jueves, 21 octubre 2021 22:08

En la España vaciada con… Luis Gallego: el plan B de IAG para el futuro

Un año más los directivos de las principales empresas que operan en nuestro país tendrán un verano diferente gracias a MERCA2. El agosto pasado estuvieron en una isla desiertaEn 2021 las charlas se trasladan de manera ficcionada a la España vaciada. Con la debida distancia de seguridad y un entorno propicio, qué sería lo que contarían…

El CEO de IAG, Luis Gallego, llegaría a tierras leonesas como no podía ser de otra manera, en un avión de su compañía procedente de Barcelona, donde habría estado reunido con ejecutivos de Aena analizando el proyecto de ampliación de El Prat.

Tras aterrizar y poner pie en tierra en el aeropuerto leonés, Gallego visitaría las instalaciones del Ejército del Aire, anexas al aeropuerto. El aeródromo militar le recordaría los comienzos de su carrera en el Servicio de Formación de Cuadros de Mando del Ejército del Aire. Toda una vida dedicada a la aviación desde que se graduara como ingeniero aeronáutico en la Universidad Politécnica de Madrid y cursara después un Plan de Desarrollo Directivo en el IESE-Universidad de Navarra.

Viajaría solo, con poco equipaje y con ganas de disfrutar del tiempo, ese tiempo que en la vorágine de la ciudad se escapa de forma precipitada, pero que en la España vaciada incluso puede resultar denso por momentos.

Gallego «tiene un plan B»: sopesará alianzas con otros operadores si Europa no autoriza la compra de Air Europa

Gallego alquilaría una casa rural en La Aldea de la Valdoncina, un pueblo de apenas 80 habitantes del municipio de Valverde de la Virgen, muy cerca del aeropuerto, claro, cómo no.

Cuando llega a la casa rural se relajaría en el salón, pero las preocupaciones asaltan su descanso. La investigación de la Comisión Europea (CE) para determinar si la compra de Air Europa por parte de IAG puede poner en riesgo la competencia le preocupa, aunque espera que todo se solucione con las medidas adoptadas por la compañía.

En cualquier caso, para este asunto Gallego «tiene un plan B», porque IAG es una empresa que toma «decisiones racionales» y sopesará posibles alianzas con operadores en América Latina si la Comisión Europea (CE) no autoriza su compra de la aerolínea española.

Otro pensamiento inquietante irrumpe de repente. Confía en llevarse bien con la nueva ministra de Transportes, Raquel Sánchez, sustituta de José Luis Ábalos, quien había ofrecido públicamente su apoyo a la adquisición de Air Europa por IAG.

Se juega mucho la compañía y el aeropuerto de Madrid Barajas, tal y como él mismo comentó “IAG es la única herramienta para fortalecer el aeropuerto de Madrid, para que pueda competir con los hubs del norte y el sur de Europa, para desarrollar un polo industrial y tecnológico sostenible en La Muñoza, con un negocio de mantenimiento que da empleo a 4.000 personas, y también para reforzar con solidez el aeropuerto de Barcelona».

«El hub de Madrid no es de 360 grados, no mira a Asia y Oriente Próximo; con el volumen actual no tiene posibilidad de hacerlo a corto plazo si no es creciendo en volumen, tamaño y con una aerolínea de referencia en nuestro hub, como tienen todos los grades hubs europeos».

Saldría al jardín de la casa rural y empieza a refrescar, algo insólito en pleno mes de agosto en Madrid, su ciudad natal. En la provincia leonesa, sin embargo, en verano se duerme a pierna suelta. No hay más ruidos que los propios de la naturaleza. Paseando por el jardín recuerda la última junta de accionistas de IAG en la que se aprobó su reelección como CEO del grupo por un año más. En mitad de la calma, la responsabilidad cobra una dimensión más profunda.

A Gallego se le vendrían a la cabeza sus palabras respecto a la posición de la compañía: “IAG entró en la crisis con una posición sólida. El negocio de carga ha sido una tabla de salvación. Iberia es la aerolínea del grupo con mejor comportamiento durante el primer trimestre de 2021 y Vueling ha sido capaz de recortar sus números rojos también durante el primer trimestre de este año”.

Paseando por el jardín, le entra sueño. Sube a su habitación, coge un libro y hojea sus páginas. A Gallego se le cierran los ojos pero, antes de dormirse, quiere ver cómo ha cerrado la cotización de las acciones de IAG.

Después del desplome por el confinamiento se han ido recuperando y eso le afecta especialmente ya que podría llegar a recibir un total de 414.954 acciones de la compañía con consolidación en 2024, en el marco del nuevo plan de retribución a directivos.

Mientras mira su smartphone cae en un profundo sueño. Horas después, los rayos de sol le despiertan: hacía años que no dormía tanto. Son las cosas de la España Vaciada y todos sus lugares con encanto que nos devuelven a nuestra esencia.


- Publicidad -