sábado, 28 mayo 2022 7:10

Travelperk, la startup catalana en el radar de los ‘cazaunicornios’

La catalana Travelperk se sitúa en la rampa de lanzamiento para convertirse en un nuevo unicornio, empresa no cotizada con una valoración superior a los 1.000 millones de dólares, en tan sólo siete años. La empresa, fundada por dos exempleados de Booking, se dedica a la gestión de viajes de negocios desde su creación, en 2014. Su valoración ronda entre los 600 y los 800 millones de dólares, según los ránkings consultados por MERCA2, pero las listas no están aún actualizadas al no recoger el impacto de la pandemia.

La empresa tiene sello español, con Javier Suárez, pero también israelí, con Avi Meir. Su idea se centra únicamente en los viajes empresariales. Se encarga desde la gestión hasta la cancelación de los mismos. Como todas las empresas surgidas de la tecnología, su futuro es incierto y con riesgo. Sin embargo, ha obtenido financiación de los principales cazaunicornios, fondos creados únicamente con el fin de probar suerte para obtener un fuerte beneficio futuro y en un período muy corto de tiempo.

Actualmente, Travelperk cuenta con unos 430 empleados, 130 más respecto a 2019. Sin embargo, la pandemia, como al resto de empresas de viajes, les ha afectado. Sus expectativas para 2020 pasaban por continuar al alza y trataba de alcanzar más de medio millar de personas en plantilla. La mayoría de su plantilla trabaja desde Barcelona, donde se encuentra la sede central, pero también tiene otras oficinas en EEUU, Alemania y Reino Unido. En su tarjeta de visita se vende como la plataforma con «el mayor inventario de viajes del mundo, una sola factura de viaje, una integración perfecta y un servicio al cliente de 7 estrellas».

EL CRECIMIENTO DE TRAVELPERK: FINANCIACIÓN Y COMPRAS

La empresa no sólo se ha dedicado a crecer de forma orgánica, sino también de forma inorgánica, saliendo de comparas al mercado. Su última adquisición ha sido Nextravel. La financiación obtenida se ha usado únicamente para acelerar el crecimiento, sin que sea necesaria para mantener a flote el negocio. De esta forma, espera mantener sus ambiciosos planes de expansión, acompañados de fusiones y adquisiciones. La empresa tiene como objetivo fundamental trabajar sobre los pilares de la flexibilidad -se puede cancelar un viaje casi hasta la salida del transporte, entre otros-; seguridad -incluye las normativas anticovid de cada destino-; y sostenibilidad medioambiental.

Hasta ahora, cada ronda de financiación ha ido mejor que la anterior. En julio de 2015, en plena etapa de incubación, obtuvo 1,5 millones de dólares de Roland Zeller Aryeh, Mergi y LocalGlobe. Ni un año después, recogió 4,5 veces más, hasta los 6,8 millones. En esa ocasión, Heartcore Capital y Spark Capital se sumaban a Roland Zeller y LocalGlobe, que volvieron a mostrar su confianza en esta empresa.

LOS FONDOS DE INVERSIÓN DE RIESGO APUESTAN POR TRAVELPERK DESDE 2014

En abril de 2018 levantó 21 millones con una serie B. Heartcore Capital, Target Global, Spark Capital, Amplo y Felix Capital como inversores. Con la serie C, los ‘cazaunicornios‘ entraron en escena. Irrumpían así Kinnevik, Heartcore Capital, Target Global, Spark Capital, Yuri Milner, Tom Stafford, Amplo y Latitude.

Varios de estos fondos de alto riesgo buscan empresas con potencial para invertir en ellas y obtener un beneficio después. LocalGlobe es uno de los que han confiado en la startup catalana desde casi sus inicios. En 2015 dio su empujón financiero, para continuar las tres rondas siguientes y entrar también en la última de la serie D, cuando Travelperk cosechó 160 millones de euros.

Este inversor aventurero ha acertado con otras empresas convertidas ahora en gigantes, la mayoría perteneciente al sector financiero. En su cartera figuran firmas de la talla de Robinhood, con más de 27.300 millones de euros y en la que entró hace ocho años; Figma, con 9.100 millones y con su primera inversión en octubre de 2012; Wise, con 4.500 millones y en la que ha invertido desde 2011; o Zoopla, con una inversión desde 2008 y que ahora cuenta con una valoración de 2.600 millones de euros.

GREYHOUND, EN DELIVEROO DESDE 2012

En esta misma línea se ha mostrado Greyhound Capital. Este fondo probó suerte en Marqta desde su inicio en 2010. Goldman Sachs invirtió en esta misma entidad ocho años después, cuando su valoración era de 45 millones y en mayo de 2020, cuando alcanzaba los 150 millones, tres veces más. Mastercard se fijó en esta entidad un año más tarde. Su valoración actual se encuentra en los 13.600 millones de euros. Además, también ha entrado en Deliveroo cuando aún era una perfecta desconocida, y cuyo valor actual es de 9.100 millones; Brex, con 6.700 millones de euros; o Toss, con otros 6.700 millones. Este inversor de capital riesgo tiene también en cartera a N26, Revoult o Careem, con un valor superior a los 2.600 millones de euros, respectivamente.

KINNEVIK, UN GRANDE QUE INVIERTE EN ZALANDO

Kinnevik, por su parte, es uno de los grandes ejemplos de esta forma de proceder. Este grupo inversor ha apostado por empresas en sus primeras rondas de financiación, como Babylon Health, convertida hace un mes en una SPAC -empresa sin operaciones cuyo fin es la captación de capital a través de una oferta pública inicial (IPO)-, tras haber obtenido casi 900 millones. No es el único caso, este inversor en empresas con potencial de crecimiento ha apostado por Zalando, con una valoración de 605 millones de euros; FoodPanda, 431 millones) o Home24, 150 millones de euros.

Sin embargo, en su radar se encuentran otras entidades desconocidas para el gran público, como Omio, con 380 millones de euros de valoración; Bima, 138 millones; HungryPanda, con 81,8 millones de euros; o VillageMD, con 446 millones, entre otras. Si embargo, también ha entrado en empresas más modestas afincadas sobre todo en África, como Dealdey, una pequeña entidad de Nigeria; o Zando, dedicada a la venta de zapatos. También se ha fijado en otras firmas rusas, como Yell.ru o Lamoda. Londres, Estocolmo, Berlín o Singapur son otras de las nacionalidades.


- Publicidad -