domingo, 24 octubre 2021 7:08

Los jóvenes quieren comprar una vivienda, pero no pueden hacerlo

Un 42% de los jóvenes de entre 18 y 34 años han realizado alguna acción en el mercado de la vivienda en el último año. Este dato, que se ha mantenido pese a la pandemia, arroja algo de esperanza a una parte de la población. Y es que los jóvenes no cejan en su empeño de buscar una vivienda e independizarse. Aunque lo tengan todo en contra, como indica el 52% de esta franja de edad y a los que su situación económica les impide comprar.

A decir verdad, esta situación en el mercado de la vivienda de este grupo con el resto de franjas de edad se ha acrecentado. La participación de los menores de 35 años en la búsqueda de vivienda ha aumentado hasta 14 puntos porcentuales por encima del resto, según el último estudio de Fotocasa. «Estos datos muestran que la pandemia no ha frenado las aspiraciones de nuestros jóvenes y que aún en un momento de agitación del mercado en el que cada vez se les hace más difícil el acceso a la vivienda, continúan su búsqueda con la esperanza de encontrar buenas oportunidades», apunta María Matos, directora de Estudios y portavoz de Fotocasa.

El principal escollo que encuentran a la hora de buscar una vivienda es la situación económica. Y de esto se deriva el segundo impedimento para comprar, los precios. Hasta el 62% de las personas de 18 a 34 años que buscan casa, pero no la han encontrado, aseguran que el problema está en dar con algo acorde con su presupuesto. Existe también un 22% de personas que, a raíz de la Covid-19, espera una moderación de los precios y, con ella, una buena oportunidad en el mercado inmobiliario.

Esta situación deriva en que la tasa de emancipación juvenil, a cierre de 2020, se situó en el 15,8% tres puntos por debajo de la registrada en 2019. Y es que hay dos razones que pueden explicar el motivo por el que los adolescentes tardan en salir del hogar familiar son la precariedad laboral y el elevado esfuerzo que requiere desembolsar una entrada para una hipoteca.

La tasa de emancipación juvenil se situó en el 15,8%, muy por debajo de la 2019

ALQUILER

Por tanto, y debido a esos impedimentos, la balanza se decanta por el lado del alquiler. El 59% de los jóvenes demandantes de vivienda buscan un arrendamiento, mientras que otro 27% solo busca casa para comprar y un 14% (frente al 16% de 2020) participa en ambos mercados. Pero hay otro dato más apabullante: entre las personas de 18 y 34 años que han alquilado o intentado alquilar como inquilinos una vivienda, la mitad de ellos han tomado esta decisión por descarte.

El hecho de que muchos jóvenes tengan que vivir de alquiler y no tengan cómo acceder a una vivienda es una problemática, y más si la Ley de Vivienda sigue encallada sin dar opciones para un alquiler más asequible. Durante la pasada edición de SIMA, los principales directivos del sector inmobiliario elevaron una petición al Gobierno para que aprovechara dicha ley para recuperar los incentivos a la compra de vivienda.

Pero, igualmente, en el otro lado de la balanza, están también quienes ven las cosas buenas del mercado del alquiler. Hay arrendatarios que se mueven motivados por los valores que siempre se le atribuyen a este mercado: la libertad y flexibilidad que permite (31%) o su facilidad de acceso en momentos de movilidad laboral (30%). Pero incluso un 17% de ellos han escogido libremente esta opción residencial y para los que la compra no entra en sus planes.

Ante este escenario, el Consejo de la Juventud de España explica que “la fórmula menos costosa para efectuar la salida del hogar familiar era la de compartir el alquiler de la vivienda con otras personas. El coste de acceso de alquiler de un piso compartido para una persona joven asalariada supondría destinar el 27,8 % de sus ingresos”.


- Publicidad -