domingo, 26 septiembre 2021 18:58

E.Leclerc culmina su giro estratégico: apuesta por la gasolina low cost

E.Leclerc fue toda una revolución en España hace apenas cuatro años. Sin embargo, la burbuja francesa se pinchó, y su presencia en el país como supermercado es cada vez más pequeña. Es por eso que la compañía francesa ha decidido fomentar su plan B: las gasolineras low cost.

La cadena E.Leclerc decidió apostar por las gasolineras como una vía de fidelizar clientes. Año a año se fue convirtiendo en una de las elegidas por los consumidores para repostar sus vehículos gracias a sus bajos precios. Tanto es así que, este año, la Organización de Consumidores y Usuarios ha realizado un estudio sobre el precio de la gasolina en España donde ha salido muy parada.

En este informe, E.Leclerc se posiciona la quinta de la tabla gracias a sus bajos precios. Pero, ¿cuál es el objetivo? Muy simple, la francesa, al igual que el resto de cadenas de distribución, buscan mediante esta bajada de precios atraer a los clientes a sus establecimientos. Es por eso que junto a los supermercados fundados por Édouard Leclerc, se encuentran supermercados como Alcampo, Eroski o Carrefour.

La gasolina que proporciona la tienda francesa es de buena calidad. Además, la mayoría de estaciones cuentan con personal que administra el crudo. Su disponibilidad es inmejorable, están abiertas 24 horas. Una de las ventajas con las que cuenta E.Leclerc es que poner un punto de recarga en su parking no les supone un gran coste. Sin embargo, los beneficios que pueden sacar de él son bastante altos.

Con los bajos precios de la gasolina, E.Leclerc busca atraer a los clientes a sus establecimientos

Sus gasolineras suponen una gran competencia para empresas del sector como Repsol o BP, ya que, si en la zona hay una de cada, los consumidores van a preferir casi siempre repostar en las de E.Leclerc por el ahorro que les supone. Esta es la baza que le queda a la cadena para sobrevivir en España.

ESTADO DE SUS SUPERMERCADOS

En la cara opuesta de la moneda se encuentra su negocio con los supermercados. La compañía francesa lleva más de dos décadas y, aunque hace unos años vivió su época gloriosa en nuestro país, ahora toda esa luz se ha esfumado. Cada vez cuenta con menos centros en nuestras comunidades.

Sin lugar a dudas, el mejor año para E.Leclerc fue 2018 cuando fue escalando posiciones en el ranking de supermercados e, incluso, superó a Mercadona en la categoría de ventas por tienda. Según los datos de LZ Retailytics de aquella época, las tiendas francesas lograban una facturación media anual de cerca de 21 millones de euros.

Sin embargo, su talón de Aquiles siempre fue Madrid ciudad. A los cuatro años de desembarcar en la capital, E.Leclerc tuvo que cerrar sus tres tiendas: Vallecas, Carabanchel y Alcobendas. De hecho, por este último, la cadena francesa se ha tenido que enfrentar ante los tribunales por impago, según denuncian los dueños de La Gran Manzana de Alcobendas. Los motivos del cierren de los tres establecimientos, según la empresa en un comunicado que lanzó en 2016, fueron porque a pesar de los esfuerzos realizados, los resultados obtenidos en los últimos ejercicios no hacían viable su continuidad.

En su mejor época, E.Leclerc contaba con 17establecimientos en España. Actualmente este número se ha reducido y tiene 13 hipermercados en España, repartidos en diez provincias de siete comunidades autónomas. El compromiso de la empresa incluye la obligatoriedad de ser los más baratos de la zona. Sin embargo, ni con este lema consiguen crecer. Quizás con el hándicap con el que los franceses no contaron fue con la competencia en el sector del descuento, liderado por Mercadona o su compatriota Carrefour.


- Publicidad -