lunes, 27 septiembre 2021 8:15

Los españoles se hacen trampas al solitario con las hipotecas

¿Qué tal? Todo bien. Esta frase tan española esconde muchas veces situaciones complicadas que la gente no quiere reconocer. Con el pago de las hipotecas pasa lo mismo cuando uno baja al detalle. Y es que solo el 13% de los españoles dice tener complicaciones para afrontar el pago de las cuotas de las hipotecas cuando más de la mitad de los residentes en España, el 53%, llega justo o con dificultades a fin de mes según el CIS. Hay otro punto con el que los españoles se siguen engañando: pensar que la vivienda siempre va a subir de precio. Esto se refleja en una encuesta de ING TFI Consumer Research.

BURBUJA INMOBILIARIA

Recientemente han aparecido varios informes en los que se trata el tema de la vivienda y el pago de la misma y hay cuestiones sobre las que se ha respondido que pueden ser perfectamente sacadas de una encuesta sacada en plena burbuja: los españoles casi no tienen problemas para pagar la hipoteca y la vivienda siempre sube de precio.

Uno de estos estudios señala que la situación más común de los españoles en cuanto a vivienda es la propiedad con hipoteca (35%), seguido de la propiedad sin hipoteca (31%) y el alquiler (21%), según la encuesta “Housing & Finance” de ING TFI Consumer Research.

SUELDOS Y VIVIENDA

Los españoles que han adquirido una vivienda en propiedad tienen que dedicar íntegramente el sueldo bruto de 6 años a pagar la hipoteca de su vivienda comprada en 2020, es decir, 0,2 años menos que en el año 2019 (6,2 años), según el estudio «Relación de salarios y la compra de vivienda en 2020». Este informe se ha basado en los precios medios de la vivienda de segunda mano en venta del Índice Inmobiliario Fotocasa y los datos de los sueldos medios de las ofertas de empleo de la plataforma InfoJobs.

En este marco, la encuesta “Housing & Finance” revela que, entre los que tienen hipoteca, el 13% afirma encontrar dificultades a la hora de pagar las cuotas.

Se trata de un porcentaje que llama la atención en un país en el que el 40% de los trabajadores españoles (unos 6,6 millones de personas) ganó entre 1.324,2 euros y 2.221,2 euros brutos al mes en 2019. 

No obstante, las complicaciones en términos de pago tienen interpretaciones diferentes en función del cristal con que se mire. Lo cierto es que se considera que una persona que dedica más del 30%-325% de sus ingresos netos al pago de la hipoteca puede tener dificultades para cumplir mes a mes con su obligación hipotecaria. Ahora bien, no suelen ser las mismas dificultades la de las personas que tienen un sueldo de mil euros al mes que quienes ganan 3.000 euros. Cuestión de recursos, entre ellos, los ahorros.

BUENAS PERSPECTIVAS

Las perspectivas económicas para España son buenas, pero eso no quiere decir que le lleguen a todos los beneficios de esa mejora. España tiene un alto nivel de desempleo – 3.614.339- y aunque los efectos de la pandemia en materia de desempleo se están viendo amortiguados por los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), cuando los ERTE se acaben el primer día de octubre, habrá que ver ver cuántas personas se quedan sin trabajo. Esta circunstancia haría pasar a muchas personas estar en una situación complicada, posiblemente con complicaciones para pagar la hipoteca. En muchos casos con riesgo de impago.  

En este punto, el número de trabajadores en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) siguió cayendo en mayo hasta cerrar el mes con 542.142 personas acogidas a uno, 95.439 menos que al final de abril y el nivel más bajo desde el inicio de la pandemia.

Uno de las cosas que preocupa a la banca es qué pasará cuando se terminen los ERTE el primero de octubre. La nueva moratoria hipotecaria, llegará hasta el final 2021, actuará un tiempo como amortiguador pero veremos cuál es el resultado en términos de morosidad.

El APRENDIZAJE

Las entidades aprendieron muchas lecciones de 2007. Entre estas lecciones aprendidas está la de la prudencia a la hora de otorgar hipotecas.

Las cifras de momento no muestran un gran crecimiento de la concesión de préstamos ni  un nivel de morosidad que pueda ser considerado alarmante. Los créditos hipotecarios, que representan la mayor parte del total, se situaron en 511.914 millones de euros en abril, un 0,04% más respecto que en marzo, cuando alcanzó los 511.706 millones de euros. La caída interanual es del 0,48%.

MEDIDAS DE CONTENCIÓN

En esta contención influyen las moratorias hipotecarias del Gobierno y las entidades financieras. Así, las entidades financieras españolas han concedido 1,44 millones de moratorias hipotecarias y no hipotecarias a los afectados por la crisis del coronavirus. El saldo vivo pendiente de amortización de 56.730 millones de euros, según los datos a cierre de marzo publicados por el Banco de España.

Esta información incluye tanto las moratorias hipotecarias y las de préstamos sin garantía hipotecaria que aprobó el Gobierno en su plan de medidas para mitigar el impacto del Covid-19, como los acuerdos de moratorias sectoriales de crédito alcanzados entre los bancos y sus clientes a través de las patronales financieras como medida complementaria a las moratorias legislativas del Ejecutivo.

APETITO HIPOTECARIO

Hay una morosidad contenida al tiempo que mucho apetito hipotecario, al menos sobre el papel. Y es que una cosa es la gente que declara que tiene intención de comprar una casa y otra cuántos la adquieren.

Las ganas de comprar casa se percibe en datos como que el 28% de los españoles se quiere comprar una  intención de compra de una vivienda en España, según la encuesta“Housing & Finance” de ING TFI Consumer Research. Este porcentaje es mayor que la media europea por encima de países como Reino Unido, Alemania y Holanda.

En cuanto a la forma de compra, el 77% tiene intención de contratar una hipoteca y, precisamente, esta es una de las variables que más influyen en los españoles a la hora de dar este paso. Así para el 50%, el precio de la hipoteca es decisivo en el momento de la compra.

COMPRA Y ALQUILER

Hay un par de datos de la encuesta de ING TFI Consumer Research que llaman la atención: tres de cada cuatro españoles consultados cree que el precio, tanto de compra como de alquiler, está por encima de su valor y el 58% considera que los precios seguirán subiendo en el próximo año.

Esto es una muestra clara de que los españoles siguen considerando la vivienda como un activo con el que ganar dinero.


- Publicidad -