domingo, 28 noviembre 2021 12:33

Apple da por finalizada su fase de captación: los próximos iPhone serán los más caros

Apple se ha convertido en algo mucho más profundo de lo que nadie se podría imaginar. Así, la compañía ha pasado de ser un elitista fabricante de tecnología, principalmente, a un ecosistema perfectamente equilibrado de hardware y software. Un medio ambiente excesivamente rentable en el que todo está conectado y que tiene una puerta principal de entrada: el iPhone.

El terminal ideado por Steve Jobs se ha convertido en una de las creaciones más rentables de la historia. Especialmente, por un volumen de ventas muy alto, con miles de millones de teléfonos vendidos, y unos márgenes entre tres y cinco veces más altos que el de sus competidores. La combinación anterior, junto con otros productos como el iPad o los Mac, convirtieron a Apple en la empresa más valiosa del mundo. Pero nunca dejo de ser un productor de hardware, elitista, pero fabricante en un mundo en el que el verdadero valor estaba en el software.

En los últimos años todo eso cambió radicalmente. Apple empezó a estructurar su ecosistema de software a base de miles de millones invertidos en I+D. Pero su papel de fabricante sigue muy vigente principalmente por dos razones: los ingresos, y beneficios, que le generan son muy elevados. Unos productos propios son la puerta de acceso perfecto para su ecosistema. De tal manera, que ambos factores se retroalimentan. Todo ello ha llevado a que en los últimos años la firma haya optado por estrategias complementarias para equilibrar ambas realidades.

EL CICLO DE PRECIO DE APPLE PARA LOS IPHONE

Esa conjunción de ambas propiedades de los iPhones, como principal baluarte del grupo, llevó a que el año pasado la compañía optase por unos modelos más baratos, tras años de aumentos de precios. De hecho, los diferentes modelos con el apellido 12 o Mini supusieron una revolución en el precio, al ser más bajo que otros modelos nuevos sacados anteriormente, y les convirtieron en el modelo más vendido de la serie histórica. De hecho, durante algunos meses la firma que ahora dirige Tim Cook batió varios récords históricos.

El objetivo era evidente: sacrificar el margen primero, el de fabricante, para engordar el segundo, el ecosistema de ingresos. La explicación también es sencilla: al ser más baratos, los nuevos iPhones engordar la base de ciudadanos que se adhieren a Apple, al fin y al cabo, pueden ser adquiridos por un público con un poder adquisitivo menor. Mientras, las capas altas del target de la compañía se pueden decidir por el modelo más completo o seguir con los terminales adquiridos hace un año que tenían un precio mucho mayor que sus antecesores.

Pero la estrategia no puede ser la misma todos los años. Ahora, toca que la compañía suba los precios en la próxima nueva remesa. En parte, por tres razones: la primera, porque Apple sigue siendo una marca Premium que perdería valor si sigue sacando terminales a precios más bajos. La segunda es que su target alto, aquellos que compraron el 11, pero no el 12, este año querrán renovar su terminal y por su poder adquisitivo pueden permitirse un precio mayor. Por último, porque el target medio que compraron el año pasado no van a comprar este.

INFLACIÓN DE PRECIOS EN LAS MATERIAS PRIMAS

De ahí, que una de las premisas de los analistas de cara a los próximos iPhone sea que serán más caros. «Apple puede tener margen para subir los precios en 2021, impulsados ​​por una combinación de gama alta», señala en un informe interno el equipo de análisis de Bloomberg. Con ello, seguiría con su ciclo de engordar sus dos áreas. Por un lado, mayores precios será un mejor margen, aunque se vendan menos. Por otro lado, la firma monetizará en 2021 todos los nuevos clientes que ha logrado gracias a los bajos precios en los anteriores.

A pesar de todo, todavía hay un elemento más que podría empujar al alza el precio de los iPhone. En este caso ajeno a la compañía. Y es que el precio de los materiales utilizados está escalando bruscamente. Solo el precio del silicio, un mineral muy utilizado para la fabricación de los Smartphone, se ha disparado en los últimos meses. Incluso otros componentes como los microchips no solo tienen precios desorbitados, sino que su producción ha colapsado hace semanas. La inflación en las materias primas como el petróleo o la energía también se deberá notar próximamente.

En definitiva, Apple dará un paso más en su ciclo del ecosistema con unos terminales más caros. La función es reforzar el margen de productor, pero también el de seguir siendo un selecto club al que no todos pueden acceder. Y el iPhone sigue siendo la llave maestra.


- Publicidad -