miércoles, 28 septiembre 2022 6:13

El desgaste de ‘Sálvame’ pasa factura en Telecinco, que pierde su imbatibilidad

El hecho de que las milésimas no computen en el cómputo de las audiencias ha salvado su imbatibilidad a ‘nivel legal’ de Telecinco a pesar de haber sido derrotada por Antena 3, que moralmente ha ganado agosto con las telenovelas turcas como bandera.

Esta derrota está directamente relacionada con la dinámica negativa de ‘Sálvame’, que a partir de hoy pierde una hora diaria en favor de ‘Alta tensión’ tras haber sido derrotado en dos bloques: a media tarde contra ‘Tierra amarga’ y al final de la franja vespertina contra ‘Pasapalabra’.

CRISIS DE ‘SÁLVAME’

El boom de las telenovelas turcas ha agrandado la crisis de ‘Sálvame’, que ha perdido a su bloque más rentable tras la disolución de ‘el eje del mal’ por la muerte de Mila Ximénez, la semiretirada de Kiko Hernández y el enfado con el programa de Kiko Matamoros.

Este último fue atacado el pasado vienes por Jorge Javier Vázquez, que le lanzó varios reproches: «No me gusta la actitud que estás teniendo con Carlota Corredera». El tertuliano se defendió: «Me gustaría hablar con Carlota, pero no la he llamado porque no creo que sea el momento».

Matamoros mostró su enfado ante los ataques de Belén Rodríguez: «Tampoco me gusta que me cosan una ‘N’ de negacionista en la espalda como le hacían con la estrella a los judíos». Y Jorge Javier seguí defendiendo a su compañera: «No es lógico que le quiera endosar el sambenito a Carlota Corredera de que parte de la responsabilidad de la bajada de audiencia es suya, porque es mentira».

El tertuliano reconocía que su relación con Corredera había sido «muy buena. Me he sentido protegido, querido y respetado. Ella sabe manejar muy bien mis teclas. No ha sido fácil. No me he sentido atacado por ella, pero sí por el sesgo del programa. Ella es la que representa en cierto momento la línea editorial».

DESPIDO

Jorge Javier aseguraba previamente en Lecturas que Matamoros «está buscando su despido y poder presentarse así como una víctima del feminismo más radical». Sobre Rocío Carrasco, señalaba: «No es un referente de nada. Es una señora que ha compartido su testimonio, pero no deberíamos colocarla en un lugar en el que ella no ha aspirado a situarse».

Kiko Matamoros ha negado que esté forzando su despido, «nada más lejos de mi intención», y se ha mostrado agradecido a La Fábrica de la Tele tras doce años de relación profesional.

POLÉMICAS

Matamoros ha ejercido el papel de ‘abogado del Diablo’ en varias polémicas del programa. Una de ellas ha sido el despido de Antonio Canales, que se enteraba que no iba a ser renovado por un vídeo emitido por el programa.

«En ‘Sálvame’ exigimos a nuestros colaboradores que den el cien por cien y, por eso, no podemos permitirnos tener en plantilla a colaboradores que no aporten nada. Por ello, por primera vez en la historia de ‘Sálvame’, comunicaremos la no renovación del contrato de uno de los colaboradores. Uno de ellos no ha estado a la altura de un programa como este y tendrá que decir adiós a su silla«, explicaba Telecinco.

Carlota Corredera metía el dedo en la llaga y apuntaba al cantaor: «De 82 días de contrato, Antonio solo ha acudido a trabajar 13 y, a pesar de la duración de cinco horas del programa, suele intervenir una media de cuatro minutos».

Canales se defendía: «No estamos en época de buenas audiencias para el programa. Las estadísticas de Mediaset dejan mucho que desear. Lo que no hay que hacer es hablar a tontas y a locas. Lo que no hay que hacer es un programa aburrido como el que estamos haciendo últimamente. Hay que reinventarse, hay que escuchar a la audiencia para no agotarla. Los directores deben empezar a darle al público alegría y no mirarse el ombligo. Cuando baja la audiencia y la gente hace zapping es porque algo no estaremos haciendo muy bien. Y no seré yo todo el culpable, que llevo tan poco«.

El tertuliano aseguraba que el programa debía «renovar o morir. No canséis a la audiencia más porque Sálvame se va a pique. Lo que tenéis que hacer es reinventarse y darle un poquito de savia al programa porque la está perdiendo. No estoy diciendo nada que sea mentira. Está siendo el peor verano de la historia de ‘Sálvame‘». Habrá que esperar cómo se da el otoño…


- Publicidad -