martes, 28 septiembre 2021 4:31

Juan Carlos Escotet tiene la oportunidad de desquitarse con EuroBic

Llegó la hora de la revancha para el presidente de Abanca. Juan Carlos Escotet y la entidad que encabeza tienen la oportunidad de desquitarse de la compra fallida del banco portugués EuroBic. Esta operación se fue al traste el año pasado, pero la entidad lusa está en proceso de venta y Abanca sigue con atención a este banco. En la entidad gallega, por ahora, guardan silencio.

OFERTAS DE COMPRA

En Abanca no se pronuncian sobre Eurobic, pero este banco portugués ha recibido ofertas de compra por parte de Apollo y J.C. Flowers, junto con los postores lusos Novo Banco y el banco de correos CTT, según un informe de Scope Group citado por la agencia Europa Press.

Abanca busca aumentar su escala y está por ver si Abanca reactiva la operación de compra de EuroBic. Por ahora, lo que se ha publicado es que está siguiendo de cerca el proceso de venta del banco portugués.

Hasta la fecha, Abanca ha hecho operaciones en Portugal y con el negocio de bancos portugueses en España, pero, si fructificase, esta compra supondría un subir un escalón más.

CERCA DE 200 OFICINAS

Banco BIC fue constituido en enero de 2008. En 2012 comenzó a agregar la dimensión de banca minorista a los vectores que ya le eran reconocidos: banca corporativa, corresponsal de bancos angoleños y banca privada. Fue en 2017 cuando la entidad cambió su marca a EuroBic.

En diciembre de 2019, EuroBic gestionaba un volumen de negocio de 11.699 millones de euros, con un volumen de crédito de 5.198 millones y unos depósitos de 6.148 millones. Su tasa de morosidad está situada en el 6,4%. En esa fecha ,el número de empleados de EuroBic era de 1.482 y el de clientes era de 266.670, mientras que sumaba 184 oficinas.  

Hay que señalar que la adquisición fallida de EuroBic por parte de Abanca, que se fue al traste el año pasado, fue una operación sobre el 95% del capital.

Bankoa y el negocio español de Novo Banco son sus últimas adquisiciones

Abanca ha realizado varios procesos de integración derivados de operaciones corporativas. La primera fue la integración en 2014 de Banco Etcheverría; en 2017 realizó la compra de Popular Servicios Financieros; en 2018 adquirió Deutsche Bank PCB y compró a Caixa Geral de Depósitos su filial en España: Banco Caixa Geral. El ejercicio pasado Abanca compró Bankoa y en abril de este año anunció la adquisición del negocio en España del luso Novo Banco.

ANÁLISIS DE OPERACIONES

La adquisición de EuroBic fue la primera que se le resistió a Abanca en relación con entidades portuguesas. Este pacto se encontraba sujeto a determinadas condiciones y no salió adelante. Abanca comunicó el 16 de junio de 2020 que «a pesar de haber dedicado importantes esfuerzos y recursos a dicha transacción, se había visto obligada a desistir de la misma al no haberse cumplido las condiciones pactadas a dicho efecto».

Esta acción fallida no desanimó a la entidad, que dejó la puerta abierta a nuevas operaciones en el país luso. Abanca «seguirá analizando operaciones de compra que aporten sinergias a su proyecto en Portugal», indicaron. Este país «cuenta con un proyecto sólido y en crecimiento, con presencia en las principales ciudades y centros económicos, que le ha permitido situarse como la primera entidad financiera en advisory banking», dijeron en Abanca.

ABIERTO A FUSIONES

La ratio de capital de Abanca ha quedado situada en el 17,3% (13,2% es su ratio capital máxima calidad CET1 y el exceso de capital que tiene le permite soñar con una operación que le haga crecer.

Esta posibilidad deriva del exceso de capital que tiene el banco que preside Juan Carlos Escotet y que alcanza los 1.573 millones de euros. La entidad de origen gallego siempre está abierta a explorar “nuevas alternativas que pueda haber en el mercado”, debido a los niveles de solvencia y exceso de capital de la entidad financiera. “Tenemos la costumbre de ver todas las oportunidades que surjan; nos gustan las que estén a nuestro alcance y sean complementaria”, indicó tiempo atrás el número uno de Abanca, Juan Carlos Escotet.

«Es cierto que esas opciones empiezan a ser cada vez más reducidas, pero no dejamos de ver ninguna posible oportunidad, sin perder de vista que nuestra apuesta siempre va a ser tomada en cuenta siempre que sea verdaderamente complementaria, que permita generar sinergias y eficiencia y nos permita mantener nuestro modelo de gobernanza», dijo.

Abanca es consciente de que cada vez hay menos oportunidades interesantes en el mercado

FRACASO CON LIBERBANK

Escotet no se rinde y confía en que se pueda subir al tren de las fusiones y que no se le escape, aunque reconoce que cada vez las opciones son más reducidas.

En 2019 lo intentó, pero no pudo ser. Abanca ofreció entonces 1.700 millones de euros para hacerse con el 100% de Liberbank mediante un canje de acciones con las fundaciones de Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria, y, en teoría, un pago de casi 1.300 millones al resto de accionistas, pero esa propuesta no salió adelante. Se quedó en nada porque se topó con las negociaciones de Liberbank con Unicaja.


- Publicidad -