martes, 28 septiembre 2021 18:56

Los humanos sueñan con las terrazas: digital vs. necesidades humanas

Los meses de encierro en casa, las limitaciones para estar con familiares y amigos, así como las restricciones de horario han sido un paréntesis en la tendencia de los españoles, que muestran en cada paso hacia la nueva normalidad el gusto por acudir a los locales en compañía para disfrutar de buenos momentos. La pandemia que asoló a toda la población en 2020 fue una catástrofe de proporciones bíblicas que no sólo hizo tambalear los cimientos de la sanidad y la sociedad, sino que puso en jaque a toda la economía, provocando que las empresas tuvieran que mirarse en un espejo y empezar a tomar decisiones que marcasen un nuevo rumbo en sus estrategias sin importar el sector al que perteneciesen.

La necesidad de adaptarse a esa nueva realidad casi obligó a la aceleración de la digitalización a pasos agigantados: según el informe “La sociedad Digital en España 2020: El año en que todo cambió”, elaborado por Telefónica, el tráfico de datos en España durante el confinamiento incrementó un 47% y con él todos los sectores digitales: la hostelería encontraba su salvavidas en las aplicaciones de Delivery, que doblaban sus propias cifras con resultados sin precedentes en la segunda mitad de 2020: según el índice MPIx elaborado por Smartme Analytics, el 38% de la población utilizó alguna app de delivery el año anterior, haciendo crecer así en un 60% este sector que palió el desplome del sector de la restauración, animando a la restauración a ofrecer un servicio a domicilio de calidad, abriendo dark kitchens y desarrollando o mejorando apps propias.

En otros sectores también pudo verse la aceleración de la digitalización: la educación pasó de las aulas a las pantallas, se instauró el teletrabajo (algunos dicen que para quedarse), las suscripciones a plataformas de streaming como Netflix sufrieron un aumento de más de 15 millones de suscriptores durante el confinamiento  (según informes de la propia compañía) y según el último informe de Hootsuite y We Are Social, en España ya hay más de 37 millones de usuarios en redes sociales en España, los cuales acceden a ellas de manera más asidua como placebo a la necesidad de contacto físico ante el distanciamiento social.

Si bien es cierto que todos estos datos podrían haber resultado determinantes en cuanto a los nuevos hábitos de consumo de los españoles, sin embargo, la reactivación de la hostelería con la desescalada y la flexibilización de las medidas de confinamiento, demostraron que el consumidor prefiere el entorno físico, lejos de las pantallas, fuera del hogar.

Ejemplo de todo ello es el aumento que sufrieron las reservas online en restaurantes sólo a finales del año pasado: un 63% según datos ofrecidos por TheFork (ElTenedor), recogido de las estadísticas de su propia aplicación, una de las más utilizadas en este ámbito. Otro ejemplo de las ganas que teníamos todos de volver a la vida tras el fin del estado alarma es la venta de cerveza en los establecimientos de Restalia Holding (100 Montaditos): solo en España, en el mes de mayo, se sirvieron más de dos millones y medio de cervezas entre sus clientes. Y es que, lo que está claro, es que en España tenemos mucho por lo que brindar, y los españoles somos más de vivir las historias que de verlas.


- Publicidad -