martes, 19 octubre 2021 1:02

Unicaja Banco negocia el ERE por videoconferecia ante las dudas legales de este sistema

La primer reunión para tratar el ajuste de empleo en Unicaja Banco no se celebrado aún y ya ha surgido la primera polémica en torno a la misma. La entidad financiera ha indicado a los representantes de los trabajadores que esta cita se llevará a cabo por videoconferencia. La cita está prevista para el día 22 de septiembre. Los sindicatos esperan que el banco les concrete en esta citra qué tiene previsto en lo referido a posibles salidas de trabajadores.

CREA UN PROBLEMA

Las facilidades que muchas veces proporciona la tecnología se han convertido en este caso en un problema. Según fuentes de UGT presentes en el banco de origen andaluz, la entidad les ha anunciado que la primera cita para tratar el ajuste se llevará a cabo mediante videoconferencia, una cuestión que no ha hecho ninguna gracia a los representantes sindicales.

«Unicaja no ha argumentado la razón por la que la reunión deba llevarse a cabo mediante videoconferencia«. «Nosotros nos oponemos y hemos puesto este tema en manos de nuestro servicio jurídico para ver si es legal». «Esperamos tener claro antes de la cita con el banco si la misma tiene validez. No sabemos por qué quieren hacerla por videoconferencia, pero no lo vemos lógico ni seguro», indicaron. Si los abogados concluyen que una reunión así no tiene validez legal, tratarán de que el banco cambie de postura y organice una reunión presencial y si aún así, el banco hace que sea de modo virtual, una vez que se lleve a cabo la cita, estudiarán que acciones tomar. «Queremos que se convoque presencial y en otra fecha, con tiempo para organizarse».

Es probable que en esta cita, el banco informe a los sindicatos de las líneas generales del ajuste que quiere emprender-lo normal es que sea mediante un ERE- y que informe del calendario del mismo, aunque está por ver si con la concreción de los días de las reuniones.Está por ver cómo se desarrollará la mesa de negociación. Unicaja Banco pretende acordar el ajuste con los sindicatos, pero la tarea no será sencilla.

RELACIÓN CON MENÉNDEZ

En Unicaja las relaciones con los sindicatos han sido muy correctas, pero las centrales procedentes de Liberbank han tenido enfrentamientos muy duros con Manuel Menéndez. De hecho está mala relación viene de lejos, ya que procede de la etapa de Menéndez en Cajastur.

Menéndez tuvo una postura dura con las centrales en cuanto a los ajustes y condiciones laborales y está por ver cómo se desarrollarán las cosas en esta ocasión.

Los números del ajuste se supone que quedarán claros en esta reunión. Lo que ha habido hasta ahora es un baile de cifras, sin que el banco haya confirmado nada más que el ajuste y su intención de pactar el proceso con los sindicatos.

POSIBLES AFECTADOS

El número de afectados que manejan los representantes de los trabajadores va desde los 1.000 hasta los 1.700 empleados. «Hay unas 700 personas procedentes de Liberbank que pidieron en su día la suspensión de contrato a los que el banco puede reclamarles que vuelvan a su puesto de trabajo en cualquier momento», apuntaron fuentes sindicales. «De hecho, la entidad ya lo hizo así con varios empleados», agregaron.

Estas personas se encuentran en una situación de incertidumbre y a la espera de los planes del banco. No obstante, este proceso de suspensiones deriva de un acuerdo alcanzado con Liberbank antes de que siquiera estudiara la fusión con Unicaja y sigue su propio camino. En principio, este proceso no se mezclará con la negociación de este nuevo ajuste.

PREVISIONES DE BARCLAYS

Hay quienes anticipan que puede haber más ajustes. Barclays considera que la base de empleados se reducirá probablemente en un 27% para a finales de 2023. Esto significa, en plata, que Barclays cree que de aquí a 2023 la plantilla de Unicaja tendrá 2.619 empleados menos. El ajuste que van a negociar a partir de la semana que viene no llega ni de lejos a esa cifra, lo cual significa que Barclays estima que habrá un segundo ajuste.

El beneficio de la reestructuración de los costes previsto para 2022 sigue siendo el mayor beneficio y mejora de la fusión. El grupo prevé unos costes totales de reestructuración antes de impuestos de 540 millones de euros, de los cuales 143 millones ya se habían contabilizado en el segundo trimestre. Prevemos un total de de 397 millones de euros que se contabilizarán en el tercer trimestre de este año, y estimamos un ahorro de costes de 199 millones de euros, de los cuales 126 millones procederán provendrán de la reestructuración derivada de la fusión en el segundo semestre de 2021.


- Publicidad -