domingo, 19 septiembre 2021 15:35

Banco Sabadell salva de la quema a los clientes de 11 provincias, Ceuta y Melilla

En el plan que tiene Banco Sabadell de cara al cierre de sucursales, hay once provincias en la que la entidad no tiene previsto bajar la persiana, una quema de la que también se salvarán, las ciudades autonómas de Ceuta y Melilla. En el lado contrario, las malas noticias se las llevan los usuarios del banco en las provincias de Barcelona y Murcia, que son las que sufrirán mas cierres de sucursales.

OFICINAS CON CAJEROS

“No va mal tirado. Esa información sale de los sindicatos”. Así se han expresado fuentes de Banco Sabadell consultadas de Merca2 preguntadas al hilo de los cierres de oficinas que tiene previstos, unos cierres que aún tiene que concretar la entidad que preside Josep Oliú.

Barcelona, Murcia, Madrid Valencia y Asturias son las comunidades autónomas donde Banco Sabadell tiene previsto cerrar más oficinas entre 21 y 50. De este `castigo´ está previsto que se libren todas un total de 11 provincias, según el mapa de cierre de oficinas de Sabadell. Lo publicó Cinco Días y en el banco consideran que se aproxima bastante a lo que tiene planteada la entidad.  En total, el banco prevé cerrar este año 320 oficinas, de las que 105 ya se han clausurado y 215 lo harán en octubre. Además, reconvertirá otras 176 en cajas avanzadas, es decir, en oficinas con cajeros que abrirán solo algunos días para operativa básica, según Cinco Días.

TERUEL EXISTE

Hay un total de 11 provincias repartidas por toda la geografía española en la que banco Sabadell no tiene previsto cerrar oficinas. Así, los clientes del Banco en las provincias de Cádiz, Córdoba, Cáceres, Ciudad Real, Cuenca, Ávila, Segovia, Soria, Teruel, Palencia y Cantabria no tendrán problema porque sus sucursales se mantendrán.

La mayoría de estas oficinas son únicas, en el sentido de que se trata de la única sucursal de Sabadell en la provincia, lo cual evita “la exclusión financiera” de los usuarios de Sabadell. En este sentido, es probable que el banco haya tenido en cuenta más cuestiones que las puramente financieras. Las oficinas se suelen cerrar por criterios de rentabilidad, pero el coste reputacional de «desaparecer» de una región es muy fuerte, así que es probable que a la hora de dejarlas en pie hayan pesado criterios de reputación.

CÁDIZ SE MANTIENE

Ahora bien de la quema se salvan provincias con más de una oficina de Banco Sabadell. estaca por encima de todas la provincia de Cádiz, donde seguirán abiertas las 17 sucursales de Banco Sabadell.  Siguiendo con el Sur, en la provincia de Córdoba, donde el banco tiene 7 oficinas. En el norte, destaca la comunidad de Cantabria, donde bajará la persiana a ninguna de las 4 sucursales que tiene y el mismo camino es el que está previsto en la provincia de Ciudad Real (4 oficinas).  En esta parte de España, Ávila, Segovia, Soria y Palencia, provincias de Castilla y León, seguirán disfrutando de la única sucursal que tiene Banco Sabadell en las mismas. Lo mismo sucederá con la provincia de Teruel. En este caso, Teruel sí que existe para el Sabadell, que dejará abierta la oficina. Hay que señalar que Cáceres, Cuenca y Palencia, que tienen dos oficinas, también se salvarán de la quema. Mantendrán en pie sus sucursales.

EL CASO DE MADRID

En este punto, la mayoría de las comunidades en la que está presente Banco Sabadell cerrarán entre una y diez oficinas.  El banco cerrará más de 50 sucursales en las provincias de Barcelona y Murcia, que se llevan la palma en cuanto a cierres (95 y 59, respectivamente). Mientras, en las regiones de Madrid, Valencia, Alicante, A Coruña y Asturias bajará la persiana a un número de oficinas que estará entre 21 y 50.  En este segmento de cierres, Alicante está en cabeza (44), seguida de Madrid, con 38 y Asturias (33).

En Bilbao, Guipúzcoa, Tarragona Girona y la comunidad de Baleares Ibiza, Formentera, Menorca y Palma de Mallorca) dejarán de dar servicio entre 11 y 21 sucursales .

Pese al número de cierres, Barcelona seguirá al mando como la provincia con más oficinas (235). Alicante, se mantendrá en el segundo lugar (115 sucursales) y Madrid, en el tercero (106).

Este cierre de sucursales forma parte del ajuste que emprenderá el banco y que quiere que esté ejecutado a lo largo del primer trimestre del año que viene. Esta reorganización conllevará salidas de empleados del banco mediante un ERE. Esta salidas se unen a las 1.800 pactadas a finales del año pasado. La entidad parte de un plan de casi 2.000 salidas y lo está negociando con los sindicatos.

Con todo este proceso, pretenden ahorrar 100 millones de euros, según viene explicando la entidad que preside Josep Oliú. La meta es superar el 6% de rentabilidad al cierre del plan estratégico 2021-2023. Numerosos expertos apuntan que el banco tiene complicado seguir en solitario con ese nivel de rentabilidad, pero la entidad insiste en que su intención es continuar independiente.


- Publicidad -