viernes, 22 octubre 2021 0:14

En la España vaciada con… Abel Matutes Prats: el lujo frente a la crisis

Un año más los directivos de las principales empresas que operan en nuestro país tendrán un verano diferente gracias a MERCA2. El agosto pasado estuvieron en una isla desiertaEn 2021 las charlas se trasladan de manera ficcionada a la España vaciada. Con la debida distancia de seguridad y un entorno propicio, qué sería lo que contarían…

Abel Matutes Prats (CEO de Palladium Hotels Group) llegaría a tierras turolenses a pasar unos días de vacaciones en uno de los pueblos más bonitos de España: Albarracín. La provincia aragonesa es el máximo exponente de la España Vaciada y sus habitantes se rebelan ante esta situación con plataformas y movimientos ciudadanos como Teruel Existe.

Al llegar a Albarracín el empresario, nacido hace 44 años en Barcelona, aunque él se siente balear, recorrería las calles de esta población, que está considerada Monumento Nacional desde 1961 y posee la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes de 1996, disfrutando de sus murallas y del magnífico Castillo del Andador, pensando en la estrategia que está siguiendo el grupo que preside para salir airoso de los efectos de la crisis pandémica que castiga al turismo. Una estrategia centrada en el sector del lujo.

“Esta crisis ha llegado tan fuerte y de forma tan abrupta que lo que ha hecho es que no te puedas adaptar solo con una reducción de ingresos para que no te pegue tan fuerte. Nosotros llegamos a tener cero ingresos”, reconocía hace meses. Ahora las cosas han cambiado, la apertura de varios de sus establecimientos hace que la maquinaria vuelva a ponerse en marcha.

El hotel-discoteca Ushuaia Ibiza Beach, la joya de la corona del negocio, ha retomado su actividad tras 21 meses de parón musical

Junto a su mujer, Linda Scapelotto, visitarían el Palacio Episcopal para contemplar la valiosa colección de tapices flamencos del siglo XVI que se exponen en el museo catedralicio. Mientras, la mente de Abel viajaría hasta tierras alemanas, pensando en el escándalo financiero del Deutsche Bank, que ha afectado de una manera importante al grupo que dirige, con pérdidas de varios millones de euros. Un escándalo producto de una gestión negligente de algunos empleados del banco germano y que le ha hecho perder el sueño más de una noche.

Pasear por Albarracín es como asistir a una clase de historia. En las primeras décadas del siglo XI, esta localidad aragonesa se constituyó como la capital de un poderoso reino de taifa gobernado por la familia bereber de los Banu Razin, de cuyo apellido proviene etimológicamente el nombre de Albarracín.

Abel también procede de una estirpe poderosa. En Ibiza no ocurre nada sin que se entere el clan familiar. El protagonista de este viaje a la España Vaciada es hijo del que fuera alcalde de las isla Pitiusa en época franquista y ministro de Asuntos Exteriores en el Gobierno de José María Aznar, Abel Matutes Juan, y su familia ha extendido sus tentáculos en sectores tales como el bancario, el naviero, el de la construcción, el del ocio y el turismo y, más recientemente, el de la promoción de eventos y producción audiovisual, entre otros.

Durante esa primera jornada en Albarracín, llegaría la hora de comer y el matrimonio Matutes pararía en uno de los restaurantes de la localidad. De entrantes unos platos de queso de la Sierra de Albarracín y de Jamón de Teruel D.O., y como plato principal unas chuletillas de Ternasco de Aragón, todo ello regado con una botella de vino del Bajo Aragón.

Durante la comida, la charla se centraría en la reciente compra por parte del Grupo Hotelero Mexicano RLH Properties del emblemático Hotel Bless Madrid, que seguirá gestionando el Grupo Palladium. Un 5 estrellas situado en el madrileño Barrio de Salamanca, y que reabrirá sus puertas en los próximos meses.

EL DEPORTE, OCIO Y NEGOCIO

Una llamada cortaría la conversación de la pareja. Rafa Nadal, uno de sus socios en la empresa Mabel Capital, le llamaría para fijar una comida próximamente en Madrid, para poder departir sobre los proyectos comunes en Miami y Los Ángeles. En la conversación, cómo no, habría tiempo para comentar el posible fichaje de Mbappé por Florentino Pérez, o de la marcha de Usman Garuba a la NBA. No en vano, ambos son madridistas hasta la médula y el grupo Palladium es el patrocinador principal del equipo de Baloncesto del Real Madrid.

Tras esa conversación, Matutes recordaría su intención de llamar, un poco más tarde, a Pau Gasol, otro de sus socios junto al propio Nadal y a Enrique Iglesias en el proyecto de restaurantes Tatel, para picarle un poco con la marcha de Messi al PSG.

Y es que Abel Matutes Prats es un amante del deporte, especialmente de la F1, del fútbol y del baloncesto. Le debe venir la afición de herencia, ya que su padre jugó al fútbol en el Español mientras estudiaba la carrera, y no debía hacerlo mal porque se cuenta que tuvo ofertas del Real Madrid y del Barça para hacerse con sus servicios, pero él prefirió dedicarse a otras cosas. Una decisión acertada habida cuenta de su trayectoria política y empresarial.

Suena el móvil otra vez y sería el responsable de Ushuaia Ibiza Beach Hotel, la joya de la corona de su larga lista de negocios. Tras la pandemia, el hotel-discoteca de lujo ha retomado su actividad de eventos, tras 21 meses de inactividad musical, con la primera edición de Palmarama: un concepto mediterráneo, inspirado en la isla ibicenca.

Las noches veraniegas que propone el hotel están repletas de árboles, vegetación y texturas selváticas, mientras los visitantes disfrutan de música y artistas internacionales, degustando un menú con la esencia de la cocina mediterránea.


- Publicidad -