domingo, 19 septiembre 2021 16:22

En la España vaciada con… Francisco Reynes, el hombre del gas (y la luz) en España

Un año más los directivos de las principales empresas que operan en nuestro país tendrán un verano diferente gracias a MERCA2. El agosto pasado estuvieron en una isla desierta. En 2021 las charlas se trasladan de manera ficcionada a la España vaciada. Con la debida distancia de seguridad y un entorno propicio, qué sería lo que contarían…

Francisco Reynes, presidente ejecutivo de Naturgy, ha sido una de las figuras del 2021. Además, por varias razones. En los primeros meses, porque la compañía captó la atención de todo el país al ser objeto de una opa lanzada por el fondo australiano IFM para adquirir un 22,7% de la misma. Más tarde, porque a medida que el precio de la luz se ha disparado a niveles históricos por culpa, en gran medida del gas, la firma (y el ejecutivo) han aparecido como colaterales. Por último, en un aspecto más técnico al ser la única gran firma energética española que todavía no contaba con un plan estratégico firme, tras varios intentos fallidos.

Así, con tantos frentes abiertos era imposible no querer tener a Reynes en un pequeño lugar apartado para charlar tranquilamente. Y no hay mejor sitio que en una diminuta localidad llamada Riofrío de Riaza incrustada a más de 1.000 metros de altura en el Sistema Central. Aunque la primera pregunta sería obligada: ¿Qué está pasando con la luz? A lo que el ejecutivo con su ya conocida calma reconocería que ha sido la tormenta perfecta, pero a lo que añadiría (con su también reconocido colmillo) de los muchos errores de (principalmente) las administraciones públicas.

NATURGY SE BENEFICIARÁ DEL PRECIO DEL GAS EN EL SEGUNDO SEMESTRE

La transición energética es un hecho. Y seguramente sea más que necesaria, reconocería Reynes, pero sería inevitable que señalase que se ha intentado correr antes de andar. Las pretensiones verdes de las autoridades europeas, también las españolas, han llevado a una situación límite a muchas empresas y, por extensión, también al mercado energético. El precio de la luz es un reflejo de ello. De hecho, el mallorquín podría explicar mejor que nadie ese efecto que llevó a muchos de sus competidores a adelantar su plan estratégico y ha desembocado en uno nuevo también en Naturgy.

Reynes también explicaría que todo ese entramado que ahora ha llevado la luz a precios nunca vistos, no seguirá durante mucho tiempo. Con el paso de los años, esos valores deberán bajar poco a poco hasta volver incluso a ser más bajos que antes, señalaría el ejecutivo. Al fin y al cabo, en el propio plan estratégico que ha dirigido el mallorquín se habla de una vuelta a los niveles prepandémicos de 50 euros por MW/h. Todo llegará, podría añadir, pero hasta entonces lo que tenemos ahora es un verano difícil y un invierno todavía peor.

Aunque no es del todo malo para Naturgy como tal. De hecho, los bajos precios del Gas Natural Licuado, su principal fuente de ingresos a través de su negocio de redes, se habían convertido en un problema para su balance, según señalaban los analistas de Barclays o JPMorgan. Pero no será así en la segunda parte del año. Con los precios en máximos, cada mes parece que escalan unos nuevos, la compañía mejorará sus márgenes en el segundo semestre del 2021. Al menos, eso es lo que dejo entrever Jon Ganuza Fernández de Arroyabe, director global de Controlling de la gasística.

EL RETO DE SEGUIR TRANSFORMANDO LA ANTIGUA GAS NATURAL

Pero para esa vuelta a la normalidad en los precios de la luz, las renovables deben ganar todavía más peso. Y no será así, al menos, hasta 2023 o 2025. De hecho, ambas son las fechas fijas que se ha puesto Reynes para empezar a convertir sus inversiones en energías limpias en un pilar importante para la compañía. Así, según los datos proporcionados durante su última intervención la firma podría doblar el desarrollo de estas tecnológicas durante esos años, hasta alcanzar un récord superior a los 2 GW de construcción más allá del 2023.

El riesgo está en la ejecución. Para JPMorgan la «fuerte competencia» en España y los «actuales cuellos de botella» suponen un reto que pone en duda las cifras de Naturgy. Barclays, por su parte, considera que «la tasa de instalación implícita de más de 2 GW por año no es un desafío considerable para una empresa de servicios públicos integrada». Por lo que Reynes deberá, de nuevo, ser capaz de demostrar que está a la altura de la situación.

Por el momento, se podría decir que sí lo ha estado. Reynes ha logrado transformar a Naturgy con fuerza desde que se erigiese en el mandamás de una compañía llamada Gas Natural. Aun así, el desempeño en los últimos años ha sido más bajo que sus pares y ha tenido que revisar a la baja su pretenciosa política de dividendos. Quizás la batalla por posicionarse en el sector renovable sea la antesala de un salto mayor para el ejecutivo, aunque eso será para una conversación futura.


- Publicidad -