y 26%, respectivamente. Nowo apenas tiene un 3%, tras un tímido crecimiento del 0,2% en el último año. Y todo esto lo hace con la llegada de Digi que promete agitar el mercado como lo ha hecho en España.

MÁSMÓVIL, ANTE UN DURO ESCENARIO

El problema para MásMóvil es que la situación del mercado portugués tiene unas peculiaridades muy concretas. Según explican a MERCA2 fuentes conocedoras del sector, en Portugal hay un rango de precios donde el ‘low cost’ tiene una difícil penetración porque ya son relativamente bajos. Esto provoca que la competencia no sea mucha y, por otra parte, que no se puedan desarrollar promociones rompedoras como en suelo español.

El otro condicionante tiene que ver con los acuerdos mayoristas, que serán clave para la expansión de los diferentes ‘outsiders’ que están entrando en el mercado, como son los casos de MásMóvil y Digi. En este caso, el operador de origen rumano intentará repetir los excelentes movimientos que ha llevado a cabo en España, y eso determinará los propios movimientos de la compañía de Spenger.

En este contexto, los próximos trimestres -y su evolución- determinarán si el movimiento de MásMóvil en Portugal ha sido el acertado. Su inversión ha sido importante y, quizá, en estos momentos esperaban estar con otra cuota de mercado, sobre todo después del impacto obtenido en España; aunque tampoco se consiguió de la noche a la mañana.


- Publicidad -