domingo, 17 octubre 2021 23:24

España se pierde 10.762 M€ en tributos por la cancelación de El Prat

Las cifras hablan por sí solas. El bloqueo de Pere Aragonès (ERC) a la ampliación de Aena en el aeropuerto de Barcelona-El Prat tiene un impacto muy negativo sobre la economía catalana y por tanto al conjunto de España. Hacienda dejará de ingresar un total de 10.762 millones de euros por el rechazo político a este proyecto, el más importante en Cataluña en décadas.

El presidente de la Generalitat ha escogido la senda contraria a Madrid, líder autonómico del crecimiento en España. Con un Govern completamente dividido por la ampliación de El Prat, se ha elegido el camino de la ruina económica de Cataluña, que corre el riesgo de convertirse en una región sin industria ni interés, mientras Andalucía está levantando el vuelo con una línea aperturista al mercado tras bajar impuestos.

Las consecuencias de la suspensión en El Prat tienen un efecto directo en el empleo, el PIB, la facturación y la recaudación fiscal bajo el punto de vista económico. También Aena está sufriendo en sus carnes este rechazo, con una caída en Bolsa superior al 10% desde los máximos anuales, cuando el mercado esperaba la ampliación. El valor de Aena en el mercado ha caído hasta los 135,45 euros en la jornada del pasado viernes en apenas cinco meses. En total, ha perdido más de 2.100 millones de euros en este tiempo debido a las dudas sobre esta infraestructura, entre otros motivos.

Los datos concretos del análisis económico elaborado por la Universidad de Barcelona y la Cámara de Comercio de la Ciudad Condal sobre la ampliación de El Prat mostraban cifras de esperanza. En concreto, el PIB de España, y especialmente el de Cataluña, junto con la recaudación fiscal autonómica y del país, así como la creación de empleo en Cataluña son las variables directas más perjudicadas por la suspensión.

LA RUINA ECONÓMICA PARA CATALUÑA CON EL APLAUSO DE ERC

Teniendo en cuenta la capacidad máxima del aeropuerto, 72 millones de pasajeros con la ampliación, las obras y la actividad en El Prat supondrían una inyección de 58.171,8 millones de euros directos al PIB de España, con un valor añadido bruto de 28.069 millones de euros y unas rentas salariales de 12.351 millones, para ocupar a un total de 384.022 personas.

Cataluña, por la ubicación de El Prat, sería la principal beneficiada. ¿Qué se han perdido los catalanes con el bloqueo de Esquerra? En primer lugar, una facturación de 48.345,6 millones de euros, de los que 13.274,7 millones son directos y otros 8.538 indirectos.

Pere Aragonés, presidente de la Generalitat
Pere Aragonés, presidente de la Generalitat

Como fuente de ingresos para el turismo, Cataluña ha dejado de ingresar 16.266,4 millones únicamente en ese sector. En el resto de la economía, el impacto de la ampliación habría sido de 10.266,6 millones. Asimismo, Cataluña habría obtenido unos ingresos por rentas de 10.322,2 millones y la creación de 313.100 empleos. Cabe recordar que Cataluña tiene ahora cerca de 400.000 personas en desempleo.

Del total de la fuerza laboral perdida, 54.699 personas hubieran trabajado directamente con la ampliación de El Prat. Para hacerse una idea, la automovilística Seat emplea a 15.000 personas en la fábrica de Martorell. En puestos de trabajo indirecto, Cataluña pierde 51.217 empleos, mientras que se ha permitido el lujo de prescindir de más de 210.000 por la negativa política de ERC.

NI LA ASFIXIANTE DEUDA ES SUFICIENTE PARA CAMBIAR LA POSTURA DE ERC

Esta suspensión también afecta negativamente a las arcas públicas catalanas, ávidas en la búsqueda de ingresos tras una nueva prórroga presupuestaria. Cataluña es la Comunidad con mayor deuda y necesita ingresos para poder continuar con la actividad. De hecho, es la autonomía con el mayor número de impuestos propios, con un total de 15 tras la eliminación de cuatro tributos por su inconstitucionalidad.

La tributación por lLas obras y la operatividad de la ampliación dejarían a España sin unos ingresos de 10.762 millones de euros en el mejor de los casos, de los que 9.024 millones repercutirían directamente a las maltrechas arcas públicas catalanas. Los números se basan en la máxima capacidad del aeropuerto de El Prat tras la ampliación, unos 72 millones de pasajeros.

