sábado, 31 julio 2021 8:37

Las Damas Apostólicas de La Habana traban un pelotazo inmobiliario en Madrid

Cuando las monjas de la Habana dejaron el Noviciado no se imaginaban la que se formaría. La que había sido su casa desde 1930 se convertiría en un edificio en tierra de nadie, comprado por una constructora que tiene que pensar muy bien sus siguientes pasos debido a su declaración como Bien de Interés Patrimonial.

Global Alchiba, perteneciente al Grupo Moraval, la compró por casi 40 millones e Ibertasa la valoró en 70 millones. Según los últimos precios del metro cuadrado proporcionados por Gesvalt, la superficie construida está valorada en 24.940.000 de euros. Pero este precio puede variar debido a la finalidad para la que sea construida, lo que existe en el suelo ahora mismo y, sobre todo, a si es un Bien de Interés Patrimonial, lo que hace que aumente el valor del inmueble.

Además, debido a esta declaración, los planes de la compañía cambiarán, lo que provocará un desembolso mayor, a lo que se le añade las pérdidas desde que compraron el terreno el valor patrimonial ha caído. Para Alejandro Corral, profesor de derecho administrativo de CEU, “la empresa que lo haya comprado podrá hacer las actividades económicas que estime oportunas en el edificio, pero en ningún caso podrá es modificar fachada o aspectos externos”. Por ello, el desembolso de la empresa no será menor. “La inversión no es baladí, es bastante importante” destaca Corral.

Igualmente, la vigilancia por parte de la Comunidad de Madrid será férrea. “Pueden ir inspectores para que se cumplan los criterios, va a haber una intervención por parte de la Comunidad de Madrid para que eso se respete, y si no cumples los criterios, estás sometido al régimen sancionador” apunta Corral, que añade: “Cualquier reforma que hagan estará controlada y supervisada por arquitectos de la comunidad. Habrá que ver también el plan de ordenación urbana del ayuntamiento de Madrid”.

NOVICIADO DE LAS DAMAS APOSTÓLICAS

El Noviciado de las Damas Apostólicas, sito en Paseo de la Habana, 198, inició sus obras a finales de 1928, que fue declarado protegido por “por sus características arquitectónicas, por ser un ejemplo tardío pero significativo del estilo neomudéjar desarrollado en el período de la Restauración Borbónica” según el decreto del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Cuando Global Alchiba lo adquirió, el edificio no estaba protegido, lo que hizo que se iniciaran las obras. Pero la presión vecinal paralizó las obras. Ahí se inició una batalla entre los vecinos, que defendían que el Noviciado era un bien protegido, y la promotora, que argumentaba que en la venta por parte de la congregación no constaba que fuera patrimonio histórico.

el noviciado se encuentra en una estado de conservación deplorable debido a su abandono

Cuando el tribunal de Justicia se pronunció sobre el tema, declararon en un primer momento con Bien de Interés Patrimonial al Noviciado, sin contar los jardines. Pero posteriormente, en enero de 2020, declaró Bien de Interés Patrimonial a toda la parcela, incluyendo los jardines.  

Actualmente, el Noviciado se encuentra en un “mal estado de conservación, con los espacios interiores muy transformados, alteraciones de algunos huecos de ventanas en el cuerpo de la iglesia y zonas completamente demolidas en fecha reciente que afectan aproximadamente al treinta por ciento de las fachadas”, según apunta el decreto de la comunidad.

Estas zonas demolidas corresponden a cuando la empresa propietaria introdujo excavadoras para comenzar el derribo del edificio. Pero esto duró unas horas, literalmente, ya que la presión vecinal en defensa de este singular edificio hizo que acudiera la policía y paralizara las obras hasta nueva orden.

OTROS PROYECTOS

Recientemente, el propietario del edificio, Grupo Moraval, sigue sus inversiones en el sector de las residencias de estudiantes. Junto a la compañía sueca EQT ha creado una sociedad conjunta para invertir hasta 500 millones de euros para el desarrollo de nuevos activos. Ya tienen dos proyectos en marcha, dos residencias de estudiantes en Sevilla y Málaga, que tendrán capacidad para 1.500 camas, pero siguen buscando nuevos proyectos.

El Grupo Moraval es uno de los principales actores españoles en el sector de las residencias de estudiantes. Entre proyectos acabados y los que tiene en marcha hasta el próximo año, suma un total del 30% de camas en residencias en toda España.


- Publicidad -