lunes, 27 septiembre 2021 8:59

BBVA Research: el acelerón del crédito al consumo llegará en 2022

La economía española va a ir muy bien este año y el que viene, pero el crédito va a tardar en crecer. En el caso del los préstamos al consumo, este tipo de financiación no va a tomar velocidad de crucero hasta el año que viene, según previó el director de BBVA Research, Jorge Sicilia.

BBVA ha hecho una fotografía optimista sobre la economía española en el informe “Situación España”, si bien conserva ciertas cautelas.

MEJORA GLOBAL

El PIB global crecerá el 6,3% en 2021 y el 4,7% en 2022, impulsado por la reapertura económica, la creciente vacunación y los estímulos de política económica y en España, BBVA Research revisa al alza la previsión de crecimiento del PIB en 2021 hasta el 6,5% como consecuencia de un primer trimestre mejor de lo previsto y un avance en el 2T21 mayor que lo esperado hace tres meses.

“El fin del estado de alarma, la flexibilización de las restricciones, y el progreso en la vacunación, entre otros, han permitido un adelantamiento del consumo privado, principalmente en servicios”, señalan en el servicio de estudios de BBVA.

RIESGOS EXISTENTES

Para 2022, el crecimiento de la actividad podría alcanzar el 7%. “El control de la enfermedad, la utilización del ahorro embalsado por las familias, la llegada de los fondos NGEU, las medidas de impulso del BCE y una elevada capacidad productiva sin utilizar estarían detrás del repunte”, señalan, agregando que “existen riesgos al alza a corto plazo en la medida en que se mantenga la enfermedad bajo control. A medio plazo, el sesgo dependerá de la agenda de reformas de los próximos meses y de la rapidez y eficiencia en la ejecución de los fondos europeos.

Pese a la mejora económica prevista para España de cara a este año, con un aumento del PIB del 6,5%, el crédito no va a subir de modo destacado. Es más, puede que haya un estancamiento del mismo al cierre de 2021. Es la previsión que maneja BBVA Research. “Se está utilizando el ahorro de la crisis para el consumo y, en vista del comportamiento de los tres últimos meses, en BBVA prevemos un entorno de estancamiento del crédito para final de año”, apuntó el economista jefe para España en BBVA Research, Miguel Cardos.  Esta valorackión la hizo Cardoso en la rueda de prensa posterior a la presentación de una nueva edición del informe  “Situación España”, un documento sobre las previsiones de cara al tercer trimestre de este año.

FACTORES INFLUYENTES

Uno de los factores que más está influyendo en que el crédito no pegue un acelerón es que “el consumo de bienes duraderos no se está recuperando, en particular la venta automóviles”, según  señala el economista jefe para España en BBVA Research, Miguel Cardoso.

Este experto de BBVA apuntó como una de claves para el aumento del crédio al consmo el Plan MOVES III, que repartirá 400 millones de euros -ampliables a 800 millones- en ayudas directas para la movilidad sostenible. Según Cardoso, este plan podría hacer que “se incremente la necesidad de crédito durante los próximos meses, pero no va a ser suficiente para que el crédito tenga un crecimiento suficientemente elevado”.

SIN CAMPANAS AL VUELO

El servicio de estudios de BBVA no lanza las campanas al vuelo en esta materia pese a que estima que el consumo privado va a mejorar considerablemente este año en relación a la caída de 2020 y también el ejercicio que viene.

Frente a la disminución del 12,1% que experimentó el consumo el año pasado, BBVA Research prevé que el consumo aumente un 7,4% este año y un 6,7% en 2022, pero el despegue del crédito al consumo no tendrá lugar en 2021 sino que habrá que esperar al año que viene, un ejercicio en el que BBVA estima que el PIB español crecerá un 7%.

DATOS PASADOS

En relación con los préstamos para consumo, hay que tener en cuenta de dónde se viene. Las nuevas operaciones de financiación para préstamos personales cerraron 2020 con una caída del 26,6%, con 26.599 millones de euros prestados, frente a los 36.237 millones de un año ante y 2021 no empezó mejor: la  concesión de este tipo de préstamos cayó en enero de este año un 36,5% frente a enero de 2020 y en febrero se redujo un 32%.

Marzo fue un mejor mes y la producción nueva de créditos aumentó un 37% en términos interanuales. Habrá que esperar a ver la evolución con la que se cierra el primer trimestre, pero lo que es seguro es que los vaivenes de la pandemia crean incertidumbre y eso hace que la gente sea más proclive a ahorrar y a aplazar decisiones de compra,  lo cual acaba afectando al consumo y, por ende, a una de las vías para el mismo: la financiación.

Otro obstáculo para el crédito al consumo puede venir de los créditos hipotecarios, ya que ese ahorro existente puede utilizarse directamente para el consumo o se dé para el crédito hipotecario, según dijo el director de BBVA Research, Jorge Sicilia, que resaltó que las hipotecas están creciendo de modo fuerte.

Para Sicilia, la demanda de bienes duraderos hace pensar que este año no será el de la velocidad de crucero de los préstamos al consumo, que va a ser débil, pero sí se acelerará el crecimiento del crédito consumo el año que viene.

Una de las incógnitas que queda pendiente es la relativa a la morosidad. La mora, a nivel general está en el 4,46%.


- Publicidad -