lunes, 18 octubre 2021 3:27

Desistimiento, revisionismo y crisis

Titulares como ‘Sánchez ignora las medidas sanitarias que pactó en el congreso’; ‘Sin dosis suficientes para lograr la inmunidad que prometió Sánchez’; ‘Holanda pide supeditar los fondos a que España cumpla las reformas’ o ‘La UE reclama a España un CGPJ elegido por los jueces’ conforman un cuadro ante el que solo podemos reaccionar emulando «la expresión de profunda angustia» que Edvard Munch transmitió de manera excepcional en ‘El Grito’.

Pedro Sánchez comenzó a mediados de mayo una cuenta atrás hacía la denominada «inmunidad de rebaño» -70% de la población con la pauta de vacunación completa- que se alcanzaría el 18 de agosto.

Pero, según el Ministerio de Sanidad, ayer todavía nos faltaban 20 puntos para alcanzar el porcentaje prometido por el Gobierno. Un dato que se conoce cuando las dosis enviadas a las comunidades autónomas se han reducido a la mitad y en algunas, como Madrid, se han tenido que suspender la administración de primeras dosis por falta de stock.

Será esta la razón por la que el presidente Sánchez dejó hace semanas de hablar de la inmunidad de rebaño para hablar de otro de sus mantras: la recuperación.

Cree el presidente que los 9.000 millones de euros que ha desbloqueado la Unión Europea, y que solo suponen un tercio del dinero que Sánchez anunció que llegaría en 2021, van a poder compensar una deuda pública de 1,41 billones de euros que supera el 125% del PIB, el porcentajo más alto en 140 años.

Cree el presidente que la crisis de gobierno hará olvidar a los españoles que durante el mes de junio y julio las subidas del precio de luz han sido históricas. Sin ir más lejos, esta semana llevamos varias dignas del ‘Libro Guinness de los récords’.

Cree el presidente que debates maniqueos sobre sucesos que tuvieron lugar hace 80 años, y que la Transición Española superó de forma ejemplar, van a ocultar que ha incumplido el 81% de las medidas sanitarias incluidas en los Pactos de Reconstrucción firmados en 2020.

Pero hoy todo el mundo es consciente que «el emperador va desnudo» y que nada de lo que dice Sánchez es cierto.

Los españoles son conscientes de que ha desistido de luchar contra la pandemia y, lo que es más grave, ha negado a comunidades autónomas y entidades locales los medios necesarios, tanto jurídicos como económicos, para que puedan combatir eficazmente el virus y la crisis económica generada por la pandemia y agravada por el gobierno de PSOE y Podemos.

Los españoles son conscientes de los más de 5,6 millones de españoles registrados en las oficinas de empleo o sujetos a un ERTE y de los 2 millones que acuden cada día a las colas del hambre.

Y Europa es también plenamiente consciente de que este gobierno sólo centra sus energías en reinventar el pasado para -como adevertía Orwell en su obra ‘1984’- controlar el futuro, someter la justicia a su criterio e implantar un nuevo régimen a través de leyes como la de Memoria Democrática, la de Seguridad Nacional o la fallida reforma del Consejo General del Poder Judicial.

La advertencia de Holanda y que lo ùnico que la Comisión Europea señala como positivo de España -en su informe sobre el estado de derecho en la unión- son señales de que Europa no se fía de este gobierno mentiroso y sectario.

Una preocupación y unas advertencias que ponen en riesgo que los fondos de recuperación lleguen a España y por tanto, nuestra única oportunidad de salvarnos mientras Sánchez siga al frente del gobierno.

(*) Antonio González Terol, vicesecretario general del PP


- Publicidad -