domingo, 19 septiembre 2021 16:03

Abertis se enfrenta al difícil negocio de los peajes en España

Para algunas compañías, la vuelta a la normalidad todavía se hace esperar. Es el caso de Abertis, que todavía no ha visto que sus cuentas regresen a niveles anteriores a la pandemia. Si bien durante el primer semestre de este año ha tenido unos ingresos de 2.260 millones de euros, en comparación con el mismo periodo de 2019 esto implica una caída del casi 13%, ya que sus ingresos fueron de 2.596 millones.

La compañía participada por ACS y la italiana Atlantia ha visto mermados sus beneficios en todos los sentidos. En todos los países en los que está presente obtuvo pérdidas respecto a 2019, excepto en EE.UU. y México, donde entró el pasado año. Es más, gracias a estos dos países los resultados de América son mejores que los de 2019. Por otro lado, Francia, el país que le reporta mayores beneficios, generó unos ingresos de 752 millones frente a los 869 millones de 2019.

Asimismo, y según la compañía, su ebitda se disparó un 40% en 2021 respecto a 2020, hasta los 1.554 millones de euros. Esto es debido a la mejora del negocio operativo, que aportó 352 millones adicionales, y a la consolidación de las compras que acometió el año pasado en México y Estados Unidos. Sin embargo, respecto a 2019, su ebitda sufrió un retroceso del 12,9%, ya que en ese año fue de 1.784 millones.

En el caso de las carreteras españolas, las pérdidas son mayores. Ha pasado de generar unos ingresos de 714 millones de euros en los primeros seis meses de 2019 a obtener 459 millones en el mismo periodo de este año. Esta caída se debe sobre todo a la finalización de la segunda concesión española que más beneficios le aportaba: los 468 kilómetros de las autopistas AP-7, entre Tarragona y Alicante, y la AP-4, entre Sevilla y Cádiz, que gestionaba a través de Aumar.

La compañía ha iniciado ere debido a la finalidad de la concesión en dos autopistas

Estas dos autopistas le reportaron unas pérdidas agravadas por las restricciones a la movilidad. Igualmente, esto se suma se suma la pérdida de algunas concesiones en tramos de autopistas como la AP-7, la AP-2 y las C-31, C-32 y C-33, previstas para finales del próximo agosto.  

Esto último ha provocado también que la compañía haya iniciado ERE entre los trabajadores de sus servicios de autopistas de peaje en Cataluña. Las gestoras de estos peajes, Acesa, Invicat y Autopistas España, ya anunciaron el inicio de las negociaciones para despedir a 348 personas, justificándose en la finalización de concesiones. Igualmente, en febrero y junio del pasado año efectuó dos ERE a 300 trabajadores, en los que alegó el descenso de facturación provocado por el descenso de la movilidad.

En algo menos de dos años, Abertis ha dejado de gestionar los activos que más rentabilidad le proporcionaban en su cartera.

OPTIMISMO MODERADO EN ABERTIS

La compañía se muestra optimista con los datos publicados respecto al primer semestre de 2021, ya que, comparado con el primero de 2020, arrojan unos ingresos de 2.260 millones de euros en los seis primeros meses, un incremento del 26% respecto al mismo periodo del año. Pero hay que destacar que la declaración del estado de alarma a partir de marzo, y las consecutivas restricciones a la movilidad, provocaron que el tráfico por carretera fuera prácticamente nulo.

Para la compañía, el tráfico nacional se incrementó un 27,4% respecto a los primeros seis meses de 2020, cuando las restricciones adoptadas para contener pandemia afectaron gravemente a la movilidad. Pese a este crecimiento, las autopistas de Abertis en España todavía registran un tráfico un 20,6% inferior al anterior a la crisis sanitaria.

AUTOPISTAS AMERICANAS

En cuanto a las concesiones que mantiene en países americanos, cabe destacar principalmente las de EE.UU. y México. Son las dos únicas que han crecido en este último año, ya que en 2019 la compañía no las tenía en su cartera.

En México opera a través de Red de Carreteras de Occidente (RCO), de la que tiene un 51,3% adquirido por 1.500 millones el pasado año. Los ingresos en este país fueron de 207 millones, un aumento del 24% respecto a 2019. RCO controla cinco concesionarias que gestionan 8 autopistas y suman 876 kilómetros en total. Su red de autopistas es una de las más importantes en México y conforma el eje vertebral viario en la región centro-oeste del país.

Por otro lado, en EE.UU., Abertis cerró la compra del 55,2% de Elizabeth River Crossings, compañía que gestiona dos túneles y una autopista libre de peaje en el Estado de Virginia, por 1.000 millones de euros. Las autopistas de la compañía en Estados Unidos registraron un crecimiento del 18,7% en la primera mitad del año.


- Publicidad -