miércoles, 23 junio 2021 15:41

Phone House exprime sus alianzas con los operadores ante el poder de Amazon

Phone House ha vivido tiempos mejores. La venta de móviles ya no es lo que era, y los nuevos negocios donde ha entrado, como la energía, tienen un alto nivel de saturación. Por eso, y ante la fuerza de Amazon, los operadores de telefonía quedan como su gran expectativa, sobre todo ante la guerra comercial que hay en estos momentos.

El último movimiento parte de esa situación. Phone House comercializará los servicios de fibra y móvil de Finetwork en los 450 puntos de venta que tiene en España y sus canales digitales. El acuerdo entre ambas empresas estará en vigor desde el mes de junio y el operador hará una oferta especial a aquellos clientes que contraten sus servicios en estos establecimientos.

Se trata de un acuerdo que beneficia a ambas partes, pero sobre todo a Phone House, que sigue remando frente a un futuro complicado. Su dueño, el grupo vasco Dominion, está viendo cómo los consumidores han atomizado sus puntos de compra, y eso genera lógicamente menos ingresos.

El retroceso ha sido constante en los últimos años. En 2014 Phone House facturaba 474 millones de euros, según datos del registro mercantil recogidos por Insight View, y a los que ha tenido acceso MERCA2. Sin embargo, en 2019, último ejercicio con datos públicos, los ingresos se situaron en 259 M€. La red de tiendas, tanto de gestión propia como franquicia, también ha sufrido un importe recorte en el último lustro.

Ante este escenario, las alianzas con operadores de telefonía, como es el caso de Finetwork, suponen un balón de oxígeno. Según consta en su informe financiero de 2019, el 75% del negocio se generaba de las comisiones cobradas en su labor de intermediación con los operadores. El 25% llegaba del negocio de seguros y reparaciones; y apenas un 1% era de la venta de teléfonos libres.

PHONE HOUSE Y SUS RIVALES

El contexto ha cambiado en la última década. La tasa de remplazo de teléfonos móviles se ha alargado. Por falta de innovación en la industria, y porque las rentas familiares no han mejorado. Así, la realidad es que se compran menos móviles; pero no solo eso, los puntos de distribución se han ampliado.

Los puntos físicos se han potenciado. Grandes marcas como Huawei, Xiaomi o Apple han apostado de manera decida por sus tiendas. De igual modo, centros tradicionales como Media Markt fuerzan sus ofertas para llegar al mayor público posible.

Pero todo esto quizá sea el menor de los problemas para Phone House. Su gran rival es el comercio electrónico y la confianza en el mismo. Hace una década comprar un terminal móvil por internet era “arriesgado”. Mucha gente sentía recelo. Pero con la irrupción de Amazon como una tienda online de confianza, cada vez más consumidores confían en esta opción.

Ante este escenario, la propia dirección de la compañía explicaba en el informe financiero que estaban llevando a cabo una reflexión sobre el posicionamiento del mercado y la tipología de productos y servicios a la venta. Claro. Luego llegó el covid. Y cualquier tipo de estrategia se vio afectada por el cierre de las tiendas. Y vuelta a empezar.


- Publicidad -