jueves, 21 octubre 2021 11:16

La calidad del servicio de Renfe, en entredicho tras la pandemia

Con la llegada de la pandemia y el confinamiento la frecuencia de los trenes de Cercanías y Media Distancia de Renfe se redujo a mínimos. Cuando salimos del primer confinamiento, la frecuencia seguía siendo la misma, aunque había más movilidad de usuarios. Renfe ha devuelto gradualmente a la normalidad todos los enlaces ferroviarios, aunque no todos se han restablecido.

En algunos casos, se reemplazaron estos servicios con autobuses que cubrían las mismas rutas, solo que en más tiempo. Según Tomás Guitarte, diputado por Teruel Existe, estos cambios implican “un deterioro en la calidad del servicio, un abandono del ferrocarril en estos territorios y condenarnos otra vez a los combustibles fósiles”. En su concepción, el ferrocarril se pensó como el principal vertebrador del territorio español, algo que actualmente cumple con dificultades.

Aun así, existen todavía territorios a los que llega una deficiente línea ferroviaria. La Alta Velocidad Española tiene todavía un largo camino hasta llegar a Extremadura y Galicia, mientras que ya se está planteando su entrada en Norteamérica, exactamente en Texas. Distintos gobiernos han ido postergando la llegada del AVE a estos territorios, y sus regidores autonómicos siguen peleando por algo que ven cada vez más lejos.

Un ejemplo de esta falta de frecuencia es la línea Madrid-Toledo. Muchos facultativos del Complejo Hospitalario de Toledo y Hospital Nacional de Parapléjicos se desplazan diariamente desde Madrid para atender su jornada laboral. Ahora, y desde el pasado 14 de marzo de 2020, la supresión del Avant Madrid-Toledo de las 16.18 horas les obliga a tomar otras alternativas.

Es habitual que haya pocas frecuencias, líneas colapsadas o tiempos de espera altos

El hecho es que muchos trabajadores utilizan este medio de transporte público. Sobre todo, en la capital española, donde los usuarios viven a las afueras y usan el sistema de Cercanías para llegar a su puesto de trabajo en Madrid. Desde hace algún tiempo, las quejas van en este sentido. Pocas frecuencias, líneas colapsadas, tiempos de esperas muy altos, trenes en hora punta que no pasan y no contemplan un horario nocturno. A todo esto, se suma unos altos precios, que han ido subiendo año tras año sin contemplar el bolsillo de sus usuarios.

RESPUESTA DEL MINISTERIO

En la Sesión de Control del Congreso, el diputado de Teruel Existe, le ha preguntado a la ministra si “¿se compromete el ministerio el servicio ferroviario diario entre Zaragoza y Cartagena, reconocido como obligación de servicio público?”. La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, ha respondido que “con carácter general, estamos recuperando los servicios que tuvimos que suspender yendo siempre un paso por delante de la demanda”. Esta preocupación del diputado Guitarte es habitual. Muchos territorios se ven abocados a ser de segunda clase, con unas conexiones que les impiden crecer económicamente.

Pero, ¿por qué no han aumentado las frecuencias de conexión en las líneas ferroviarias? Se podría pensar que es algo lógico que aumenten las conexiones. Mientras más frecuencias, más usuarios podrían utilizar estas líneas y, por tanto, menos colapsos en los trenes. La clave también estaría en el número de trenes que se utilizan, que Renfe ha ido disminuyendo año tras año.

Este punto es una reclamación de los maquinistas que están en huelga esta semana y la que viene. El Sindicato de Maquinistas Ferroviarios (Semaf) ha alertado de que el aumento de las cancelaciones de trenes en la red de Cercanías se debe a un déficit estructural de maquinistas y “no a un momento puntual por bajas”, como mantiene la operadora Renfe. Según la organización sindical, “esta situación va a empeorar en los siguientes meses porque se van a producir más salidas de maquinistas que las entradas previstas, con el consiguiente perjuicio al usuario”.

Gradualmente, Renfe vuelve a establecer las líneas que había antes de la pandemia. El pasado mes de julio se comprometió a devolver la frecuencia de los trenes a la comarca de la Sierra Norte de Guadalajara a los mismos horarios que tenía antes de la pandemia. Ahora veremos si esto se extiende a las otras líneas repartidas por toda España.


- Publicidad -