lunes, 18 octubre 2021 3:40

Repsol Renovables espera debutar en Bolsa con una valoración de hasta 3.600 M€

Las compañías renovables siguen siendo el centro de atención de los analistas. Si bien hace unos días Acciona presentó ante la CNMV una parte de su folleto para el debut bursátil de su filial de energías limpias, Acciona Energía. Ahora, el siguiente podría ser Repsol. Así, la operación de la firma que preside Antonio Brufau podría materializarse en las próximas semanas e incluiría la colocación de hasta el 49% de su segmento verde y alcanzaría una valoración total de hasta 3.600 millones de euros, según los últimos cálculos de los analistas.

En concreto, desde Bloomberg le otorgan un rango de valoración que va desde los 1.400 hasta los 3.600 millones. Las cuentas de los analistas se basan en la capitalización en la que se mueven sus competidores respecto de los activos renovables que tienen instalados. Así, los inversores valoran en algo más de 1.000 millones cada gigavatio que presentan las compañías, al menos, en el caso del mercado español.

Los comparables utilizados para la valoración de la filial de renovables de Repsol son, ahora, cuatro, tras la nueva inclusión de Acciona Energía. Una adición que, además, refuerza esos múltiplos observados. De hecho, la filial de la constructora que preside José Manuel Entrecanales mantiene una valoración de entre 10.000 y 12.000 millones merced a sus casi 10,6 GW que mantenía a cierre del primer trimestre.

Por su parte, Grenergy mantiene una mayor valoración respecto a sus activos limpios con una valoración cercana a los 807 millones. En el caso de Solaria y Solarpack su capitalización está por debajo de esos valores, por culpa de las presiones bajistas. La primera está valorada en 1.900 millones (con 2,57 GW) y la segunda en 590 millones (con 1 GW).

EL MERCADO ESPAÑOL COTIZA CON DESCUENTO FRENTE A EUROPA

Las cifras actuales de valoración de las energéticas españolas, tras la presión bajista y el efecto de la nueva regulación que quiere imponer el Gobierno, desalientan en cierta medida un adelanto de la OPV. La razón es que con las valoraciones actuales sería difícil que Repsol pudiera alcanzar una valoración en el rango alto de las estimaciones de los analistas. De hecho, con los 1,5 GW actuales que posee le costaría llegar incluso a una valoración de 2.000 millones.

Una situación desfavorable que, por ejemplo, no se está produciendo en el resto de Europa donde hay un buen número de firmas cotizando entre los 1.500 y 2.000 millones por cada GW, según los datos que proporciona Bloomberg. Así, Encavis, Voltalia y Scatec Solar tienen el balance más valorado entre los competidores europeos. En especial, la última de ellas. Así, la noruega mantenía una capitalización superior a los 4.100 millones, pese a que apenas alcanza los 1,9 GW.

Por detrás de Scatec aparecen otras firmas cuya valoración también se acerca a los 2.000 millones por cada GW construido. Así, la francesa Neoen es la más grande entre los pares europeos con los que competiría Repsol, al margen de gigantes como Acciona Energía o titanes como Iberdrola, con una capitalización de 5.800 millones, gracias a sus 3 Gw. También sobresale la italiana ERG valorada en más de 5.100 millones con otros 3 Gw. Por último, en el rango más bajo aparece la griega Terna Energy con un múltiplo similar al del mercado español.

En definitiva, Repsol se enfrenta a la incertidumbre de si su valoración será acorde con otros pares europeos o más centrado en el mercado español. De ahí, que el rango ofrecido por los analistas se sitúe entre los 1.400 (referencia a España) y los 3.600 millones (valoración europea).

REPSOL PODRÍA RECOMPRAR SU FILIAL EN UN FUTURO

Aun así, Repsol mantiene algunas cartas bajo la manga. Una de ellas son sus activos de generación hidroeléctricos adquiridos a Viesgo y que tienen una gran valoración en el mercado. De hecho, una de las claves de porqué Scatec Solar mantiene unos múltiplos tan altos es que dentro de su cartera tiene una parte importante de hidro. De hecho, hace unos meses la noruega adquirió la totalidad del desarrollador de energía hidroeléctrica SN Power (que estaba en poder de Norfund) por cerca de 1.000 millones de euros.

Aun así, la nueva regulación que está estudiando el Gobierno en relación a las eléctricas es una preocupación palpable en el sector. Sin ir más lejos, la propia Acciona Energía tuvo que notificar en su folleto a inversores que de llevarse a cabo sufriría un impacto de hasta 30 millones en sus cuentas. En el caso de Repsol, la cifra podría ser importante y rebajaría su valoración. Por ello, la compañía debe ir con cautela.

Al fin y al cabo, tampoco es un proceso que se pueda dilatar excesivamente en el tiempo. La razón es que la colocación del 49% en Bolsa de la misma tiene como objetivo lograr capital para seguir invirtiendo en desarrollos. Un trabajo en que llevan trabajando, además, desde principios de año JP Morgan junto a Linklaters y Uría. Finalmente, los analistas esperan que Repsol opte por recomprar ese porcentaje en un futuro a medida que venda sus activos petroleros en los próximos años. Una jugada que, por ejemplo, ya hizo Iberdrola en su día. Aunque ahora la cuestión es encontrar el mejor momento posible, una tarea no que es sencilla.


- Publicidad -