lunes, 18 octubre 2021 3:43

Energía limpia, eficiente y renovable para una plena autosuficiencia

Las posibilidades de uso del agua son infinitas. Arquímedes la utilizó para descubrir si la corona del rey era de oro puro, y en la cocina es uno de los ingredientes principales en todos los procesos. También se utiliza para producir energía limpia, y además en un momento en el que la sostenibilidad es el pilar de todas las empresas de cara a los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Para Canal de Isabel II, esto no es una novedad. Se trata de la empresa con mayor potencia instalada en generación de energía eléctrica de la comunidad de Madrid, con 107,6 megavatios, ya que el trabajo que realiza requiere de un importante consumo energético. Pero ya a principios del siglo XX la central hidroeléctrica de Santa Lucía, en Torrelaguna, tenía unos 2.200 kilovatios instalados. Sus grandes turbinas Pelton aprovechaban los 150 metros de desnivel del Canal Transversal para que la línea eléctrica que llegaba a la calle Santa Engracia, 70 km más allá, llevara energía limpia al barrio de Salamanca.

Central de Torrelaguna.

Debido al éxito de esta infraestructura, Canal de Isabel II siguió construyendo nuevas plantas y que, hasta nuestros días, permiten generar energías renovables, aprovechar los subproductos derivados de los procesos y cogenerar electricidad.

La energía generada en total por Canal para su consumo procede de 9 centrales hidroeléctricas con una potencia instalada total de 35,52 megavatios gestionadas por Hidráulica Santillana; de dieciséis depuradoras equipadas con motogeneradores; de dos plantas de cogeneración; de tres pequeños saltos de agua; de nueve microturbinas en distintos puntos de la red; y de varios paneles fotovoltaicos.

Gracias a todo esto, Canal de Isabel II produjo en 2020 un total de 378,8 gigavatios hora de energía, que le permitieron abastecerse en un 74% de su consumo. Además, esta generación de energía eléctrica permitió evitar la emisión de unas 26.000 toneladas de CO2 a la atmósfera, por lo que este aprovechamiento energético es una de las mejores herramientas para combatir el cambio climático.

FUTURO DE CANAL DE ISABEL II

Para su futuro, Canal busca un objetivo: convertirse en la primera empresa europea del ciclo integral del agua autosuficiente a nivel energético. Pero no se quedan de brazos cruzados esperando a 2030. Ya están trabajando en aumentar y diversificar la estrategia energética, y con su Plan Solar instalarán nuevas plantas fotovoltaicas con el fin de impulsar la generación y el autoconsumo de energías limpias. Se espera una inversión de unos 33 millones de euros que contribuya también a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

La primera de ellas instalada en una depuradora estará ubicada en la EDAR Arroyo Culebro Cuenca Media Alta, una de las mayores que tiene la empresa. A finales de 2022 se prevé que esté lista una instalación fotovoltaica con una potencia instalada de 1MW.

Además, esta instalación tiene especial importancia ya que abastecerá a nuevas instalaciones en la planta: en la misma ubicación, Canal apostará por el hidrógeno verde, e instalará una planta de generación de este elemento, que requerirá una inversión de 24 millones de euros. Este proyecto está presentado por el gobierno de la región para financiar a través de los Fondos Europeos, y su demanda energética se atenderá gracias a las placas fotovoltaicas instaladas en la depuradora y a la cogeneración a partir de biogás ya existente.

Paneles solares.

Así pues, esta planta será pionera no solo por producir hidrógeno a partir de agua regenerada, sino también por ser la primera en producir este combustible renovable a partir de energía totalmente renovable. El hidrógeno está llamado a ser un elemento fundamental en la descarbonización de la economía, y además ofrece la posibilidad de producir oxígeno puro que se utilizará directamente en los procesos de depuración para mejorar aún más su eficiencia.

De esta forma, Canal de Isabel apuesta por las energías limpias, la economía circular y la eficiencia energética. Fruto de esto, la agencia de calificación Ficht, en el sector de las utilities, la ha calificado como una de las 10 mejores empresas españolas en cuanto a sostenibilidad, junto a otras como Iberdrola, Naturgy o Enagás. La economía verde es el futuro del agua de Madrid.


- Publicidad -