jueves, 21 octubre 2021 22:20

Las patronales presionan al gobierno para que cambien su política sobre planes de pensiones

Está por ver cuál será el efecto verano sobre las aportaciones a planes de pensiones, pero las cifras de junio han dejado muy preocupadas a las gestoras y a las entidades financieras. Tanto Inverco como la CECA –y también la AEB se mostraron en contra de la variación del rumbo en materia de planes de pensiones. Ahora están poniendo toda la carne en el asador para que el Ejecutivo modifique el rumbo en las cuestiones relacionadas con el ahorro.

HACHAZO FISCAL

El verano va languideciendo y en las gestoras y las entidades las cabezas pensantes echan humo para ver cómo pueden recuperar la parte del negocio de planes de pensiones que se les ha esfumado. Y es que la aportación a planes de pensiones cayó el 22% tras el ‘hachazo’ fiscal del Gobierno. El Ejecutivo redujo de 8.000 a 2.000 euros la deducción máxima en el IRPF por los planes individuales y el efecto no se hizo esperar: caída brutal de las aportaciones. En concreto, los ahorradores han destinado 390 millones menos a estos productos en el primer semestre de este año. Está por ver qué pasará hasta final de año.

El Ejecutivo redujo de 8.000 a 2.000 euros la deducción máxima en el IRPF y ese cambió ha afectado a las aportaciones

ENTIDADES PERJUDICADAS

Es evidente que esta reducción de las aportaciones perjudica a las gestoras y a las entidades financieras y por ello han vuelto a alzar la voz ante el Ejecutivo. Con esta nueva regulación, el Gobierno ha estimado que en 2022 se ahorrará en beneficios fiscales unos 580 millones de euros, al reducirse el volumen de aportaciones a estos productos. En un cálculo aproximado y teniendo en cuenta un muy conservador tipo impositivo medio de quienes realizan estas aportaciones del 30%, tal y como explicó al diario El País, el consejero delegado de Indexa, Unai Ansejo, “esto supone que los planes de pensiones dejarán de ingresar cerca de 2.000 millones de euros”.

LÍMITE MAYOR

Ante esta perspectiva, Inverco, la patronal de las gestoras de los fondos de inversión, ha propuesto a los expertos del comité de expertos para la reforma fiscal aumentar el límite de aportaciones de los planes de pensiones. Pretende que pase de los 2.000 euros actuales a 5.000 actuales.

Por su parte la CECA ha propuesto revisar los incentivos fiscales destinados a fomentar los productos de ahorro. La patronal de las cajas de ahorro considera que esta revisión debe seguir «las principales pautas de los países de nuestro entorno» con el objetivo de que el ahorro privado «contribuya a la recuperación económica». En este sentido, de modo implícito se refiere a las aportaciones a los planes de pensiones privados.

La CECA ha propuesto revisar los incentivos fiscales destinados a fomentar los productos de ahorro

MANIFIESTO DE ORGANIZACIONES

Las quejas de numerosas organizaciones vienen de lejos. El 24 de noviembre de 2020 un total 18 asociaciones abogaron en un manifestó por mantener el límite fiscal de ahorro individual en 8.000 euros al años. Este texto se hizo público en el marco de Proyecto de Ley de Presupuestos Generales y fue muy crítico con el Gobierno. “En España hay más de 7,5 millones de partícipes en planes de pensiones individuales y casi 1 millón de asegurados en planes de previsión asegurados (PPA) que se van a ver afectados con carácter directo e inmediato por la medida. Muchos de ellos son trabajadores por cuenta propia o empleados de pymes”, dijeron entonces.

Los firmantes de este manifiesto conjunto fueron ADECOSE, AEB, AEDAF, AMAEF, ASCRI, ATA, CECA, CEOE, CEPYME, la Confederación Española de Mutualidades, el Consejo General de Colegios de Mediadores, FECOR, el Instituto de Actuarios Españoles, el Instituto de Estudios Económicos, INVERCO, OCOPEN, UNACC y UNESPA.
El Gobierno pretende por un lado reducir el gasto al haber menos deducciones y potenciar los planes colectivos de empresa.

METAS DE ESCRIVÁ

«Los planes colectivos en España suponen el 3% del PIB, unos 35.000 millones de euros, una cifra bajísima». Estos datos que dio en su día el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, son la base sobre la que se sustenta la posición para fomentar los planes de empleo colectivos. Según Escrivá, en España hay un «infradesarrollo» de los mismos. «Mientras en Bélgica, Francia o Alemania «uno de cada dos trabajadores está en un plan colectivo, mientras que en España son uno de cada seis», recordó el ministro.

Este es el motivo por el que el Gobierno quiere desarrollar los planes de pensiones colectivos para tratar de alcanzar a la mitad de la población ocupada, multiplicando por cuatro su penetración actual, llegando a sumar 9 millones de empleados.


- Publicidad -