jueves, 23 septiembre 2021 20:41

Abanca espera compañero de viaje para encontrar su lugar en el mapa bancario

La entidad de origen gallego ha experimentado un considerable crecimiento de la mano de Juan Carlos Escotet y los distintos procesos  de compra que ha llevado a cabo desde 2014 y que le han permitido que su volumen crezca de modo considerable. Abanca siempre ha ambicionado una fusión de campanillas, pero aún no ha encontrado una fusión que le permita brillar en la constelación de la banca España. Por ahora, lo que luce muy bien es su solvencia.

POSIBILIDADES ABIERTAS

La ratio de capital de Abanca ha quedado situada en el 17,3% (13,2% capital máxima calidad CET1 y el exceso de capital le permita soñar con una operación que le haga crecer.

Esta posibilidad deriva del exceso de capital que tiene el banco que preside Juan Carlos Escotet y que alcanza los 1.573 millones de euros. La entidad de origen gallego siempre está abierta a explorar “nuevas alternativas que pueda haber en el mercado”, debido a los niveles de solvencia y exceso de capital de la entidad financiera. “Tenemos la costumbre de ver todas las oportunidades que surjan; nos gustan las que estén a nuestro alcance y sean complementaria”, indicó tiempo atrás el número uno de Abanca, Juan Carlos Escotet.

«Es cierto que esas opciones empiezan a ser cada vez más reducidas, pero no dejamos de ver ninguna posible oportunidad, sin perder de vista que nuestra apuesta siempre va a ser tomada en cuenta siempre que sea verdaderamente complementaria, que permita generar sinergias y eficiencia y nos permita mantener nuestro modelo de gobernanza», dijo.

Abanca intentó la fusión con Liberbank en 2019, pero no lo logró

SUBIR AL TREN

No obstante, el banquero no se rinde y confía en que se pueda subir al tren de las fusiones y que no se le escape, aunque reconoce que cada vez las opciones son más reducidas. En 2019 lo intentó, pero no pudo ser.  Abanca ofreció entonces 1.700 millones de euros para hacerse con el 100% de Liberbank mediante un canje de acciones con las fundaciones de Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria, y, en teoría, un pago de casi 1.300 millones al resto de accionistas, pero esa propuesta no salió adelante. Se quedó en nada porque se topó con las negociaciones de Liberbank con Unicaja.

El asunto es encontrar un compañero de viaje que esté dispuesto a esta unión. El que puede cuadrar mejor con Abanca es Ibercaja porque, entre otras cosas, contribuiría a reforzar la zona norte, que es de mucho interés para Abanca. La entidad que preside José Luis Aguirre tiene muchísima fuerza en Aragón (375 oficinas) y presencia en La Rioja y Navarra (64), por ejemplo. Además, en Extremadura tiene 94 oficinas, lo que le hace ser muy interesante para Abanca por la cercanía con Portugal. En Galicia, territorio natural de Abanca, Ibercaja tiene seis oficinas y en Madrid, otra región que interesa mucho a Abanca, cuenta con 160 sucursales.

PLAN IBERCAJA

Ibercaja presentó el pasado 14 de abril de abril su nuevo «Plan Estratégico Desafío 2023», un plan “configurado para crecer en banca personal, banca de empresas y seguros, con el objetivo de reforzar su proyecto propio e independiente”. La apuesta del banco es seguir en solitario. En este marco, tiene pendiente salir a bolsa. Tiene una rentabilidad del 8,2,% lo que para muchos analistas le deja en el alambre de cara a que con ese retorno pueda aguantar sin entrar en fusiones.

SUMA BANKOA

Mientras aparece o no ese compañero de viaje deseado, la máquina de Abanca no se detiene. Y es que Abanca tiene pendiente la integración tecnológica de Bankoa, que está prevista para el cuarto trimestre de este año, mientras que la integración contable de Novo Banco se producirá en el último trimestre del año.

«La operación robustece el posicionamiento de Abanca en España, muy especialmente en Madrid, y en segmentos de negocio que son estratégicos para la entidad. Suma a su red 30 oficinas y 3 agencias de empresas, situadas mayoritariamente en el País Vasco».

Además de complementar y aumentar su red en la cornisa norte, la incorporación de Bankoa refuerza segmentos de negocio que son prioritarios como empresas y gestión de patrimonios, y le aporta potencial de crecimiento en líneas como circulante, negocios, consumo y seguros.

ENTRA NOVO BANCO

La adquisición del negocio española de Novo Banco hará que Abanca alcance los 100.000 millones de euros de volumen de negocio. Asimismo, «refuerza su posicionamiento en dos ámbitos de actividad prioritarios: el negocio de banca personal y privada y el negocio de empresas». La compra presenta un bajo riesgo de ejecución y mínimo consumo de capital», indicaron en Abanca.

Novo Banco España aporta un volumen de negocio de 4.287 millones. Dispone de 10 oficinas situadas en entornos urbanos con especialidad en banca personal, privada, de empresas, corporativa e institucional. Cuenta con una plantilla formada por 172 empleados y una red de 102 agentes financieros especializados.

Estas dos son las últimas adquisiciones de Abanca, que ya antes se había hecho con Popular Servicios Financieros, Banco Caixa Geral y la red del Deutsche Bank en Portugal. 

GANANCIAS

Abanca obtuvo en el primer semestre de 2021 un beneficio atribuido de 157 millones de euros, un 18 % más que en el mismo periodo del año pasado.

El crecimiento orgánico le funciona a Abanca, pero a la entidad le gustaría crecer de nuevo de modo inorgánico, pero aún no tiene pareja de baile.


- Publicidad -