domingo, 2 octubre 2022 5:04

La ley de Vivienda divide a las empresas y al propio Gobierno

Los dos principales socios del Gobierno siguen sin encontrar el punto de fusión para su Ley de Vivienda. Pero parece que la firma del acuerdo podría estar más cerca de lo que se piensa, ya que el ministro de transporte, José Luis Ábalos, ha apostado en el en el Congreso de los Diputados, por “controlar las subidas abusivas en los precios del alquiler declarando zonas tensionadas”.

Este punto es la opción por la que apostaba Podemos, que también defendía proporcionar herramientas legales a los ayuntamientos y comunidades a fin de poder intervenir el mercado del alquiler para fijar precios máximos en dichas zonas tensionadas.

El PSOE, sin embargo, se posicionaba a favor de los incentivos fiscales a los propietarios, algo que defendía Ábalos. La propuesta del ministro era bonificar hasta un 90% de los alquileres en estas zonas tensionadas, algo por lo que los morados estaban en contra, ya que apuntaban que esta medida favorecía a los grandes tenedores y a los fondos buitres.

Precisamente en la rueda de prensa posterior al consejo de ministros del pasado martes, la portavoz del gobierno, María Jesús Montero, apuntó que el acuerdo podría cerrarse “incluso antes del verano”. Esto es una buena noticia, ya que según los plazos acordados entre PSOE y Podemos, la Ley de Vivienda tenía previsto su aprobación el pasado febrero, pero los tiras y aflojas entre ambos grupos la han retrasado. Ahora, parece que ya se están poniendo de acuerdo en algunos puntos en los que anteriormente chocaban.

Igualmente, el ministro de Transporte ha destacado que es importante “no disuadir la oferta privada e incrementar la oferta pública”, ya que “hay que evitar que la oferta se reduzca”. Para Ábalos “tenemos en comparación con el resto de Europa un parque público lamentable de vivienda, y tenemos que incrementarlo”.

ALQUILER

El control de precios de alquiler en zonas tensionadas era uno de los temas principales por los cuales estaban encalladas las negociaciones, pero que al fin ha cedido. El ministro de Transportes contempla la opción de congelar los precios del alquiler a aquellos inquilinos que quieran prorrogar su contrato de arrendamiento en estas zonas calientes. También tiene en mente que los nuevos inquilinos sigan pagando el mismo precio fijado a los anteriores propietarios si la vivienda se encuentra en estas zonas.

Desde el sector del alquiler, y específicamente OESA, apuntan que el retraso en la aprobación y tramitación de dicha normativa está afectando de manera muy negativa a las inversiones destinadas al alquiler. OESA cifra en más de 5.000 millones las pérdidas en estas inversiones desde el pasado verano, sobre todo debido a la falta de marco legal y a la diversidad de normas por Comunidades Autónomas.

OESA acaba de presentar las peticiones del sector del alquiler a los principales grupos parlamentarios. La entidad alerta que estas inversiones están aumentando deprisa y podrían llegar hasta los 10.000 millones de euros a finales de año, ya que el interés de los promotores por el alquiler es cada vez mayor. A su vez, los promotores están adaptándose a las nuevas perspectivas del mercado, pero destacan que el marco legislativo y fiscal no ayuda a que se lleven a cabo estas inversiones.

Para el observatorio, el mercado del alquiler necesitará 2,5 millones de viviendas en los próximos 10 años para alcanzar el 35% del parque total de inmuebles, un porcentaje que está acorde a la media europea.


- Publicidad -