miércoles, 23 junio 2021 15:49

Dos años después, los ‘pueblos mágicos’ siguen sin magia

Cerca de 40 pueblos españoles han decidido salirse de la supuesta red de calidad Pueblos Mágicos, que cuenta con casi 130 localidades catalogadas como tal, sin que la gran mayoría haya solicitado ese calificativo, ni haya tenido que cumplir ningún estándar turístico de calidad determinado. La web que aloja este listado de pueblos singulares pertenece a una asociación relacionada con el Instituto de Desarrollo Local y Estudios Sociales IDL de Granada (entidad sin ánimo de lucro) que se mezcla con una empresa del mismo nombre.

Como la picaresca española es muy diversa y dada la rapidez en la admisión de entidades locales en una supuesta red que se autodenomina “de calidad”, se puede presuponer el fondo del asunto y dos años más tarde se ve que, en poco o nada, se ha modificado su actividad.

Según el registro nacional de asociaciones hasta diciembre de 2019, esta asociación no fue legalmente inscrita, a pesar de que se presentaba como tal, hasta que ya contaba en su listado web con más de 60 localidades bajo esta denominación.

Amparados en la ley de Transparencia, todas las asociaciones y fundaciones, publican sus estatutos en su página web para que futuros asociados o vecinos de los municipios, puedan conocer las actividades y fines, pero en este caso eso no es posible. Los estatutos no están disponibles para nadie. Paradójicamente se trata de una asociación que parece ocultar más información de la que muestra.

Según consta en los registros webs, Los Pueblos Mágicos de España están captando desde 2018 para su listado diferentes municipios a los que denominar “mágicos” evocando la marca ‘Pueblos Mágicos’ que nació en México.

Ya en 2019, Sofía Mendoza, jefa de oficina de Pueblos Mágicos de México, no dudaba a la hora de aclarar la relación con la marca española “es nuevo para nosotros que exista en España una marca que sea Pueblos Mágicos, y desde el Gobierno de México no hay ninguna relación establecida con esta entidad”.

Este 2021, preguntada la directora de Vinculación Sectorial en la Secretaría de Turismo de México reconocía que el Gobierno nunca había iniciado ninguna relación con esta red, y que veían imposible “acreditar en poco más de dos años más de 100 pueblos”, una labor para la que en México habían tardado más de 20 años.

En España tan solo en algo más de dos años han pasado a calificarse como mágicos cerca de 130 pueblos, aunque tienen una rotación muy alta, desde su nacimiento son cerca de 40 pueblos los que han pedido ser retirados de este listado.

Según la técnica de Turismo de Baños de la Encina, “un día aparecimos en ese listado, pero ni firmamos una solicitud, ni el pleno fue informado, ni obtuvimos nunca ningún valor, es un listado que no nos aportaba nada y en el que nunca entramos, nos metieron para solicitarnos al año un dinero, algo que rechazamos”

El alcalde del municipio aragonés de Daroca, Álvaro Blasco, también es uno de los casi 40 alcaldes que han pedido eliminar su pueblo de este listado, “nos llegaban comentarios diciendo que esta red no era de fiar, y la sensación que teníamos en la corporación es que solo querían cobrar la cuota anual sin hacer nada en favor del pueblo, tampoco vimos durante el tiempo que estuvimos en la red que aportara ningún beneficio ni valor al municipio”

Muchos alcaldes inciden en que no han visto realizadas ninguna de las promesas recibidas. Ni la publicación de la guía oficial, tal y como les dijeron que sacarían inminentemente hace dos años, ni se han realizado encuentros entre los pueblos, ni se han mantenido comunicaciones entre su administrador, Francisco Martín, y los alcaldes, concejales o técnicos de turismo,

PUEBLOS MÁGICOS, ¿POR QUÉ?

Algunos de los pueblos que aparecen o aparecían en esta web se han labrado un turismo de años gracias a su oferta histórica o cultural, pero la mayoría de los de la red son completos desconocidos y se antoja complicado esperar que un visitante los pueda calificar con la definición de la Real Academia de la Lengua, cuando define el adjetivo ‘mágico’ como maravilloso o estupendo.

Muchos de ellos son pueblos totalmente normales, como los miles y miles que hay por España. Algunos con grandes polígonos industriales, varios, pueblos de carretera sin ningún valor patrimonial, otros, con edificios y urbanismos presentes en cualquier ciudad española. Entonces, ¿dónde está la magia? ¿por qué son mágicos? En España todos nuestros pueblos tienen algo de patrimonio, todos tienen una gran gastronomía, todos tienen su folclore, entonces, ¿por qué estos son mágicos?

Desde México recuerdan que esta falta de argumentos para auditar los municipios “anula para los españoles el valor de la marca y el trabajo del Gobierno Mexicano desde hace más de 20 años, infravalorando una estrategia nacional que permite que los pueblos trabajen para cuidar y mejorar su cultura, su patrimonio y sus recursos turísticos”

“Muy pocos pueblos pueden ser mágicos en México, y hay que ser honestos con los visitantes”, incide la directora de Vinculación Sectorial en la Secretaría de Turismo de México. “Los pueblos han de pasar muchos procesos para que finalmente consigan ese galardón, es un trabajo de años de los vecinos y de los dirigentes, no es algo que se pueda conseguir en unos pocos días”, concluye.

A estos pueblos mágicos parece que les falta un hilo conductor, como sí lo tienen grandes clubes de producto a nivel nacional e internacional sobre la enología, la gastronomía, la belleza, rutas históricas y religiosas, etc. En este contexto, parece que no estamos ni de lejos ante una marca de calidad, más bien ante una red que etiqueta pueblos como mágicos, pero donde no parece haber un criterio estricto detrás.

Algunos alcaldes, que han abandonado la red, no han visto jamás un examen o auditoría, ni siquiera han llegado a ver muchos de ellos a ninguna persona física de la red. “Todo la comunicación se hace a través de correos electrónicos muy persistentes y de llamadas telefónicas”.

De hecho a muchos pueblos les han metido en la red gratis y han avisado a los alcaldes una vez que ya estaban en la página web calificados como mágicos. Al cabo del tiempo se les ha pedido dinero para continuar en la red y es cuando muchos ayuntamientos, viendo el resultado en el tiempo que han estado, han decidido no pagar y exigir que se les quitara de la red.

En dos años, la friolera de 129 pueblos han sido calificados como mágicos, de los que 34 ya han pedido darse de baja.

Pueblos Mágicos en España parece ser básicamente una página web. Un proyecto imitador del que existe en México con el mismo nombre y del que el Gobierno mexicano ya empieza a preocuparse por la imagen que puede proyectar de su marca. Y es que el trabajo de muchos años para poner en valor el mundo rural en ese país, puede verse trastocado a manos de la sempiterna picaresca española.


- Publicidad -