Cataluña ha despreciado 14.656 millones de euros EN FACTURACIÓN DIRECTA, otros 3.129 millones en rentas y un global de 94.918 empleos

De esta forma, Cataluña dejaría de recaudar solo a través del IVA unos 4.942 millones, otros 1.572 millones por la vía del Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas (IRPF) y otros 2.510 millones por el Impuesto de Sociedades. En caso de alcanzar los 60 millones de viajeros, Cataluña dejaría de ingresar 7.521 millones de euros. De esta forma, según los números del concienzudo análisis, Cataluña se despide de 4.119 millones por IVA, otros 1.310 millones en IRPF y otros 2.092 por el Impuesto de Sociedades.

EL DESPRECIO DE ERC A LA AMPLIACIÓN DE EL PRAT

Además, el impacto para Cataluña sería aún devastador para la economía. Los empresarios, con Foment a la cabeza, han advertido del riesgo de la «ruina de Cataluña» si no se acomete esta inversión. Para empezar, la autonomía dejaría de obtener una facturación directa de 4.024 millones de euros, de otros 2.588 millones de forma indirecta y de más de 8.000 millones por ser un catalizador al turismo y resto de sectores económicos. En total, Cataluña ha despreciado 14.656 millones de euros, otros 3.129 millones en rentas y un global de 94.918 empleos. Todo ello teniendo en cuenta la capacidad máxima.

El efecto es más perverso para España. En total, España dejaría de recaudar 10.762 millones de euros sin la ampliación de El Prat. Casi 5.900 millones por IVA, otros 1.900 por IRPF y otros casi 3.000 millones por el Impuesto de Sociedades.

El rechazo de la ampliación también tiene impacto en el empleo, facturación y crecimiento de Cataluña. Las cifras del informe de impacto económico de la ampliación preocupantes apuntan a unos ingresos de 17.635 millones de euros, 3.744 millones en salarios y un total de 116.419 ocupados.

Asimismo, el coste de la ampliación del aeropuerto de El Prat, unos 1.700 millones de euros, se iba a amortizar en un breve espacio de tiempo. Apenas unos 36 meses. «El incremento anual de actividad económica generada en Cataluña debido al incremento de capacidad del Aeropuerto obtenido a partir de la ejecución del Plan Director, incluso en el escenario más conservador (capacidad máxima anual de 60 millones de pasajeros) supera ampliamente el coste total de la inversión», se destaca en el estudio.

AENA HABRÍA AMORTIZADO LA AMPLIACIÓN DE EL PRAT EN SÓLO TRES AÑOS

Asimismo, El Prat alcanzaría los 72 millones de pasajeros en apenas doce años desde la finalización de las obras. No obstante, los efectos serían visibles a partir del tercer ejercicio. En la segunda ampliación de El Prat, el aeropuerto ha tardado apenas una década en alcanzar los 55 millones de pasajeros, su capacidad máxima actual. No obstante, nunca ha llegado a esta cifra debido a la pandemia. Ahora, las cifras están muy por debajo de esos niveles, pero se espera que se recuperen de cara a 2023 y 2024.

«Sólo harían falta tres años» para compensar los costes de la ampliación y únicamente atendiendo a la facturación directa, subraya el informe. Todo ello en un momento crucial para las arcas públicas catalanas. El presidente de Cataluña ha prorrogado los Presupuestos por la falta de acuerdo con JxCat. Tampoco la CUP está dispuesta ha realizar concesiones para sacar adelante las cuentas. Y es que, en el bloque independentista se mira antes por los intereses de partido que por el bienestar común.

El presidente de la Generalitat se ha opuesto frontalmente a esta inversión millonaria del gestor aeroportuario por intereses exclusivamente políticos ante la cercanía de las elecciones municipales de 2023 y evitar un resurgir de Catalunya en Comú Podem, la formación de Ada Colau y Jéssica Albiach. De hecho, pese a tener el visto bueno en dos reuniones con Aena sobre los planes de la ampliación en La Ricarda, Aragonès se echó atrás debido a la presión sobre su partido tanto de los ‘comuns’ como de la CUP, dos de las formaciones que le disputan parte de su electorado.


- Publicidad -