jueves, 21 octubre 2021 22:11

‘Golden visa’, refugio inmobiliario para inversores extranjeros

La ‘golden visa’ es un instrumento utilizado por algunos inversores extranjeros para conseguir la nacionalidad española. Preferentemente, siempre han sido inversores latinoamericanos, por la ventaja de conocer el idioma. Fue implantado en nuestro país en 2013, como un intento de atraer capitales foráneos, y las nacionalidades predominantes han ido variando. Entre las que más destacan están los inversores chinos, estadounidenses y rusos.  

Este permiso de residencia es posible conseguirlo mediante tres supuestos. Primero, por una inversión en títulos de deuda pública por un valor igual o mayor a dos millones de euros, o por una inversión en acciones o participaciones de una empresa española por valor de un millón de euros. Segundo, por la adquisición de bienes inmuebles con una inversión superior a 500.000 euros. En tercer lugar, es posible conseguirla mediante un proyecto empresarial de interés general desarrollado en España.

Pero el pasado año esta ley sufrió una reforma que abrió la puerta a los inversores que buscaban construir su propia casa en el terreno comprado previamente. Una decisión de un juzgado estimó que el inversor puede conseguir la ‘golden visa’ “mediante la construcción o promoción de un inmueble sobre una parcela o terreno previamente adquirido mediante compraventa”.

Igualmente, no solo consigue la nacionalidad el inversor, sino sus familiares que les acompañen o estén con ellos en España. Esto ha provocado que numerosos jóvenes chinos estén estudiando en universidades españolas o europeas, ya que la ‘golden visa’ no se limita a España.

Portugal ha sido otro de los países que ha adoptado esta medida para conseguir inversión extranjera. Pero nuestro vecino exige una inversión mínima de 280.000 euros, en comparación con nuestro medio millón. Si bien las condiciones son iguales que en el caso español, el país luso ha querido poner límites en estos últimos meses. La ‘golden visa’ no se concederá al comprar una vivienda en Lisboa, Oporto o el litoral del país. Así, el ejecutivo quiere combatir los altos precios de la vivienda y concentrar la inversión en el interior del país.

NÚMERO DE VISADOS CONCEDIDOS

Desde su puesta en marcha en 2013 por el ejecutivo de Rajoy, el número de visados concedidos a través de esta ley han sido de 24.534. Solo en 2019, el total fue de 8.061. Pero el pasado año, debido sobre todo al coronavirus, hubo un descenso en la concesión de estos permisos de residencia. Hasta el 31 de mayo, el Gobierno otorgó 113 visados, frente a los 285 entregados en el mismo periodo de 2019. En cuanto a los países, China y Rusia fueron los que más notaron el descenso.

los inversores no comunitarios que pueden solicitar la ‘golden visa’ han reducido su peso

Según el informe anual de Registradores de la Propiedad “las restricciones de movilidad derivadas de la crisis sanitaria han provocado una mayor intensidad en el descenso que se venía observado durante los últimos años en el peso de compra de vivienda por extranjeros”. Así, en 2020 solo un 11,32% de las compras de viviendas correspondieron a extranjeros, mientras que en 2019 fueron un 12,61% del total.

Igualmente, el pasado año las compras por parte de extranjeros (comunitarios y no comunitarios) con un importe superior a los 500.000 euros fueron el 6,96%. Este resultado supone un nuevo incremento, ya que desde 2015 el aumento es constante. La serie completa arroja una clara tendencia ascendente, aunque de escasa cuantía. Esto también puede ser debido al crecimiento del precio medio de la vivienda en España, al margen del interés de los inversores por acogerse al permiso de residencia.  

Pero, sin embargo, los inversores no comunitarios que pueden solicitar la ‘golden visa’ han reducido su peso dentro del total, ya que en 2019 representaban el 36,12% (en 2018 eran el 34,89%) de las compras de extranjeros de viviendas con importe superior a 500.000 euros. Por tanto, no parece indicar que exista una intención creciente a través de la medida.

Del total de compradores extranjeros de vivienda con importe superior a los 500.000 euros, el 65,72% ha correspondido a comunitarios y el 34,28% a no comunitarios. Estos últimos son precisamente los que pueden acogerse al permiso de residencia ya que los ciudadanos comunitarios, por el hecho de serlo, ya cuentan con el permiso de residencia.

Por lo que respecta a la compra de vivienda con importe superior a 500.000 euros, las comunidades autónomas que han alcanzado mayor peso durante el último año han sido las Islas Baleares (24,83%), la Comunidad de Madrid (12,24%), Andalucía (10,19%) y Cataluña (8,07%).


- Publicidad -