domingo, 19 septiembre 2021 16:47

En la España vaciada con… Rafael del Pino: Londres y servicios perturban su paz

Un año más los directivos de las principales empresas que operan en nuestro país tendrán un verano diferente gracias a MERCA2. El agosto pasado estuvieron en una isla desiertaEn 2021 las charlas se trasladan de manera ficcionada a la España vaciada. Con la debida distancia de seguridad y un entorno propicio, qué sería lo que contarían…

En el caso de que pudiésemos charlar con Rafael del Pino, presidente ejecutivo de Ferrovial, lo haríamos en Berzocana, localidad cacereña en el corazón de la comarca de Las Villuercas. Aquí, a través de una filial de su patrimonial Rijn Capital, controla inversiones agrarias, entre las que destaca una finca llamada Los Estanquillos.

Saldríamos a pasear con Rafael del Pino por el municipio, y los principales restos arqueológicos que hay, como pinturas rupestres, los castros de época céltica o los puentes romanos, le servirían al directivo como fuente de inspiración para sus propias construcciones. Del Pino se pararía a observar de cerca como levantaron sus obras los romanos, y gracias a sus estudios de ingeniero de caminos, entendería cómo hacían estructuras que han perdurado en el tiempo.

El directivo estaría de vacaciones, bastante tranquilo a tenor de los resultados de su compañía en esta primera mitad de año, donde ha conseguido reducir sus pérdidas y aumentar ligeramente sus ingresos. Quizás le quitaría algo el sueño el no tener todavía vendida completamente la parte de servicios de su compañía, de la que busca dueño.

A Rafael del Pino le gusta acercarse a sus construcciones para aprender de primera mano

Desde su casa en Madrid a esta zona de Cáceres hay tres horas en coche. El responsable de Ferrovial quizás vería con buenos ojos la construcción de algún tipo de infraestructura que le hiciera más ameno y rápido el viaje. Igualmente, este proyecto podría ayudar a estos pueblos de la España vaciada a tener más visitantes, incluso algún visitante se quedaría a vivir en este remanso de paz.

PRESENTE Y FUTURO

Del Pino ya ha cumplido 20 años como presidente de la compañía y 28 como primer ejecutivo (en 1992 fue nombrado consejero delegado de Ferrovial), en una empresa que controla a través de su sociedad holandesa Rijn Capital. Ahora mismo la constructora está centrada en su estrategia de sostenibilidad con vista a 2030. Este plan es el eje central de la compañía, una herramienta que les ayudará a superar los desafíos futuros.

Igualmente, Del Pino busca generar nuevas oportunidades de negocio, a través del cambio en los hábitos de los consumidores. La nueva movilidad, más limpia, eficiente y sostenible ha hecho que la compañía lance dos proyectos: ZITY, un servicio de carsharing eléctrico, y Movo, una aplicación que concentra la oferta de movilidad en la ciudad. Un proyecto difícil de implantar en un pequeño pueblo.

Pero en lo que si tiene experiencia la compañía es en construcción de autopistas. De hecho, la que es la cuarta fortuna de España según Forbes tendría la cabeza durante su estancia en este pueblo en otros países, concretamente los americanos. Aquí, la compañía está inmersa en varios proyectos, como la autopista NTE35W, en Texas, o la ruta del Cacao, en Colombia, y donde está actuando sobre 152 kilómetros.

Probablemente, lo que si le estaría dando dolores de cabeza a Rafael del Pino es la problemática que tiene en Londres, donde la construcción del túnel de Silvertown, que ganó por 2.000 millones, está en medio de una controversia por motivos medioambientales.

Pero ahora, la estrategia pasa por la sostenibilidad. Además, para ello, la compañía apostará por favorecer la igualdad de oportunidades y el talento local. Quién sabe si algún futuro directivo de Ferrovial saldrá de este pequeño pueblo donde Del Pino tiene su finca.

La compañía que comenzó como suministradora de material para Renfe, ha acabado como una de las principales constructoras españolas a nivel internacional. Dejaríamos a Rafael del Pino sumido en sus pensamientos, quizás planeando volver a visitar sus construcciones como solía hacer cuando la movilidad no estaba restringida.


- Publicidad -