domingo, 19 septiembre 2021 12:39

Duralex, de la vajilla de la abuela a la de los modernos de Malasaña

Si hay un elemento que nos devuelve a los años 90 esa es la vajilla marrón de Duralex. Esos platos y vasos tan típicos han pasado de generación en generación perpetuando la historia de este ajuar. Durante mucho tiempo estas vajillas transparentes de color ámbar quedaron relegadas a la casa del pueblo de los abuelos y ahora han vuelto a resurgir. Podemos comprarlas en grandes almacenes como Carrefour o Amazon.

Duralex vivió su momento de gloria en los años 70 y 80. Todas las casas españolas disponían de estos platos. Sin embargo, con el paso del tiempo, su furor fue decayendo quedando en el olvido y reduciendo su popularidad a ser un simple ‘meme’. Incluso, estuvo a punto de desaparecer.

Tras años siendo el rey de las vajillas en Europa, cosechando una fama de platos irrompibles, a mediados del año pasado saltó la noticia de que Duralex estaba a punto de desaparecer después de que el fabricante francés se declarase en quiebra. Pero la empresa se resistía a la desaparición y durante meses buscó una solución, una tabla de salvación a la que agarrarse y poder continuar con un negocio de más de 75 años de vida.

La compañía llevaba dos años con problemas de liquidez, pero la pandemia ha sido la gota que ha colmado el vaso. La primera crisis la vivió en 2017, cuando uno de sus hornos se dañó durante su reparación y provocó que la producción pasara a 20 toneladas de vidrio por día, en lugar de las 160 toneladas por jornada habituales.

Duralex puede seguir afirmando que es una compañía que pasa de generación en generación

Esto se agravó el pasado año. En los últimos meses de 2020 la compañía perdió hasta un 60% de facturación, lo que abría un nuevo problema en la empresa. A finales de enero apareció el héroe que Duralex necesitaba para acabar con tantos meses de incertidumbre. Cookware International, el propietario de la marca Pyrex, se quedaba con la empresa de vajillas francesa.

Cookware Internacional pagó 3,55 millones por Duralex, una cantidad increíblemente ridícula para una marca con tanta solera, aunque lógica sabiendo sus problemas. Este precio se debió a que debía ponerse al día con las deudas que tienen los franceses con los bancos y la Seguridad Social, estimadas en 41 millones de euros.

DURALEX, LA VAJILLA MÁS VENDIDA DE AMAZON

Tras la salvación, Duralex ha vuelto a despegar y su icónica vajilla ha entrado otra vez en las casas, esta vez de los más jóvenes. Ahora, los platos de la compañía francesa son los más vendidos de las plataformas de comercio digital como Amazon. Además de por la gracia que pueda tener para los menores de 30 años llenar su alacena con el mismo ajuar que tenían sus abuelos, otro reclamo son sus buenos precios y entrega rápida en casa.

Sin embargo, sí que hay diferencias entre el mítico menaje de antes de los 2000 con el de ahora. Entre los modelos de vajillas más populares en estas plataformas de venta online, destacan, los estampados geométricos, y tonos bicolores. Por su parte, nuestros mayores compraban color verde, o miel, o transparente.

Lo ‘vintage’ está de moda, hasta en la cocina. Toda época pasada fue mejor, o eso es lo que queremos creer una vez va pasando los años y lo único que nos queda de antaño son los recuerdos. Quizás, por eso, Duralex ha conseguido salvarse de la quiebra y resurgir de sus cenizas como el Ave Fénix. Con la nueva edición de platos de la empresa de cerámica francesa no solo han comido y siguen comiendo la generación ‘milenial’ sino que todo apunta a que también lo harán sus hijos y nietas. Duralex puede seguir afirmando que es una compañía que pasa de generación en generación.


- Publicidad -